domingo, 19 de julio de 2009

Aerolíneas Argentinas: nuevos problemas con los vuelos

Por Ricardo J. Delpiano

A pesar de la estatización de la empresa, la llegada de nuevos aviones y un tácito acuerdo social con los sindicatos, por así decirlo, la situación de Aerolíneas Argentinas nuevamente se ha visto enfrentada a problemas debido a los innumerables retrasos que la compañía ha estado presentando en sus vuelos internacionales y cuya situación detonó durante este fin de semana, cuando cientos de viajeros quedaron varados en Ezeiza así como en otros aeropuertos de Argentina y de América.

Los vuelos más afectados corresponden a la ruta internacional, especialmente largo alcance, donde nuevamente la falta de material disponible constituye una de las explicaciones por la deficiencia operativa que la empresa ha venido mostrando en las últimas semanas, con las ya conocidas consecuencias para los pasajeros.

Actualmente la flota internacional de largo alcance de Aerolíneas Argentinas está conformada por sólo 4 Airbus A340-200, 2 A340-300 y 3 Boeing 747-400, los cuales son los encargados de cubrir los vuelos a Caracas, Miami, Madrid, Barcelona, Roma, Auckland y Sydney. Del total de las aeronaves mencionadas, hay que descontar dos aviones que están fuera de servicio por mantenimiento (1 A340 y 1 Boeing 747-400), por lo que el total de aeronaves disponibles para esas rutas se reduce a sólo 8 aviones, los que resultan insuficientes considerando la duración de cada tramo y los tiempos de turn around del material.

Sin embargo, la falta de aviones de la compañía transandina no parece ser la única razón de los reiterados retrasos que Aerolíneas Argentinas ha estado presentando, sino que también estarían relacionados con un nuevo tira y afloja entre los gremios aeronáuticos y la compañía o mejor dicho el propio Gobierno y que podrían estar relacionados con el cambio del Presidente de la empresa, ocurrido durante la pasada semana tras el cambio de gabinete que realizó Cristina Fernández de Kirchner.

De lo anterior se desprende la situación operacional que actualmente está obteniendo la empresa, la cual ha vuelto a poner a Aerolíneas en el centro de la noticia y a cuestionar las mejoras en el servicio alcanzadas durante los últimos meses, dificultando aún más la recuperación de la compañía y de su decaída imagen en el exterior.

Según la Asociación Argentina de los Derechos del Turismo, en el último mes Aerolíneas Argentinas obtuvo una puntualidad promedio algo superior al 50% en todos los vuelos que la empresa realiza. Del total de vuelos, las rutas domésticas registraron una puntualidad de 67,7% y constituyen los mejores resultados de la compañía, aunque resultan inferiores a las cifras de las otras compañías. En el mismo mes LAN Argentina obtiene una puntualidad cercana al 95%, Andes Líneas Aéreas 81,8%, SOL y la nueva Aerochaco 70%. Si se compara con las cifras que hace un año tenía la empresa, el 67.7% de puntualidad que a pesar de ser una cifra negativa para una compañía aérea, constituye un avance significativo en comparación al año 2008 cuando ésta no superaba el 30%.

Sin embargo, el gran lastre de junio lo constituyeron los vuelos internacionales donde la puntualidad de este segmento fue alrededor 35%, siendo los casos más severos los vuelos a Miami que tuvieron una puntualidad de 27%, Sydney 40% y Madrid 50%. En contraposición las rutas donde Aerolíneas mejores resultados fueron Santa Cruz de la Sierra con un 79% de puntualidad, Bogotá y Asunción con 76,7%, y Santiago de Chile, donde un 78,7% de los vuelos de la nacionalizada Aerolíneas Argentinas despegó a tiempo.

Si se visualiza el conjunto de los resultados operativos exhibidos por la compañía para junio, la puntualidad de Aerolíneas para Santiago de Chile ha permitido que en cierta forma no se reflejen los problemas generales de la empresa, al menos para aquellos pasajeros que ocuparon el tramo Buenos Aires-Santiago.

Paralelamente para la misma ruta, durante las últimas semanas Aerolíneas Argentinas ha vuelto a reajustar sus operaciones a Santiago, eliminando su cuarta frecuencia diaria, quedando el servicio con sólo tres vuelos operados por aviones Boeing 737-500. La razón estaría en la baja demanda de pasajes que Aerolíneas Argentinas está registrando y en la falta de aviones para cubrir la ruta, debido a la desprogramación de algunos equipos por chequeos ya que gran parte de los Boeing 737-500 están comenzando a cubrir el aumento de los vuelos domésticos y los otros dos Boeing 737-700 incorporados por la empresa aún no cuentan con las certificaciones correspondientes.
En este caso es necesario precisar que debido a los cambios institucionales en el vecino país, producto del traspaso de la aviación civil del Comando de Regiones Aéreas Fuerza Aérea Argentina a la ANAC, la burocracia se ha ralentizado, demorando por ejemplo las habilitaciones de tripulaciones y certificaciones de aeronaves, lo que ha complicado aún más la incorporación de los nuevos aviones a la empresa.

En el último tiempo y en concordancia con el plan del Gobierno de Cristina Fernández, Aerolíneas Argentinas y Austral han incrementando significativamente sus operaciones domésticas, lo que ha puesto en dudas la viabilidad del plan de negocios de la compañía, especialmente por las características del mercado doméstico, donde el problema lo constituyen las bandas tarifas, cuyos límites impiden a las líneas aéreas ajustar sus precios en función a los costos de cada ruta y a la demanda real. Para el actual gobierno el plan de Aerolíneas Argentinas pasa principalmente por ofrecer conectividad a la Nación, bajo el emblema de ser un servicio público. Así lo ha confirmado el nuevo Presidente de la empresa Mariano Recalde, quien asumió el pasado jueves las riendas de la convulsionada aerolínea, en reemplazo de Julio Alak quien pasó a ser titular de Justicia, tras el cambio de gabinete de la Presidenta Fernández de Kirchner motivado en parte por el revés electoral de junio.

Así mientras cientos de pasajeros sufren las demoras y cancelaciones de sus vuelos, la situación de Aerolíneas Argentinas pasa nuevamente por temas políticos o mejor dicho sindicales, donde los gremios parecieran ser que están determinando el rumbo de la empresa, limitando el esfuerzo de muchos que buscan sacar a Aerolíneas Argentinas del abismo.

Actualmente la empresa pierde alrededor de US$ 61 millones mensuales, lo que se suma a la desastrosa situación que se arrastra desde años anteriores, cifra que se espera reducir con la incorporación de nuevos aviones, retiro de los más antiguos y un mejoramiento de la eficiencia operacional, a pesar que Recalde ha declarado que el objetivo de la empresa “no es ganar plata” (Diario Crítica Digital). Sin embargo a pesar de la incorporación de nuevos aviones y cualquier medida por mejorar la situación de la empresa y avanzar hacia mayores niveles de eficiecia, el verdadero despegue de Aerolíneas Argentinas pasa por un cambio político profundo en la gestión de la empresa, un golpe de timón que vuelva ubicar a cada sector donde corresponde y orientar los objetivos en función de un plan de transporte serio y acorde a la realidad de la aviación mundial, lo que también está asociado a un cambio general de la forma como se ha llevado la política aeronáutica argentina, y eso no pasa necesariamente por Marsans. 

3 comentarios:

daniel.mig15 dijo...

lamentablemente tenemos en Argentina muy malos gobernantes...solo les interesa el negocio personal y el de sus amigotes, por eso no contamos con una aerolinea que en otras epocas fue abanderada del pais...no hay ferrocarriles, no hay defensa, no hay industrias, NO HAY GENTE QUE QUIERA A SU PAIS Y SAQUE A ESTOS INUTILES que solo te "dan" migajas...el "dar" es gestionar el gobierno para que todos con trabajo tengamos una vida digna...
a pesar de todo muy bueno el blog lo miro siempre...saludos desde ROSARIO. daniel

Gustavo dijo...

Y eso sin contar que muchas veces se usa un Airbus para trasladar a Cristina-K, y tambien para trasladar a Diego Armando y su selección a jugar los partidos por las eliminatorias...de hecho, me recuerda que un Airbus de Aerolineas se quedo varias horas por problemas tecnicos en el aeropuerto de Quito, Ecuador. Sin duda algunos Boeing 763,764,772 o Airbus A332,A333,A346 podrian ayudar a solucionar el problema de falta de aviones de largo alcance (incluyendo el caso gonierno-marsans-Airbus). Sin embargo para poder hacer esto esta condicionado por el financiamiento del Gobierno de Argentina y de otros factores...me pregunto si un 50% de participacion del gobierno con el otro 50% de participacion de privados argentinos podrian solucionar tal situacion.

julio dijo...

muy bueno el blog,lo sigo todas las semanas.
refiriendome a tu posteo sobre AEROLINEAS te comento que como argentino me duele en el alma lo que estan haciendo este gobierno inepto y los dos principales sindicatos con AEROLINEAS solo piensan en ver quien tiene mas poder en la conpañia.
que siga la fiesta total todos los argentinos la pagamos.

SALUDOS DESDE BS AS