sábado, 19 de diciembre de 2009

Luego del primer vuelo del Boeing 787

Por Ricardo J. Delpiano

Finalmente y luego de dos años de retraso, el Boeing 787 realizó su primer vuelo. Se trata de un avión totalmente nuevo, y el primero que la división Boeing Commercial saca desde hace 15 años, pues los modelos anteriores formaban parte de una nueva producción su célula era derivada de modelos anteriores o poseían tecnología ya conocido, si se puede decir así. Luego del fracaso de la idea del Sonic Cruiser a principios década, Boeing apostó por la innovación en todo sentido, desarrollando un avión que supiera satisfacer las exigencias no sólo de las compañías aéreas en cuanto a capacidad, alcance y bajo costos de operación, sino que también en con las cada vez más altas exigencias que la industria del transporte aéreo posee, por ejemplo en lo referido al medio ambiente, por sólo mencionar un caso.
Así, tras dos años de retrasos provocados por problemas con los proveedores y luego por la propia estructura del Dreamliner, la mañana -tarde para la mayoría de los países- del 15 de diciembre a las 10:00 el Dreamliner N787BA comenzaba su rodaje en las instalaciones de Paine Field, Everett, para iniciar la carrera de despegue por la RWY34L, elevándose a los cielos segundos más tarde, concretando así un nuevo hito en la aviación, curiosamente a pocos días de un nuevo aniversario de aquel primer vuelo en Kitty Hawk, donde los hermanos Wright hicieron realidad el sueño de volar.

Tras dos años de retraso, finalmente el Boeing 787 alzó vuelo, dando paso a un nuevo hito en la historia de la aviación. Foto: Boeing Commercial
Después de aproximadamente tres horas, el avión aterrizó a las 1:33 p.m. en el aeropuerto Boeing Field de Seattle.
En las tres horas de vuelo, el piloto jefe del Programa 787, Mike Carriker, junto con el capitán Randy Neville, probaron los sistemas y estructuras del avión mientras equipos e instrumentos a bordo registraban y transmitían en tiempo real los datos al equipo de pruebas en Boeing Field.
Los pilotos Carriker y Neville llevaron al avión hasta una altitud de 15,000 pies (4,572 metros) y a una velocidad de 180 nudos, aproximadamente 207 mph (333 km) por hora, conforme al protocolo habitual para el primer vuelo de un avión. Posteriormente se inició el retorno a Everett, aterrizando a 13:33 hora local, donde una gran multitud, entre personal y ejecutivos de Boeing Company, además de público en general, los esperaban.
En la conferencia de prensa realizada, Scott Fancher, Vicepresidente y Gerente General del programa 787 afirmó: “Hoy es un día realmente histórico que llena de orgullo al equipo global que ha trabajado sin descanso para diseñar y fabricar el 787 Dreamliner – el primer avión totalmente nuevo del siglo XXI”, añadiendo que “estamos ansiosos por iniciar el programa de vuelos de prueba y por llevar, muy pronto, niveles sin precedentes de eficiencia, tecnología y comodidad para el pasajero a las aerolíneas y el público”.
Tras haber cumplido con éxito el primer vuelo, el Boeing 787 deberá enfrentar los próximos meses nuevos retos, pues los seis Dreamliners destinados a prueba serán sometidos a altas exigencias de acuerdo al cronograma de vuelos, entre ellos las tradicionales pruebas en aeropuerto de altura, frío, calor, etc., en distintos lugares del mundo, entre ellos Latinoamérica.
Pero el Boeing 787, además de las pruebas de vuelo, deberá enfrentar más retos, especialmente del área comercial. Durante estos meses el fabricante norteamericano deberá superar la difícil tarea de normalizar en la medida de lo posible el cronograma de entregas para cumplir con los 55 clientes en todo el mundo que esperan recibir el Dreamliner, entre ellos LAN Airlines, cuyo retraso obligó a la compañía a adoptar medidas de contingencia, incorporando más aviones Boeing 767-300ER para los próximos años. Para mitigar las demoras, Boeing ha abierto una segunda línea de producción la cual estará ubicada al sur de California.
De no haber más demoras desde el punto de vista técnico, Boeing Commercial espera comenzar las entregas de los primeros Boeing 787-8 a partir de octubre 2010, con All Nippon Airways (ANA) como cliente de lanzamiento. El mismo martes, ANA a través de un comunicado confirmó que de no haber más imprevistos recibiría sus primeros B787 dentro de los plazos previstos y se mostró "aliviada al conocer el éxito" del primer vuelo de prueba del aparato, que calificó de "esperada y buena noticia". Sin embargo la compañía no pudo cumplir su idea de iniciar los vuelos regulares del B787 para las Olimpiadas de Beijing 2008, por los retrasos del programa. Pese a eso, la empresa japonesa reforzó su alianza con Boeing al ordenar 5 B787-8 adicionales, totalizando un pedido de 55 Dreamliners. Su competidora, JAL Japan Airlines, a pesar de que atraviesa por una situación financiera muy complicada, mantiene un pedido de 55 aviones los cuales espera recibir el 2011.
Pese a los retrasos, las cancelaciones de órdenes que ha recibido el programa Boeing 787 pueden considerarse como mínimos, considerando los tiempos en la demora de las entregas. Además muchas de estas cancelaciones se deben a la situación financiera de muchas compañías que están reestructurando sus planes de acuerdo a las nuevos escenarios que enfrenta el transporte aéreo mundial, especialmente luego de la crisis del presente año, y donde las proyecciones para el 2010 si bien son algo mejores, se prevé un año también complicado, según indicó IATA durante la pasada semana.
En Latinoamérica, AeroMéxico confirmó ayer que a partir del 2011 comenzaría a recibir el primero de sus cinco Boeing 787-8 encargados, equipos con los cuales pretende renovar la antigua flota de Boeing 767(-200ER/-300ER) que posee, lo que le permitirá mejorar la calidad de sus servicios y la operación en todas sus rutas, entre ellas México-Santiago de Chile, siendo quizás el primer B787 que aterrizará comercialmente en Arturo Merino Benítez. Para Aeroméxico el B787 posee una capacidad de carga de 45% más que los Boeing 767 y un consumo de un 20% menor.
La ahora gigantesca Avianca, será el segundo cliente e la región en incorporar el innovador avión. Con un pedido de 10 unidades, la aerolínea colombiana utilizará el Dreamliner en todas sus rutas de largo alcance, complementando las operaciones de los Airbus A330-200 que actualmente la compañía está recibiendo y volando en paralelo con la flota de A350XWB que también ha adquirido para la próxima década.
LAN Airlines ha sido la única compañía que adoptó un plan de contingencia frente a las demoras del programa, pero mantiene en firme su pedido de 32 Boeing 787 (18 B787-8 y 14 B787-9). Según el nuevo calendario, LAN comenzará a recibir el primero Boeing 787-9 de los seis Dreamliner adquirido en leasing hacia diciembre 2013, para seguir con la entrega de aviones propios en los años siguientes hasta el 2019 aproximadamente. Con los B787 en servicio, LAN Airlines no sólo renovará toda la flota de Boeing 767 y A340, sino que también le permitirá a la compañía alcanzar nuevos destinos entre ellos en Europa, ciudades que LAN pretenderá unir sin escalas desde los principales HUB que la compañía posee en la región.
"Con pedidos por 49 787s por parte de Aeroméxico, Avianca y LAN, el 787 representa el futuro del vuelo para los pasajeros en América Latina y el resto del mundo", dijo Marlin Dailey, Vicepresidente de Ventas de Boeing Commercial Airplanes. "Nuestros clientes y sus clientes notarán la diferencia que el 787 ofrece, desde una eficiencia inigualable de consumo de combustible hasta una comodidad nunca antes vista para el pasajero y un desempeño medioambiental fuera de serie”, precisó posteriormente.
El Boeing 787, junto al Airbus A380 y el Embraer ERj170/190, han sido calificados como los tres aviones que liderarán la industria de la aviación comercial en los próximos años, gracias a la incorporación de nuevas tecnologías, las cuales sirven de base para el desarrollo de programas paralelos actualmente en curso, y enfocadas en un concepto distinto de la aeronáutica acorde a los nuevos desafíos.
Por sus características el Boeing 787 permitirá a las aerolíneas poder orecer más frecuencia a más destinos punto a punto, facilitando los viajes, con menos tiempo de vuelo y menores conexiones, ofreciendo así los servicios que el público prefiera. Además sus innovaciones en cuanto a confort permitirán a las aerolíneas ofrecer mayor comodidad, un nuevo ambiente interior con aire más puro, ventanillas más grandes, más espacio para equipaje de mano, un sistema de iluminación mejorado y más de las características que el pasajero prefiere.
A la fecha, ya suman 55 los clientes de todo el mundo que han ordenado un total de 840 ejemplares del 787. Esto hace del 787 Dreamliner el avión comercial nuevo que más rápidamente se ha vendido en toda la historia de la aviación.

5 comentarios:

Alexis dijo...

No puedo creer que sea tanto tiempo la demora en la entrega... 10 años!

El que estuvo allí dijo...

Comentar que la segunda planta de montaje de la célula del 787 no está en el sur de California sino el Carolina del Sur (South Carolina), en la costa este...

Alexis dijo...

Una pregunta nada que ver con el tema... qué pasó con el segundo vuelo a Madrid que tenía programado LAN? o queda en nada por el vuelo a París? o incluso un SCL - MAD - CDG?

Anónimo dijo...

Esteeee, comienzan a llegar en 3 años, no en diez. Termina el proceso de incorporación de los 32 aviones por allí por el 2019. Pero el primero debiera estar llegando el 2013.

Saludos

Anónimo dijo...

Hola, es muy probable que LAN sea el primer operador del B787 en Latinoamerica, Boeing ha propuesto recientemente a LAN entregarle 6 787 durante el 2011 a raiz de que All Nippon Airways esta sufriendo serios problemas financieros y al parecer a desechado 6 de los aviones que deberia recibir en el 2011, aviones que Boeing quiere que LAN reciba, al parecer el tema esta bastante avanzado y seria cuestion de dias que sea oficial.