domingo, 6 de mayo de 2012

África como puente entre Sudamérica y Asia

Por Ricardo J. Delpiano

América Latina es una de las economías emergentes que cautivan mayor interés de parte de las líneas aéreas, tanto locales como de otros continentes. Estas últimos están incrementando cada vez más sus operaciones a la región abriendo enlaces que hasta hace algunos años eran difíciles de imaginar. Vuelos desde Dubái, Estambul, Doha, Beijing son sólo algunos ejemplos de los nuevos tiempos que vive la región en materia de conectividad global y que actualmente continúan modificando la composición del mercado aéreo generando nuevos desafíos para aquellas aerolíneas que tradicionalmente ejercían el rol de conectores globales.

Hasta de la entrada de Emirates a Brasil en 2007, prácticamente las únicas alternativas de llegar a Asia, Medio Oriente era principalmente a través de Europa o vía Norteamérica (sólo para el Lejano Oriente), aunque también existían otras opciones como la de Malaysia Airlines vía Sudáfrica (actualmente suspendida) y la ruta transpacífica a través de los vuelos de Aerolíneas Argentinas, LAN Airlines y Qantas, con número reducido de frecuencias en comparación a los vuelos que hoy se ofrecen.
La llegada de Emirates marcó una nueva era en conectividad entre Sudamérica y Asia. Foto: Carlos Valle

A cinco años de realizar el primer vuelo entre Dubái y Sao Paulo, hoy son ya dos las aerolíneas del Medio Oriente que llegan a Sudamérica y que incrementarán sus destinos en la región, mientras una tercera hará su ingreso a la región desde el próximo año. Más allá de ofrecer vuelos a sus respectivos HUB, el rol de Emirates y Qatar Airways y de otras compañías es apuntar a un tráfico de conexiones global, ofreciendo una alternativa directa a un mayor número de destinos que pocas compañías europeas pueden ofrecer.

Ahora a la oferta de las aerolíneas del Medio Oriente comienza a aparecer una nueva alternativa: las compañías africanas, las cuales comenzarán también a desembarcar en la región en un futuro cercano. Se trataría de Ethiopian Airlines, compañía que según CAPA, envío un mensaje a sus pasajeros frecuentes indicando la posibilidad de abrir vuelos a Sao Paulo, aunque sin mencionar detalles de la operación. Según la publicación, la posible llegada de Ethiopian Airlines está estrechamente relacionada con la incorporación de los nuevos Boeing 777-300ER y B787s, los cuales permitirán a la aerolínea etíope lanzar nuevas rutas sin escalas desde Addis Abeba y redestinar algunos B777-200LR a otras nuevas de ultra larga distancia como la nueva frecuencia a Toronto o el futuro vuelo a Sao Paulo.

El objetivo de Ethiopian es ser el puente entre Sudamérica y Asia, atendiendo principalmente el mercado chino y del sudeste asiático, regiones que actualmente cubre con vuelos hacia Bangkok, Guangzhou, Hong Kong y Beijing, aunque su oferta incluiría también importantes ciudades en Medio Oriente como El Cairo, Beirut, Jeddah, Dubái, además de una extensa red de destinos en África, ampliando significamente la oferta.

Actualmente, sólo South African Airways, TACV y TAAG Angola Airlines son las tres únicas aerolíneas africanas que vuelan a Sudamérica, operando a Argentina y Brasil. South African Airways es la que posee una mayor participación y la que más mueve pasajeros entre ambos continentes con frecuencias desde Johannesburgo a Sao Paulo y Buenos Aires, con conexiones hacia el resto de África del Sur y Sudeste Asiático. TACV y TAAG, operan sólo en Brasil y sus operaciones están asociadas a vuelos punto a punto o a un tráfico étnico.

Ethiopian disputará una cuota importante del mercado que actualmente poseen los actuales operadores africanos pero también podría generar algún tipo de cambios en el resto de las aerolíneas que hoy operan. Entre las que podrían más estar afectadas son South African Airways y TAAG, cuyas redes de rutas son limitadas en comparación a la que ofrece la etíope tanto en África como Asia. Sin embargo en el caso de South African, la competencia podría traducirse en un trabajo conjunto considerando que ambas compañías pertenecen a Star Alliance, el cual podría incrementarse aún más de llegarse a implementar una posible alianza panafricana entre Ethiopian, South African y Egyptair, posibilidad que se mencionó hace algún tiempo atrás.
Ethiopian Airlines comenzaría a operar en un futuro cercano a Sao Paulo. Foto: Wikipedia
  
La entrada de la compañía de Addis Abeba también permitirá un reforzamiento de las aerolíneas de Star Alliance –y de la misma alianza- en el cono sur americano, especialmente si se considera una potencial partida de TAM, una vez que finalice el proceso de fusión con LAN. Si se confirma ese escenario, la alianza de la estrella se quedaría sin una aerolínea alimentadora para el resto de sus vuelos, obligando a sus miembros a incrementar operaciones tanto en Brasil o extenderlos hacia terceros países.

En esa misma línea, SkyTeam tampoco se quedaría atrás, ya que junto con la entrada de Ethiopian se está barajando el ingreso de Kenya Airways a Sudamérica hacia 2017 vuelos que realizaría con parte de los B787s que tiene encargados. Kenya Airways tendría un rol similar a la de su vecina y podría crear una alternativa interesante reforzando la posición de esta alianza en un mercado ampliamente dominado por Star Alliance.

Actualmente, SkyTeam no posee un HUB en Sudamérica, rol que asumirá Buenos Aires desde finales de año con el ingreso de Aerolíneas Argentinas a la alianza, lo que abriría nuevas alternativas. Sin embargo, el incremento de la participación de Delta Air Lines en GOL y los acuerdos firmados entre la low cost brasilera y Aerolíneas Argentinas, podría influir en su posible ingreso a la alianza global. Si bien GOL ha mantenido un camino propio, la presencia de LATAM Airlines la obligará a buscar mecanismos que le permitan no ceder cuota de mercado, pudiendo recurrir a una mayor asociación.

Por el momento, las aerolíneas de Oneworld quedarían un tanto relegadas en el puente africano hacia Asia, al no tener un socio en ese continente y sin servicios por parte de sus actuales miembros. Esta situación podría revertirse de dos maneras. La primera que TAM –bajo la estructura de LATAM y dentro un escenario bajo esta alianza- reactive su proyecto de abrir vuelos a Sudáfrica o bien a través de una reanudación de vuelos a Sudamérica por parte Malaysia Airlines –futuro miembro Oneworld-, ya sea recuperando la ruta que antes operaba o bien, abriendo vuelos al HUB que la alianza posee en Santiago. Aún así, sin una aerolínea africana dentro de sus filas, esta alianza quedaría disminuida frente a las otras dos.

Finalmente, otro operador que también podría ingresar a Sudamérica es la nigeriana Arik Air, compañía que había mostrado interés en una posible ruta a Brasil con sus A340-500s, pero que hasta la fecha no concreta, debido a su escasa red lo que limitando la viabilidad de la ruta más allá de una oferta punto a punto entre Brasil y Nigeria.

Actualmente aerolíneas como Arik Air, Egyptair, Ethiopian Airlines, Kenya Airways, South African Airways pueden ser consideradas como una nueva generación de compañías africanas, no tanto por el tiempo que llevan operado – la mayoría son aerolíneas de larga tradición-, sino por la forma como se están posicionando en el mercado aéreo global. La ubicación de África a medio camino entre Sudamérica y Asia, puede ser el mecanismo mediante el cual pueden conseguir y creando intereses alternativas de conectividad. En ese camino, la nueva generación de aviones de ultra larga distancia son una herramienta más que necesaria.
South African Airways es la principal aerolínea africana en Sudamérica. Sin embargo su rol podría verse modificado con el ingreso de nueva competencia. Foto: Alejandro Ruiz

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pienso que Malaysian debería seguir el ejemplo de Qantas y abrir una ruta a Santiago, aprovechando su codición de hub de Oneworld. A diferencia de Buenos Aires, SCL le otorga mayor competitividad a la ruta por ser un centro de conexiones OW a todo Sudamérica.

Saludos,

Sergio

Ricardo J. Delpiano dijo...

Desde el punto de vista de Oneworld dicha opción podría ser interesante, pero lo que le juega en contra a Malaysia es la distancia y la imposibilidad de ofrecer vuelos sin escalas.

Saludos,

Anónimo dijo...

En mi opinión la ubicación de Chile no contribuye a ser un hub entre Africa-América Latina a diferencia de Brasil o Argentina. En el caso de que LATAM se mantenga en Oneworld sería más factible que TAM volara a Johanesburgo y aprovechará feed a Asia con Cathay por ejemplo. Para nuestro país el potencial mayor es Oceanía, por lo mismo en la medida que aumentamos el flujo premium con Qantas acercamos la posibilidad de que otros competidores ingresen como ANZ, pienso que el potencial competitivo futuro es ser una "especie de KLAX" en el Cono Sur con varias líneas de Oceanía operando en Santiago (ANZ, QF, Air Tahiti, etc). Hay que considerar que si se suma Air Tahiti Nui a OW aumentamos cobertura y justamente tenemos ventaja competitiva con Hong Kong por las distancias via Auckland (codeshare CX-LAN).
Espero que en el futuro próximo tengamos a Emirates o SAA en Chile por las conexiones eficientes que ofrecen a India, pero antes de eso es perentorio mejorar la conectividad con Londres para aumentar la oferta para los pax en transito provenientes de Auckland.