martes, 4 de noviembre de 2008

Chile participó en la cumbre "Agenda for Freedom" de IATA.

Por Ricardo J. Delpiano.
No es novedad que la industria aérea está pasando por momentos complicados. Desde el 11 de Septiembre del 2001, cuando cuatro aviones de aerolíneas IATA fueron secuestrados, el sistema político internacional cambió rotundamente, y las líneas aéreas como actores también de este sistema también sufrieron con las consecuencias que los ataques trajeron al mundo entero: la guerra contra el terrorismo, el alza de los costos por conceptos de seguridad, el alza del petróleo, las restricciones en el flujo de pasajeros, constituyen algunos ejemplos. A esto hay que agregar los factores naturales, las epidemias del SARs y la desaceleración de las economías, que también han mermado a la aviación y han contribuido a la actual situación del transporte aéreo mundial.
Conscientes de esta crisis sin precedentes, iniciada con el alza en los precios del petróleo y seguida con la caída drástica en la demanda a nivel mundial, IATA en su esfuerzo por continuar velando por el desarrollo del transporte aéreo, ha tomado la iniciativa en buscar fórmulas que permitan hacer de esta crisis una oportunidad. Tomando como primera consideración que son los Estados los encargados de negociar y establecer la normas que rigen el transporte aéreo, IATA ha convocó a los quince gobiernos más progresivos y abiertos a nivel mundial, para facilitar la discusión en lo que debe ser la futura regulación del transporte aéreo internacional. Pese a que ya existe una estructura normativa vigente, esta se muestra cada vez más anticuada para satisfacer las actuales necesidades de la industria, especialmente de las líneas aéreas. Por sólo mencionar un ejemplo, está el impedimento que a las aerolíneas tienen para operar en el extranjero como cualquier empresas multinacionales, obligándolas a operar bajo una cantidad normativas que sólo limitan la actividad y aumentan los costos del transporte, la cual resulta poco comprensible cuando países no tienen los instrumentos para satisfacer las necesidades económicas del país.
Photobucket
Los pasados días 25 y 26 de octubre se llevó a cabo la primera reunión de la Agenda for Freedom, donde los gobiernos de los países más abiertos en transporte aéreo iniciaron el debate de cómo debiera ser la estructura normativa de la industria aérea en el futuro. Chile nuevamente tuvo una participación activa. Foto: Alejandro Ruiz.
Invitados por el Director General de IATA, Giovanni Bisignani, esta extraordinaria iniciativa, denominada Agenda for Freedom convocó en Istambul, Turquía, a los quince Estados más abiertos en temas de política aeronáutica, para tratar la problemática actual de la aviación y las posibilidades en el futuro. Entre los días 25 y 26 de Octubre, los gobiernos de Australia, Brazil, Canadá, Chile, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, India, Mauricio, Marruecos, Panamá, Singapore, Suiza, Turquía y Vietnam, iniciaron el debate sobre cómo debiera ser la futura normativa del transporte aéreo, destacando la participación activa de tres países latinoamericanos en esta cumbre, donde Chile nuevamente fue destacado por sus constantes políticas en favor del desarrollo de la aviación. En dicha cita, IATA circuló un documento entre los participantes, que contenía las directrices y soluciones posibles dentro del sistema bilateral de los Acuerdos, las cuales podrían ser ejecutadas en forma rápida, con el fin de ampliar las oportunidades para incrementar el acceso a los mercados y al capital global.
A juicio de los organizadores y de los Estados parte, los primeros resultados de este encuentro fueron sumamente positivos, pues cada uno de los delegados de las respectivas misiones convinieron en la necesidad en que una liberalización es deseable. Se debatió también en la propuesta de IATA, donde los Estados podrían hacer declaraciones unilaterales de renunciar a algunas disposiciones restrictivas en acuerdos bilaterales de servicios aéreos. En ese sentido se acordó en la necesidad de seguir trabajando con la ayuda de IATA en la definición de un marco multilateral que se expresará en una Declaración de Principios, la cual representará el compromiso de los participantes en interpretar los Acuerdos bilaterales celebrados bajo una mirada liberal. Asimismo, se insta a los Estados a dar cuenta públicamente de sus mejores prácticas y acuerdos más liberales, con el objeto de que puedan servir como modelos para otros países que decidan adoptar una política libre.
La participación de tres países latinoamericanos en la esta primera cumbre de la Agenda for Freedom, representa un aspecto que merece ser destacado, no sólo por el número de países en relación al total de participantes, sino por la presencia activa de Brasil, uno de los mercados más importantes de la región y uno de los que todavía mantiene una política proteccionista en lo que se refiere a tráfico de cabotaje.
Finalmente, IATA buscará dar continuidad al trabajo iniciado en esta primera reunión y mantener un canal abierto a la facilitación del diálogo entre los gobiernos, para lo cual ha citado a una próxima reunión que se celebrará a cabo en los primeros meses del 2009. A través de la Agenda form Freedom, se espera que sus conclusiones se demuestren en un cambio real y efectivo en los gobiernos, el cual no es otro sino que permitir las libertades básicas para que las aerolíneas operen como cualquier otra actividad.

No hay comentarios.: