viernes, 16 de julio de 2010

Gobierno de Chile retoma programa de concesiones en aeropuertos

Por Ricardo J. Delpiano

LSC exterior (S.Díaz)Luego de que el país viviera uno de los terremotos más fuertes del último tiempo, el cual obligó al Gobierno de Chile a reorganizar sus prioridades para atender las necesidades de reconstrucción – sin modificar sus planes en el largo plazo-, el Ministerio de Obras Públicas anunció ayer un nuevo programa de concesiones en infraestructura en obras públicas para el periodo 2010-2014, el cual está valorado en US$ 8.009 millones. Se trata del más grande programa de concesiones realizado para este periodo desde que nuestro país adoptó este mecanismo a principios de los noventa, el cual se enmarca dentro los planes fijados por la actual administración de Sebastián Piñera.

El plan de concesiones incluye obras en viales (como la autopista Vespucio Oriente), hospitales y plan de aeropuertos, rubro que había quedado en silencio tras el terremoto y que es considerado como trascendental, sobretodo desde que se anunció el plan maestro de expansión del aeropuerto de Santiago.

En materia de aeropuertos los cambios más importantes son aquellos referidos al aeródromo de La Serena, el aeropuerto Cerro Moreno en Antofagasta y el plan maestro del aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago.

En el caso de La Serena, el cambio trascendental está la postergación del proyecto del nuevo aeródromo de Tongoy por ocho años y el llamado que se hará a licitación en el 2012 para volver a concesionar el aeródromo de La Florida por un nuevo periodo. Este importante anuncio viene a reafirmar la importancia que posee este aeródromo para la localidad de La Serena y para toda la IV región, aspecto que fue ampliamente celebrado por los habitantes de esa ciudad. El comité de defensa del aeródromo de La Florida no ocultó su satisfacción por la noticia dada a conocer por el Gobierno de Chile y salió a celebrar la decisión con un brindis en la terminal aérea, donde sus representantes calificaron el anuncio como un “acto de cordura”, según indica el diario El Observatodo de esa ciudad.

Hay que recordar, el proyecto de Tongoy constituía una iniciativa de los gobiernos de la Concertación para desarrollar un nuevo terminal aéreo en la región de Coquimbo, proyecto que no era del todo aceptado tanto por la comunidad, las autoridades locales y las líneas aéreas, pues implicaba mover las operaciones unos 60 kilómetros al sur, lo que aumentaría los tiempos de traslado desde la ciudad al aeródromo para abordar vuelos de no más de 30 minutos a la capital, principal destino aéreo desde La Serena. En esa misma línea, los operadores mostraron en reiteradas oportunidades su desconfianza ante este nuevo aeródromo en Tongoy por el descenso en el tráfico de pasajeros que se produciría en la ruta, lo que sin duda afectaría la rentabilidad de los vuelos, amenazando así los servicios aéreos a esa ciudad en el caso más extremo.

En el último tiempo, el aeródromo de La Florida ha recibido una millonaria inversión en materia de infraestructura y tecnología, entre las cuales destacan las aproximaciones satelitales RNP-AR realizada por la Dirección General de Aeronáutica Civil, las cuales permiten incrementar la seguridad de las operaciones aéreas. El RNP-AR (Required Navigation Perfomance – Authorization Required) es un procedimiento de aproximación por instrumento, que establece una senda conformada por distintos puntos, los cuales son seguidos por las aeronaves desde que abandonan su nivel de crucero hasta que llegan a la pista de aterrizaje. Esta innovación tecnológica se enmarca dentro de lo que se denomina espacios aéreos de cuarta generación y que nuestro país está implementando desde ya hace algunos años. En el caso del aeropuerto La Florida, de La Serena, este sistema permite realizar aproximaciones desde la cordillera hacia la costa en medio de una difícil geografía de manera independiente a la meteorología, lo que antes sólo se podía realiza bajo condiciones visuales.

En Antofagasta, el Gobierno de Chile también anunció la re licitación del terminal de Cerro Moreno por un valor estimado en US$26 millones. La nueva licitación, permitirá adaptar la infraestructura a las nuevas condiciones del mercado aéreo nacional y reforzar el carácter internacional de este aeropuerto con una meta hacia los próximos 10 años.

Finalmente en Santiago, se anunció el nuevo llamado a licitación para el año 2012 por un monto de alrededor US$ 480 millones, los cuales permitirán construir un nuevo terminal de pasajeros el cual ampliará de manera significativa la capacidad del actual aeropuerto. En referencia al anuncio realizado por la autoridad ministerial en el día de ayer, Alfonso Lacámara, gerente general de SCL Terminal Aéreo de Santiago, expresó que "nuestra concesión es de período variable y termina bastante más allá del plazo que dio el ministro para llamar a licitación", según indica el diario El Mercurio.

El nuevo aeropuerto de Santiago sufrirá una transformación en los próximos años de manera significativa, cuyo diseño se enmarca con miras hacia el 2050. El plan maestro se presentó a fines del año pasado dentro del segundo programa de concesiones de la red aeroportuaria nacional, y cuenta con una serie de etapas, las cuales una vez completadas permitirá transportar cinco veces más que los casi 10 millones de pasajeros que actualmente mueve la terminal aérea.

SCL rampa de acceso nivel embarque (A.Ruiz)
Foto: Alejandro Ruiz
Como hemos analizado anteriormente, el diseño de este gran proyecto fue encomendado a la empresa francesa Aeroports de París posee dos diseños, uno inmediato y a ejecutar a partir de los próximos siete años y otro con miras hacia el 2045 y 2050. El primero contempla la expansión de las terminales internacional y doméstica, además de la construcción de un nuevo edificio central, el cual tendrá una conexión ferroviaria o de tren ligero con alguna estación del metro, el cual permitirá reforzar la conectividad aeropuerto-ciudad, la cual estará acompañada de una nueva infraestructura vial con los accesos norte y sur, y los enlaces con las autopistas urbanas de Santiago.

En el plan maestro propuesto establece también que al año 2024 el Estado debería reservar los terrenos que rodean al aeropuerto para su futura expansión, que contempla casi duplicar las 4.571 hectáreas que hoy posee el complejo. En los actuales terrenos, donde hoy se ubican los estacionamientos se levantará el edificio del nuevo terminal de pasajeros, el cual tendrá distintos muelles hacia el oeste y este, cada uno con una serie de puentes de embarque.

El proyecto del nuevo aeropuerto de Santiago, contemplará la inclusión del concepto ciudad aeroportuaria, referente a desarrollar en el área del complejo aeroportuario actividades y empresas relacionadas con el transporte aéreo como por ejemplo empresas de servicios, de tecnología, carga aérea y logística, centros de convenciones, hotelería y turismo, todo esto acompañado por un mejoramiento del entorno medioambiental, con la instalación de parques alrededor del aeropuerto. Lo que se busca a través de este concepto es que el aeropuerto, que de por sí representa un polo fuerte de actividad económica donde se integre a la ciudad de manera amigable y sustentable con el medio ambiente, idea que va en concordancia con el plan que la Dirección de Aeronáutica quiere desarrollar en la red aeroportuaria del país. Para desarrollar parte de este plan maestro, el Consejo Regional Metropolitano de Santiago, modificó el plan regulador del área aeroportuaria, permitiendo reglamentar el uso de los suelos y la intensidad de ocupación de las 515 hectáreas destinadas para este fin, además de otras 850 hectáreas destinadas para desarrollar proyectos habitacionales. Éstas áreas se añaden a las ya 1.048 há donde se emplaza Merino Benítez. De esta forma, el principal aeropuerto del país sería el primero de Latinoamérica en incorporar este concepto.

El importante anuncio realizado por el Ministerio de Obras Públicas en el día de ayer más que un anunció propio de una administración refleja el compromiso que Chile ha asumido con la aviación a loa largo de su historia, especialmente en los últimos treinta años, independiente del color político de los distintos gobiernos que se han sucedido. En materia de inversión aeroportuaria, nuestro país se ha destacado en la región por desarrollar un sistema mixto (público y privado), a través del sistema de concesiones el cual es admirado por los logros conseguidos y por sobretodo por contar con un marco regulatorio claro que asegura trasparencia del sistema. Hoy gracias a la combinación de una institucionalidad clara, donde principios como la libertad, igualdad y trasparencia son considerados fundamentales, y un plan de acción de cara al futuro, los actores que participan en el sistema aeronáutico, poseen las herramientas necesarias para realizar su actividad, entregando así un mecanismo para que el país continúe su avance hacia el desarrollo.

4 comentarios:

Alexis dijo...

Me parece muy bien sobre la decisión de La Serena, ya que no consideraba apropiado ni rentable uno en Tongoy.
Pero con respecto a Santiago, no sé si se justifica un aeropuerto tan grande, si bien es cierto necesita una ampliación, no creo que tanto en comparación a la envergadura del proyecto que fueron presentado el año pasado.

Ricardo J. Delpiano dijo...

Hay que considerar que el plan para Santiago es para el 2050 y no va estar todo construido para el 2016. Se va ir realizando por etapas.

Saludos,

Alan Wilder dijo...

quizas esto de lo sucedido con LSC, es francamente, una burda tonteria, los que conocen bien el aerodromo y conocen bien la pocision de la ruta... la florida tiende a pasar por todo el centro historico de la serena, si lo comparaamos con otros aeropuertos y aerodromos, es pesimo, ya que es un total perjuicio, para las aerolineas en todo caso, ya que los seguros y cosas así no querran pagar en caso de accidente, la probabilidad de caer sobre un monumento histotico, es mas del 70% y en chile, sale mas caro botar una construccion antigua a una nueva, por otro lado, el aerodromo se encuentra a 15min del centro de la serena, lo que quiere decir, a 30 minutos de coquimbo, para fomentar un poco mas, las nuevas zonas industriales, oficinas, estan cambiandose a la zona alta de coquimbo, y el tema turistico, tongoy, guanaqueros, puerto velero, las tacas, totoralillo, y la herradura se fomentarian mas, a nivel region, ayer mismo los noticieros chilenos decian la cada vez mas concurrida zona de la serena coquimbo, (yo tengo depto en la herradura), y mucho turista tiene problema por la poca accesibildad desde el extranjero, con uno mas grande, y con mayores seguridades, podria facilmente lan tener un vuelo SCL-serena-san juan en argentina, por que deben aprovechar de que les queda mas cerca la playa cruzando la cordillera, pero es camino de tierra y tienen que llegar obligadamente a mendoza para ello...
o sea, decir que la lejania es malo, es solo un argumento contra otros 5, que son totalmente validos y coherentes, en todo sentido, ademas, antes uno se demoraba 45-60 minutos con un sentido por pista y limite de velocidad de 70km, pero ahora la carretera es doble pista y con limite de velocidad de 120 km, o sea, no te demoras mas de 30 minutos desde la entrada sur hasta la serena...

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con el comentario de don Alan Wilder. No sé que es lo que pretenden la mayoría de los serenenses, quieren algo como el antiguo Mariscal Sucre de Quito o el aeropuerto de Cuenca en Ecuador: un aeropuerto en medio de la ciudad. La región de Coquimbo debe tener un aeropuerto internacional, le vendría excelente que hayan vuelos estacionales desde y hacia San Juan en época de verano, a ellos les queda más cerca el Pacífico que el Atlántico. El lugar a construir el aeropuerto??, tengo 2 opciones: Tongoy o al norte de Punta Teatinos, ganándole terreno al mar (aunque esa idea es más cara).