martes, 2 de agosto de 2011

Más frecuencias a Estados Unidos con American Airlines en medio de un competitivo escenario

Por Ricardo J. Delpiano
Verano es sinónimo de viajes y el escenario de los últimos meses los propician aún más. A pesar de que todavía faltan meses para que comience la temporada estival, algunas compañías aéreas ya comienzan a planificar su estrategia para satisfacer la demanda de la alta temporada. Tal es el caso de American Airlines, compañía que a través de su sitio web ya ha publicado los nuevos horarios a Chile, los cuales contemplan un incremento de capacidad y frecuencias. La compañía norteamericana que hoy día enfrenta un difícil momento ha lanzado un plan de expansión de rutas y servicios con los cuales busca mejorar su posición en el mercado aéreo.
Más frecuencias para el verano tendria American hacia Chile en medio de un complejo escenario inmediato. Foto: S.Blaise
En esa línea y para el caso chileno, a partir de la segunda quincena de noviembre la compañía incrementará a 10 sus frecuencias semanales en las rutas Miami-Santiago y Dallas Ft. Worth-Santiago, con lo cual las operaciones de la compañía se incrementarán a 20 vuelos por semana, en lugar de la decena de vuelos que American operaba los años anteriores. De acuerdo a los itinerarios publicados en el sistema de reserva, la ruta Miami-Santiago (AA957) se complementará con el vuelo AA225 los días lunes, jueves y sábado (saliendo desde Miami). Desde Dallas, American Airlines agregará los días miércoles, viernes y domingo un vuelo adicional (AA241) a su servicio diario (AA945) la capital.
Este ajuste responde a la distribución de flota que American -y muchas compañías norteamericanas- realizan tras reducir el número de frecuencias en las rutas del Atlántico Norte durante el invierno boreal, capacidad que es reubicada en mercados de alta demanda. Es así como además de Santiago, American incrementará también capacidad a Brasil, Argentina y República Dominicana, entre otros a través de un upgrade en los equipos o más vuelos.
Para el mercado chileno, la programación de American se diferencia de temporadas anteriores por dos factores. La primera es, que si bien se aumentan los vuelos, se mantiene el tipo de material de operación en ambas rutas (Boeing 767-300ER) en lugar del B777-200ER utilizado años anteriores para estos efectos, medida que le permitiría incrementar la capacidad de una manera gradual sin dar un salto que pueda significar una merma en los factores de ocupación. En segundo lugar se destaca que por primera vez se hace un incremento en el número de vuelos en la ruta hacia Dallas Ft. Worth, con lo cual se incrementará la conectividad a la zona de centro-oeste de los Estados Unidos.
American Airlines enfrenta esta temporada un escenario marcado por la mejor posición que sus rivales (Delta y United-Continental) están obteniendo en los últimos meses en contraposición con los resultados que la compañía está exhibiendo y que se han reflejado en los US$286 millones en pérdidas para el segundo trimestre 2011 frente a los US$11 millones de igual periodo 2010, es decir una caída de -2.500%.
La aerolínea inició hace algunos meses un plan de reestructuración, pero los mercados no tienen mucha confianza en sus resultados. De hecho el diario Wall Street Journal trabajó un artículo el cual tituló como “La transformación de American no levanta vuelo” (11/07/2011), por medio del cual explica que además de los factores externos que enfrenta la industria aérea (precio del petróleo principalmente), American tiene problemas internos como su alto costo laboral, manifestado por el conflicto sindical que se arrastra desde hace año, donde los gremios demandan recompensas por las concesiones realizadas años atrás para ayudar a la empresa a mantenerla a flote. En esa misma línea Standard & Poor's revisó la proyección de la deuda de la empresa llevándola a "negativa", citando el endeudamiento de la aerolínea, los gastos en combustible y un aumento más lento de las ganancias.
Por su parte American asegura que trabaja en un plan de largo plazo y para ello anunció la llegada de una nueva flota de corto-medio alcance con un gigantesco pedido a Airbus por A32Sneo y Boeing por más B737-800 con una nueva planta motriz, con los cuales planea reemplazar los antiguos MD80s y B757-200. A ello se suman nuevos servicios, la mayor incorporación de la tecnología para reducir costos y la posibilidad de venta de American Eagle para obtener recursos.
Hay quienes creen que la situación de American demandará una mayor cirugía para superar la compleja situación que arrastra prácticamente desde el 11 de septiembre 2001. Si bien otras aerolíneas norteamericanas también han estado complicadas en términos financieros y por la crisis del transporte, empresas como Delta Air Lines y United están saliendo más fortalecidas gracias a las ventajas derivadas de los respectivos procesos de fusión y no sería extraño que Delta pudiese responder a la estrategia de American aumentando también su capacidad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sigo pensando fuertemente que AA deberia operar en SCL con un 772 todo el anho en la ruta MIA-SCL. Si quieren mejorar su posicion en el mercado, deberia mejorar el servicio a bordo en Y. Los 763 de AA ya no dan mas sobre todo cuando se les compara con LAN. AA hace anhos era lo mejor de lo mejor hoy es sinonimo de mal servicio en Y (catering, IFE y el personal es "hit or miss") Me encantaria que AA volviera a ser o que era...

Rodrigo (Desde Dulles-IAD)