lunes, 6 de septiembre de 2010

Avanza la fusión entre LAN y TAM en medio de la reorganización del mercado

Por Ricardo J. Delpiano

En medio del debate que ha provocado en Brasil sobre el marco legal en el cual se incluiría la nueva LATAM, especialmente referido a los términos de propiedad de la nueva mega aerolínea, las partes que participan en la creación del nuevo gigante sudamericano recibieron un fuerte respaldo de parte del Ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega. En opiniones dela autoridad, la nueva LATAM Airlines S.A. se contraría dentro del marco legal de Brasil, por lo que las autoridades de ese país no debieran tener inconveniente alguno en aprobar la fusión de ambas empresas.
En ese contexto señaló que de “no estar dentro de lo legal” la operación no se realizaría, señalando la fortaleza tanto de LAN como TAM.
Según la estructura de acordada en el MOU dado a conocer en agosto, LAN Airlines compraría sólo el 20% de las acciones de TAM, manteniéndose dentro de lo que la legislación brasilera establece. Asimismo los accionistas de la aerolínea brasilera recibirán 0,90% de las acciones de LATAM por cada acción TAM. De acuerdo al gobierno corporativo planificado para la nueva compañía, la familia Cueto tendrá el 24,1% de LATAM y la familia brasileña Amaro, el 13,5%, donde cada familia elegirá dos directores cada uno de un total de nueve. Cada director tendrá igualdad de derechos. En el caso de controversias, ambos grupos tendrán un mediador, aunque la decisión final estará a cargo de la familia Cueto según lo que se resuelva en el directorio de LATAM.

El proceso de fusión entre LAN y TAM Airlines avanza en medio de una reorganización completa del transporte aéreo mundial. Foto: Alejandro Ruiz

En Brasil la fusión de dos de las mayores aerolíneas del continente, ha generado opiniones encontradas, pues algunos analistas y la prensa local ha llegado a mencionar que se trataría de una compra de TAM por parte de LAN, considerando que el MOU establece que la aerolínea chilena tendrá el 70% de la compañía contra el 30% de TAM. Por tal motivo, y con objeto de explicar los detalles de la operación, ejecutivos de TAM se han reunido con autoridades y candidatos – entre ellas la aspirante a la Presidencia de la República Dilma Rousseff que posee algo más del 41% de las preferencias-, quien había defendido la predominancia del capital nacional (brasilero) en el nuevo holding. En esa oportunidad el actual CEO de TAM Líbano Barroso, indicó nuevamente que la operación con LAN no violaba la legislación brasileña, agregando que "qualquiera que sea la nueva realidad, cumpliremos con todas las obligaciones legales y Latam continuará teniendo todos los beneficios económicos de LAN y de TAM", según se especificó en el diario Folha de Sao Paulo.

Por otro lado, la compañía brasilero precisó que la filial de vuelos ejecutivos y taxi aéreo TAM Aviacao Executiva, no formará parte del acuerdo con LAN Airlines, la cual quedará bajo propiedad de la familia Amaro en un 100%. Esta filial forma parte del concepto de transporte aéreo que realizó el Comandante Rolim Amaro (fundador de TAM) y actualmente es una de las empresas líderes en la aviación corporativa brasilera y venta de aviones business jet. De esta forma, LATAM Airlines estaría quedando conformada por las aerolíneas de la alianza LAN (LAN Chile, LAN express, LAN Perú, LAN Argentina, LAN Ecuador, además de la futura LAN Colombia), LAN Cargo y sus compañías asociadas (incluyendo la brasilera ABSA, con la cual TAM podría asociarse para competir en ese mercado), TAM Airlines, TAM Mercosur (Paraguay) y la compañía regional Pantanal, cuya adquisición por parte de TAM fue aprobada recientemente por las autoridades brasilera.

Como se ha señalado, el proceso de fusión de LAN y TAM se enmarca dentro del reordenamiento que los actores del sistema aeronáutico Latinoamericano – y también mundial- están realizando con miras a mejorar su posición frente a la competencia y ser más fuertes frente a las crisis y desafíos que impone el nuevo orden mundial, especialmente tras el 11-S. La unión de estas dos compañías obligará a sus competidores a reorganizarse de acuerdo al nuevo escenario, situación de la que sus socios tampoco están ajenos. Esto principalmente referido al tema de las alianzas, ya que al estar ambas partes en alianzas distintas, el directorio de la nueva empresa deberá tomar la decisión de cual abandonar.

Por el momento, ninguna compañía ha indicado cual sería la decisión definitiva en este tema, señalando “que no es el momento” manteniendo en parte la incertidumbre. Sin embargo comienzan a aparecer públicamente algunas señales en este tema, pues a mediados del mes pasado, TAM ratificó su unión a la Star Alliance, aspecto no menor considerando el aporte significativo que esta alianza realizaría al nuevo holding por la cantidad de operaciones que posee y el número de asociados (29). Además está la gran cantidad de acuerdos que la aerolínea ha venido firmando, la mayoría desde mediados del año pasado, muchos de ellos firmados mientras se llevaban a cabo las conversaciones en torno a esta fusión. Considerando lo anterior, los numerosos acuerdos comerciales que posee TAM entregarían una fuente de tráfico de pasajeros y carga que la nueva LATAM puede canalizar a través de toda Latinoamérica. Esta suposición, no sería impedimento para que cada compañía mantuviese acuerdos independiente de manera bilateral con otras compañías como los que poseen actualmente, a pesar de que sus socios se encuentren en grupos distintos. Ejemplo de ello: la alianza que mantenía LAN-Aeroméxico, LAN-TAM.

En este abierto escenario, en el día de hoy se conoció una nueva opción por parte de la otra mega compañía que se gesta en Europa: British Airways-Iberia. En su estrategia para crear International Airlines Group (IAG), ambas compañías señalaron en Mumbai que han identificado 12 posibles socios donde se indicaron de manera no confirmada a la india Kingfisher (futura miembro de Oneworld) y la quedará acceso a la alianza a la India, mientras que el Finnacial Times mencionó a LAN Airlines. En las declaraciones se indicó también que entre los mercados objetivos se encuentra China y Brasil, además de considerar a American Airlines como parte de su alianza. Willie Walsh, CEO de British Airways, señaló que la consolidación entre British e Iberia puede ser expandible hacia otras aerolíneas, aunque por el momento se precisó a los medios de prensa que no habían negociaciones formales. Lo anterior constituiría una nueva ofensiva de la aerolínea británica por sumar nuevas compañías, tras el fracaso de su fusión con Qantas hace algunos años y las restricciones que debido sortear en el caso de American Airlines. De concretarse esta oferta podría ser un aspecto interesante que pudiera contrarrestar la opción Star Alliance para la nueva LATAM.

Cualquiera sea la opción de LATAM en este punto, la decisión provocará un nuevo esquema frente al cual las alianzas que se pelean el mercado sudamericano deberán desplegar sus fichas para capturar a una de las regiones con el mayor crecimiento a nivel mundial en lo que ha transporte aéreo se refiere.

1 comentario:

del libertador dijo...

Independiente de todo lo que se ha dicho acerca de esta fusion, no he leido en ninguna parte el tema de las infraestructuras asociadas a la alianza.
En concreto, supongo que es prioritario el mejoramiento y expansion de GRU, o lisa y llanamente el desarrollo de un gran aeropuerto en Viracopos.

Una alianza de esta naturaleza, y por la importancia que tendra Sao Paulo como centro de conexiones, requiere unas infraestructuras de primer nivel, algo similar a las nuevas terminales 4 de Barajas, 5 de Heathrow, etc.

Saludos,