sábado, 13 de junio de 2009

Chile y China suscriben Acuerdo de Cielos Abiertos

Por Ricardo J. Delpiano

Manteniendo los principios de nuestra política aeronáutica, la República de Chile, a través de la Junta Aeronáutica Civil, y la República Popular China, representada por la Autoridad Aeronáutica Civil (CAAC), dieron un paso significativo en materia de integración aerocomercial al suscribir un acuerdo de Cielos Abiertos, mediante el cual ambos Estados se otorgan máximas libertades para el transporte de pasajeros, carga y correo.
La celebración de este importante acuerdo aerocomercial, es fruto de de años de negociaciones, y representa la voluntad que ambos países tienen por continuar avanzando hacia una mayor integración comercial, política, y cultural. En este sentido, el reciente acuerdo de transporte aéreo viene a complementar al resto de los acuerdos comercial que ambas naciones han suscrito previamente, cuya máxima expresión está en el Tratado de Libre Comercio vigente.
La República de Chile y la República Popular China suscribieron un Acuerdo de Cielos Abiertos, mediante el cual ambos países se otorgan las máximas libertades del aire. Gracias a este acuerdo las aerolíneas de ambos países podrán acceder a los respectivos mercados, favoreciendo un mayor intercambio económico y una mayor conectividad entre ambos Estados. Foto: Bailey/Airliners.net.
En concordancia con lo anterior, el acuerdo representa un nuevo y significativo paso en materia de liberalización del transporte aéreo, especialmente en lo que guarda relación con nuestro país, pues permite que las aerolíneas nacionales puedan acceder al principal mercado asiático y uno de los más importantes a nivel mundial.
Según lo estipulado en el acuerdo, Chile y la República Popular China, se otorgan mutuamente derechos de primera a séptima libertad, en siete frecuencias semanales para el transporte de pasajeros y 14 frecuencias semanales para el transporte de carga y correo. Estas libertades contemplan derechos de tráfico entre ambos países, como la inclusión de derechos de tráfico vía puntos intermedios de un tercer Estado, además de la posibilidad de volar desde la contraparte hacia un tercer país (derechos de quinta libertad). Sin embargo, ambos estados se reservan los derechos de octava y novena libertad relacionados con el transporte de pasaje, carga y correo entre puntos del territorio de la contraparte, tanto como continuación de vuelos originados en nuestro territorio, como aquellos originados en un tercer país.
En las negociaciones previas, Chile designó como aerolínea oficial a LAN Cargo, en virtud de los intereses que posee la compañía por expandir sus operaciones al mercado asiático, especialmente a China con Shanghai como destino, la cual está prevista para los próximos años.
La firma del presente acuerdo, se enmarca dentro del compromiso de los países miembros de APEC por alcanzar en el más breve plazo una apertura de los cielos, con miras hacia un mayor intercambio comercial. En el caso de Chile este compromiso se refleja con la subscripción de acuerdos similares con los Estados Unidos, Brunei, Corea del Sur, Nueva Zelandia, Singapore. Recientemente y en la misma línea Malaysia ha mostrado intenciones en lograr una apertura aérea con nuestro país.
Con el fin de velar por la promoción del bienestar público del país, y consciente de que una mayor liberalización del transporte aéreo favorece significativamente al desarrollo económico y social de las naciones, Chile se ha mantenido fiel a los principios de su política aerocomercial, buscando una apertura con la mayor cantidad de países posible, política que posiciona a nuestro país como un ejemplo mundial en la materia, lo cual es reconocido y alabado por distintos sectores, Estados y organizaciones multilaterales. La celebración del acuerdo aerocomercial entre Chile y China, junto con reafirmar la política oficial de Chile, destaca la importancia que concita hoy en día este tipo de acuerdos como herramienta para incrementar las relaciones económicas entre los Estados, pues no tiene sentido poseer una economía globalizada si los países no cuentan con mecanismos de transporte y de comunicación necesarios que permitan atender las demandas que el comercio requiere.

5 comentarios:

Maximus dijo...

O sea, estaríamos en la posibildad real de la apertura de una ruta estilo Santiago-Lima-Shanghai???

Saludos desde Valparaíso

Anónimo dijo...

sería posible ver entonces a alguna aerolínea Chile llegando a sudamérica (Chile)..vía LAX o algo por el estilo?

Ricardo J. Delpiano dijo...

Si, a través de este acuerdo es posible que aerolíneas chilenas lleguen a China, así como aerolíneas chinas puedan acceder a nuestro país.

En el caso de LAN Cargo los planes son volar a China pero desde su HUB en Miami, aunque puede darse como una continuación de un tramo originado en Chile. MAS Air, perteneciente al Grupo LAN, también tiene entre sus planes llegar a Asia.

Saludos,

Anónimo dijo...

Hay informaciones, por extraoficiales que sean, de vuelos Chile-China (con o sin intermedios) para pasajeros?..Además, ¿hay noticias sobre continental airlines reiniciando un ewr-scl o iah-scl?

Ricardo J. Delpiano dijo...

A la fecha los únicos planes concretos de volar a China por parte de una aerolínea chilena son los de LAN Cargo desde su HUB Miami con los B777Fs.

Respecto de aerolíneas chinas, principios de década Air China había mostrado interés por el mercado chileno, pero nunca ha oficializado sus intenciones. Actualmente Air China sólo ha desembarcado en Sudamérica aterrizando en Sao Paulo utilizando aviones Airbus A330-200.

Respecto a Continental, la empresa indicó en el 2007 que estaba interesada en volver a Santiago, pero tampoco ha confirmado dichas intenciones y en el corto plazo es poco probable, ya que la aerolínea norteamericana está reduciendo su capacidad y no posee aviones adecuados al momento para ampliar sus servicios con nuevas rutas como a Santiago por ejemplo.

Saludos.