lunes, 20 de abril de 2009

Austral Líneas Aéreas intenta renovar flota con aviones Embraer y planea expansión regional e internacional.

Por Ricardo J. Delpiano
A pesar de que todavía no se termina de completar el proceso de estatización de Aerolíneas Argentinas, el gobierno de Cristina Fernández se encuentra empecinado en adquirir nuevos aviones para renovar la flota de ambas empresas, lo cual ha obligado a la actual administración a negociar en distintas instancias con fabricantes e incluso con sus antiguos socios, el Grupo Marsans, el cual ve en la necesidad del gobierno argentino una oportunidad para traspasar la mayor parte de la orden a Airbus Industries por 61 aviones, donde Aerolíneas Argentinas se encargaría de al menos 35 ejemplares de los modelos A320s, A330s. Pese a la demora en la negociación con Marsans, aunque distintas fuentes señalan que el acuerdo ya estaría zanjado pero que el gobierno de Fernández de Kirchner aguara el momento político más adecuado para anunciarlo, el Estado Argentino está negociando directamente por su cuenta con fabricantes, empresas de leasing y a través de negociaciones bilaterales con tal de asegurar aviones nuevos a la brevedad posible, especialmente antes de que finalice el período de gobierno de Cristina Fernández según lo indicó el propio Secretario de Transporte Ricardo Jaime a un medio de prensa transandino hace ya algunas semanas.

Impresión de un Embraer ERj190 de Austral. Gracias a la negociación entre el Estado Argentino y el gobierno de Brasil, Austral recibiría los ERj170/190 para renovar su antigua flota de MD80 y expandir servicios, entre los cuales están Santiago de Chile y destinos en Brasil. Foto:Rudolf-Jürgen Hanser
Debido a la mala imagen que posee Argentina en temas crediticios en los mercados mundiales, y ante la incapacidad del propio gobierno trasandino para adquirir nuevos créditos, y de la propia Aerolíneas Argentinas/Austral, las cuales tampoco poseen capital necesario para iniciar una renovación de flota, las negociaciones políticas bilaterales constituyen la única alternativa viable para que concretar acuerdos comerciales que permitan adquirir las aeronaves en el menor plazo posible. Asimismo para los fabricantes y empresas de leasing, la negociación bilateral con el Estado Argentino les favorece pues permitirían ubicar en forma rápida aviones que han salido de las flotas de otras líneas aéreas o aquellos que no han podido salir al mercado producto de la crisis internacional que las economías mundiales y la aviación comercial está viviendo. A modo de ejemplo el primer acuerdo sellado en este sentido, fue con GECAS para la adquisición de 12 Boeing 737-700 (ex Easy Jet y Sky Europe) los cuales comenzarían a llegar a partir de julio según detalló Gastón Doval desde Argentina.
Al acuerdo con GECAS, se sumó a mediados marzo el cierre de la negociación con el banco de fomento de Brasil BNDES, gracias a la aprobación por parte de la Cámara Superior de Comercio Exterior (CAMEX) del uso del Fondo Garantía de Exportaciones, donde la entidad financiera –BNDES- prestaría USD 700 millones, los cuales se utilizarían en la compra de 20 aviones Embraer ERj170/190, cuya entrega se realizará en un plazo de cinco años y se utilizarían para renovar la flota de antiguos MD80 actualmente en servicio de Austral Líneas Aéreas. Dicho crédito tiene un plazo a 12 años, que en caso de no pago BNDES podría convertirse en socio de Aerolíneas Argentinas / Austral. Por otro lado y como parte de esta negociación Embraer se haría cargo de la fábrica militar de aviones de Argentina situada en Córdoba que era operada por Lockheed Martin (LMAASA) y que también fue estatizada por la administración de Fernández de Kirchner. La firma del acuerdo se realizaría en Argentina durante la próxima visita que Lula Da Silva realizará a Buenos Aires.
Mientras que Aerolíneas Argentinas recibirá los Boeing 737-700 y los Airbuses que se negocian con Marsans y con el propio fabricante europeo, Austral sería la receptora de los Embraer ERj170/190 los cuales serán utilizados para renovar la flota de 25 MD80 que la empresa posee y para expandir servicios en vuelos de cabotaje tanto desde Buenos Aires y explotar tramos internos entre las Provincias de la Argentina a pesar de que en algunos de esos tramos el tráfico de pasajeros es cuestionable en términos de rentabilidad para la operación aérea, aunque para las Provincias representa casi “una obligación” de parte de la empresa estatal. En ese sentido con la llegada de los Embraer ERj170/190 se podrían retomar los enlaces entre Córdoba, Mendoza, Tucumán y La Rioja, eliminados durante las administraciones anteriores de Aerolíneas Argentinas debido a la escasa demanda que existía en dichos tramos. Asimismo desde Austral se planea también que parte de la nueva flota servirá para concretar vuelos internacionales a países vecinos, especialmente a Chile y Brasil, rutas por las cuales Austral ha venido reclamando desde hace varios años y que debido a la oposición de los sindicatos de Aerolíneas Argentinas, se ha visto imposibilitada de hacerlo, ya que el gremio de pilotos de Aerolíneas se opone a que Austral realice servicios internacionales pues afecta directamente los intereses de Aerolíneas Argentinas, a pesar que desde finales de los 90 la Argentina eliminó la disposición de línea aérea de bandera, que permitía que sólo Aerolíneas Argentinas operara rutas internacionales. Hay que recordar que los sindicatos de Aerolíneas Argentinas –agrupados en APLA- y los de Austral representado por el gremio UALA, han mantenido luchas históricas los cuales han complicado en varias oportunidades a ambas compañías con huelgas, paros, cancelaciones y reprogramaciones de vuelos, con las consecuencias para los pasajeros.
Según declaró el Ministro de Planificación de Argentina durante su visita a la fábrica de Embraer en Sao José do Campos, los ERj190 comenzarán a ser entregados en junio próximo y serán destinados a vuelos a Santiago, Sao Paulo, Río de Janeiro, Porto Alegre entre otros del cono sur, según se establece el cuestionado y todavía incierto “proyecto nacional” para Aerolíneas Argentinas y Austral.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como siempre excelente tu nota Ricardo.

Pero viendo el trasfondo de ésta iniciativa, en que hay 2 compañías bajo una misma propiedad, que entre ambas se estén atacando a nivel interno, encuentro muy difícil un re-despegue de este conglomerado una vez que el gobierno argentino haya dejado de inyectar dólares como lo está haciendo ahora.

Lo digo pensando en que LAN, con sólo 12 aviones y ¿3 años en el mercado?, ya tiene un tercio de la torta.

Más allá de la renovación de flota por Airbus, Boeing y Embraer si la flota mental, la cultura de las empresas no cambian, es poco el futuro que le veo a esta arolínea que, hasta hace 15 años era la envidia del continente.

Una lástima.

Saludos desde Valparaíso

Jose Lisboa