martes, 30 de agosto de 2011

El inusual apoyo de Girardi a la fusión de LAN-TAM

Por Ricardo J. Delpiano

En el día de ayer, el diario El Mercurio publicó en su sección de Economía y Negocios los dichos de Guido Girardi, en calidad de senador (PPD) y presidente de la Cámara Alta sobre su postura ante el proceso de fusión que enfrentan LAN y TAM, dos de las principales compañías aéreas de América Latina.

Con una postura contraria la existencia de los monopolios, Girardi indicó que no veía afectos negativos a la operación que ambas aerolíneas encabezan y que la alianza en sí “no es mala”. Según la opinión expresada por el parlamentario al matutino, la operación que está realizando LAN y TAM forma parte de un sistema aeronáutico de calidad de privado, basado en una política de alianzas globales y los cielos abiertos, donde es necesario establecer resguardos específicos en algunos aspectos que pudieran ser vulnerables.

A un año de haberse anunciado, la fusión de LAN y TAM también ha sido fruto de comentarios de parte de autoridades políticas de Chile. Foto: S.Blaise

En este sentido, la opinión de la Segunda Magistratura del país es concordante con la visión que la industria del transporte aéreo mundial posee y lleva promoviendo desde hace ya varios años, especialmente luego de la última década, donde la aviación y el sistema político internacional vivió un punto de inflexión con la irrupción de nuevas amenazadas, las cuales han creado en todo aspecto un mundo más vulnerable al cual es necesario hacer frente. Cabe señalar que éstos principios que también son en parte sustentados por la política que Chile posee en términos aeronáuticos fundamentados en la Ley de Aviación Comercial de 1979.

En ese sentido y tal como se ha señalado en distintas oportunidades, las alianzas han sido el principal mecanismo de cooperación a través del cual las aerolíneas buscan encontrar fórmulas que les permitan continuar expandiéndose y crecer. Sin embargo las sucesivas crisis y la presencia de las nuevas amenazas han obligado a la industria de la aviación buscar nuevas fórmulas que permitan a uno de sus principales actores (las aerolíneas) seguir creciendo pero con una estructura fortalecida. Las fusiones entre las aerolíneas han sido el resultado de ello, extendiéndose en los últimos cuatro años por todo el planeta, llegando a nuestra región en 2009 con la unión de Avianca-TACA y en 2010 a nuestro país, cuando LAN y TAM comunicaron su intensión de unirse.

Luego de un año de aquel trascendental anuncio, ambas compañías aéreas esperan el fallo del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) para seguir con el proceso, a pesar de que en Brasil la operación ya ha sido aprobada por dos de las tres instituciones involucradas. En Chile, si bien hay una cierta confianza que ésta se aprobará falta precisar cuál o cuáles serán las clausulas con las que se aprueba, especialmente tras los recursos interpuestos por PAL Airlines.

Las declaraciones de Guido Girardi en calidad de Presidente del Senado, representa por un lado un apoyo a las instituciones competentes del país que están revisando la operación y a los mecanismos convenidos por una de las partes para cuidar la competencia, proceso que debe ser acompañado de una fiscalización cuya competencia recaerá en la Fiscalía Nacional Económica.

Paralelamente, los dichos constituyen en cierta medida, un apoyo a la fusión dentro de un concepto natural que vive la industria aérea mundial, proceso que debe comprenderse sin prejuicios y con una visión de país enmarcada dentro de un “interés nacional”, dado el aporte que LAN realiza para Chile.

A pesar del apoyo indirecto a la fusión de LAN y TAM, las declaraciones del Presidente del Senado se pueden calificar de inusuales, por la intervención que una institución pública entrega sobre un proceso que llevan a cabo dos entidades privadas dentro de los mecanismos constitucionales establecidos. Asimismo lo anterior, entrega una plataforma para que parlamentarios puedan hacer comentarios en un proceso que hasta la fecha ha sido y es ajeno a ellos, abriéndose la puerta para una interpretación política innecesaria enmarcada dentro del actual escenario político que enfrenta el país.

En esa línea y en las mismas declaraciones publicadas por El Mercurio, el senador realiza un planteamiento sobre la necesidad de un cambio de “chasis institucional” que fiscalice no sólo a la aviación sino que a otros sectores del quehacer económico del país.

2 comentarios:

Martin dijo...

Me alegra que este senador, que lamentablemente hoy ostenta la segunda magistratura del país, pueda reconocer que esta fusión no afecta la situación de LAN en el mercado nacional en el sentido que no constituiría monopolio y por el contrario expresa que podría ser beneficioso. Sin embargo, como la concertación nos tiene acostumbrados en el ultimo tiempo, no seria raro que utilice el tema políticamente si ve que le puede traer beneficios políticos desde alguna perspectiva, por lo que prefiero no celebrar sus declaraciones sino hasta que se apruebe la fusión. Aun así no deja de sorprenderme que estas declaraciones tan favorables por la fusión vengan de una persona como Girardi.

Anónimo dijo...

Girardi y LAN tienen algo en común: su negro y tenebroso historial.