martes, 11 de agosto de 2009

El 2010 comenzaría la recuperación de la aviación latina, aunque a velocidad reducida

Por Ricardo J. Delpiano
A pesar de las tímidas señales de recuperación que han comenzado a aparecer, las aerolíneas todavía enfrentan un panorama incierto. A diferencia de meses atrás, las líneas aéreas están viendo mejores perspectivas para los próximos meses, favorecidas en parte por la baja en los precios en los combustibles en comparación con el año anterior y por los leves aumentos de los factores de ocupación de los aviones, conseguidos en gran medida por la aplicación de políticas de estímulo a la demanda, aunque ello signifique menores ingresos esperados.
Para la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, IATA, el 2010 será el año clave de la recuperación, según indicó Patricio Sepúlveda, Vicepresidente Regional de IATA para Latinoamérica y Caribe, a AmericaEconomía. Sin embargo esta recuperación no se realizará en forma inmediata, pues las aerolíneas y la industria en general, todavía tienen que hacer frente a las pérdidas que se han acumulado y que en muchos casos todavía tardarán en cubrirse dado los menores ingresos, además de la asimetría entre una y otra compañía aérea. Para el caso de las compañías aéreas latinoamericanas, la situación se agravó como consecuencia del impacto de la enfermedad AH1N1, lo que impactó significativamente en las ventas y viajes, especialmente en los mercados más grandes de la región, siendo el caso más emblemático el de México.

El 2010 estaría marcado por la recuperación del sector aerocomercial, aunque en el caso de Latinoamérica será a un ritmo menor debido a las barreras que todavía existen. En medio de este escenario, las compañías aéreas buscan fórmulas alternativas para mejorar su posición, siendo las alianzas la forma más rápida. Foto: Alejandro Ruiz.
“Prácticamente, todos los países de la región han sido impactados por decrecimiento de las ventas y de los viajes”, pero en el caso de México la situación se vio agravada por la influenza AH1N1, que produjo un colapso en los viajes, afectando el sector turismo…”, declaró Patricio Sepúlveda.
Pese a que los pronósticos son más auspicios a nivel mundial, en Latinoamérica todavía existen una serie de barreras que frenan el crecimiento del sector y que los operadores deben sí o sí hacer frente. Latinoamérica siempre se ha caracterizado como una región problemática en este sentido. Si bien hay avances significativos en materia de política aeronáutica y una mayor integración entre los Estados, especialmente en temas de procedimientos operacionales, homologación de políticas de aeronavegación, control y gestión del espacio aéreo, estos todavía están lejos de ser suficientes, pues la mayor cantidad de los países mantiene una política distinta e independiente del otro, siendo esto poco favorable hacia la aviación. Para IATA, uno de los principales "frenos al crecimiento de la industria aeronáutica en la región son las tasas, cargos e impuestos que no estimulan el crecimiento de las compañías", según explicó el Vicepresidente de IATA para la región. Lo anterior surge como un llamado, cuando la problemática de las tasas aeronáuticas ha resurgido en algunos países de la región como Costa Rica, Ecuador o Panamá, mientras que en otros países a nivel mundial los gobiernos están analizando distintas fórmulas para congelar las tasas o disminuirlas a requerimiento de las líneas aéreas y operadores del turismo.
Para revertir la situación, los gobiernos políticamente deben considerar la importancia estratégica que tiene la aviación comercial en el desarrollo del país, por lo que urge que “las líneas aéreas, los diferentes actores del sector turismo y los gobiernos de los distintos países de Latinoamérica, debieran trabajar en conjunto para facilitar la inversión de políticas públicas que realmente incentiven el enriquecimiento del turismo, a nivel local y como consecuencia al sector aéreo”, uno de los principios esenciales que IATA promueve, y que detalló Patricio Sepúlveda en entrevista.
Para los próximos años se estima que el número de compañías latinoamericanas se verá reducido significativamente, producto de una consolidación de aerolíneas y que comenzó a darse desde principios de década cuando tres empresas iniciaron una expansión a terceros países, siendo los casos más emblemáticos los de LAN Airlines, TACA y Avianca en menor medida a través del Grupo Synergy. Actualmente el número de aerolíneas en la región es excesivo, especialmente si consideramos que todavía existen barreras significativas que impiden que las líneas aéreas se desarrollen. La actual limitante en los mercados, sumada al nuevo escenario internacional obliga a las empresas buscar alternativas, hacen que las aerolíneas deban recurrir a alternativas que aseguren su continuidad. En ese sentido, las alianzas constituyen como la principal y más inmediata fórmula para ello, asegurando a ambas partes un beneficio mutuo. En LAN lo han entendido así y por tal motivo sus ejecutivos han declarado que están abiertos a distintas opciones que se presenten, conversando con todas las compañías para tratar de hacer algo, tal como señaló Enrique Cueto, Vicepresidente ejecutivo de la empresa durante el fin de semana.
En cualquier caso, independiente si las empresas estén en un proceso de expansión o no, la actual crisis del transporte ha demostrado que el modelo con el cual muchas aerolíneas operan debe cambiar. La modernización de las flotas, la eficiencia de los procesos, los bajos coste y la solidez financiera no basta, si es que los procesos no están acompañados en concordancia por parte de otros actores asociados al sistema aeronáutico, especialmente de parte de Estado, ente encargado de generar el marco normativo.

No hay comentarios.: