miércoles, 14 de diciembre de 2011

Problemas de suministro de combustible en el Aeropuerto de Santiago

Por Ricardo J. Delpiano

El aeropuerto de Santiago vive desde la noche del martes una situación de emergencia tras la interrupción del suministro de combustible Jet A-1, lo que ha afectado la normalidad de las operaciones aéreas que salen del aeropuerto Arturo Merino Benítez, especialmente durante la noche y primeras horas de la mañana.

De acuerdo a informaciones de distintos medios de prensa, la razón de corte radicaría en la escasez de combustible que estaría afectando a la Compañía de Petróleos de Chile (COPEC), que a juicios de la empresa se habrían generado por tres variables, según se informó a través del diario El Mercurio: el aumento de operaciones aéreas, el menor stock en las refinerías que abastecen a Chile y el stock contenido en las refinerías para este tipo de combustible lo que hace que exista una menor flexibilidad.
El corte en el suministro de combustible por parte de COPEC afectó la normalidad de algunas operaciones aéreas en el aeropuerto de Santiago durante las últimas horas. Foto: Ricardo J. Delpiano

El corte de suministro de combustible obligó a la cancelación, reprogramación de vuelos y a la adopción de medidas de contingencia que permitiesen asegurar –en la medida de lo posible- que los vuelos puedan salir con el combustible necesario para realizar la operación con total seguridad, lo que incluye contar con la cantidad de reserva reglamentaria.  Entre las aerolíneas más afectadas estuvieron LAN, American Airlines, PAL Airlines y TAM, además de las compañías cargueras como Atlas Air y Centurion Air Cargo, con las consecuencias que esto supone tanto para los pasajeros como para los envíos de carga programados.

Algunas compañías como LAN, han conseguido sacar algunos de sus vuelos con escalas técnicas en Iquique para repostar combustible, lo que ha permitido paliar la situación, la que ha ido evolucionando favorablemente. Independiente de ello, todas las empresas están informando oportunamente a los pasajeros sobre las alteraciones producto de esta situación o así como de la normalización de los servicios.

Con la mirada puesta en los proveedores, las empresas petroleras han debido salir al paso ante los cuestionamientos sobre la interrupción del servicio. Así ENAP indicó que ha cumplido con la entrega del carburante a todos sus clientes, descartando responsabilidad en los problemas que afectan al aeropuerto de Santiago. Por su parte, COPEC además de las razones mencionadas anteriormente informo que la situación podría extenderse durante los próximos días, llegando incluso hasta el periodo de Navidad, para lo cual está estudiando traer combustible vía terrestre o a través del mar.

Si bien el aeropuerto de Santiago es poco habituado a este tipo interrupciones, la situación vivida durante las últimas horas demuestra la importancia de contar con planes de contingencia que permitan enfrentar adecuadamente las emergencias y entregar soluciones en la forma más rápida posible, reduciendo así los efectos. Del mismo modo, cobra relevancia la importancia de asegurar la competencia entre los distintos proveedores permitiendo contar con alternativas ante las distintas contingencias.

1 comentario:

Maximus dijo...

Ricardo.


Trabajo en la industria y la situación es la siguiente: A diferencia de Petrobras y Enex, que compran todo su Jet A1 a Enap, Copec importa gran parte.

¿Qué pasó? A Copec le falló un barco y con eso se jodió todo. A su vez, el más perjudicado fue LAN que tiene contrato de suministro con Copec para gran parte de su consumo.

Todas las justificaciones que ha dado Copec son infantiles e inciertas. Los contratos son anuales y ninguno de los demás actores se ha quedado corto.

Saludos!