lunes, 21 de mayo de 2012

El interés por TAP y el control de las rutas entre Europa y Sudamérica

Por Ricardo J. Delpiano

Más que su tamaño, es la posición estratégica que posee TAP Air Portugal lo que ha despertado el interés de los distintos grupos aeronáuticos por adquirir la compañía portuguesa tras el anuncio de su privatización.

Con un rol similar a Iberia, TAP es líder en las rutas entre Europa y el Atlántico Sur especialmente en los tráficos hacia Brasil, por lo que la empresa o grupo que adquiera la compañía accederá a una cuota significativa en los tráficos, quedando en mejor posición para enfrentar a los actuales -y nuevos competidores- presentes en dichos tramos, así como también para acomodarse de acuerdo a los cambios que está experimentando el mercado aéreo global. 
 La privatización de TAP sigue despertando el interés de grandes grupos aeronáuticos por el valor estratégico que posee esta compañía. Foto: Alejandro Ruiz

Tras el retiro de una posible oferta de Qatar Airways, el consorcio británico-hispano IAG (British Airways-Iberia) se ha convertido en uno de los posibles compradores de TAP. Su adquisición le daría una supremacía considerable en las rutas desde Europa hacia Sudamérica, la que complementaría con la red que actualmente ofrece Iberia desde Madrid y British Airways desde Londres. Esta posición se haría extensiva al plano de las alianzas globales, con Oneworld a la cabeza en dichos segmentos, seguida de Star Alliance y en menor medida SkyTeam.

Sin embargo, durante la presentación de los resultados para el primer trimestre 2012, el CEO de IAG Willie Walsh, se mostró menos entusiasta de una posible adquisición de TAP, especialmente si la futura LATAM Airlines elige la alianza Oneworld, según se indica a través de CAPA. Esto permitiría suponer en este caso un incremento en la cooperación entre ambos grupos, siendo la fusión LAN-TAM la encargada de ampliar la conectividad entre Sudamérica y Europa,  una vez que se vayan implementando las sinergias operaciones entre ambas compañías.

Este “menor entusiasmo”, se pueden asociar también a los desafíos que British Airways-Iberia tendrán que enfrentar los próximos meses, especialmente cuando Citi divulgó un estudio que indicaría que IAG podría perder alrededor de 60 millones de euros este año, asociados a las adquisiciones realizadas y a los costos de reestructuración. Pese a las cifras, las pérdidas serían transitorias la que se espera un ascenso gradual de los beneficios que podrían llegar a los 800 millones de euros para 2014.  Lo anterior podría indicar que la fusión británico-hispana retrase futuras compras y concentre sus esfuerzos en hacer de Londres-Heathrow el gran HUB de Oneworld.

La situación anterior podría entregar puntos a favor de Lufthansa, la cual también ha emergido como posible comprador de TAP. Según Christoph  Franz, consejero delegado de la aerolínea alemana, indicó que se va a estudiar la adquisición de TAP durante este año, oferta que de materializarse competirá directamente con IAG previándose una fuerte pugna entre dos de los tres mayores consorcios aéreos europeos.

Para Lufthansa, la aerolínea portuguesa representa también “una puerta de entrada a Sudamérica”, especialmente cuando esta compañía ha visto disminuida su participación en la región, primero a través de la expansión que Air France-KLM realizó y luego tras la fusión de British Airways e Iberia. Sin embargo, junto con recuperar parte del mercado, una adquisición de TAP le permitiría contribuir a reforzar la posición de Star Alliance en ese mercado, especialmente si TAM llega a abandonar esta alianza.

Al igual que Oneworld, Star Alliance se ha visto afectada con la delicada situación de algunas aerolíneas y de los reordenamientos que se están dando en el contexto internacional. En los últimos meses, Star Alliance ha tenido que enfrentar distintos acontecimientos  desfavorables para su expansión. Primero fue la decisión de Air India de no ingresar a la alianza, lo que la dejó sin acceso al subcontinente indio y un puente entre Sudeste asiático y Europa. Luego vino la quiebra de Spanair, lo que dejó en tierra los planes de reforzar la conexión con Sudamérica desde Barcelona. Ahora ha visto la salida de BMI, tras la venta que recientemente realizó Lufthansa a IAG.

Con una posible partida de TAM, Star Alliance no está dispuesta en perder más miembros y menos uno estratégico como TAP, la cual quedaría como su principal brazo para el segmento Europa-Sudamérica, independiente de la oferta que miembros como Air China, Lufthansa, Turkish Airlines ofrecen, más el futuro ingreso de AviancaTACA que a pesar de su retraso en su ingresó será el nuevo miembro latinoamericano de esta alianza.

Mientras tanto, TAP ha mejorado su situación reportando una ganancia de 3,1 millones de euros para 2011, a pesar del aumento en los costos principalmente asociado al incremento del precio del petróleo, que elevó el gasto de la compañía en este ítem en 37% más que 2010. Junto a los beneficios, TAP ha elevado el número de pasajeros transportados con 9,8 millones de viajeros, un 7,3% más que en 2010. Además de Qatar Airways, IAG y Lufthansa, otros nombres que se han mencionado como posibles comprados son LATAM Airlines y AviancaTACA, aunque ninguno ha mostrado intenciones concretas de hacerse cargo de la compañía por los respectivos procesos en que se encuentran.

No hay comentarios.: