miércoles, 27 de junio de 2012

Resueltas irregularidades en la construcción del futuro aeródromo de Castro

Por Ricardo J. Delpiano

En su recta final se encuentra el futuro aeródromo de Castro, el cual debiese ser inaugurado durante el segundo semestre de este año, permitiendo a la Isla Grande de Chiloé contar con las herramientas para el establecimiento de servicios aéreos comerciales entre la isla y el resto del país. 
  Así lucían las obras del futuro aeródromo de Chiloé en 2011. Foto:Skycraperscity

Sin embargo, en el último tiempo las obras no han estado ajenas a la polémica cuando el 27 de enero pasado la Contraloría informó de una serie de irregularidades en la construcción del complejo. Según determinó la institución se detectaron irregularidades administrativas con contratistas que no figuraban en la lista de empresas inscritas del Ministerio de Obras Públicas y  pagos de dinero a contratistas por obras que no habían sido ejecutadas al momento de la emisión. Además se notificaron irregularidades técnicas como tejas desprendidas en la torre de control y en el terminal de pasajeros, presencia de humedad en los muros, acumulación de agua en cámaras eléctricas del exterior y filtraciones de agua hacia el interior del terminal.

Según informa Radio Bío-Bio esta semana, el Ministerio de Obras Públicas aseguró a través de su SEREMI en la Región de Los Lagos, que todas estas irregularidades han sido resueltas, confirmando además que el próximo 30 de junio la empresa Consorcio Aeródromo de Chiloé solicitará la recepción de las obras del aeródromo.

De acuerdo a ese medio, las inversiones realizadas fueron de 15 mil millones de pesos, 9 mil millones más barata que el presupuesto oficial. El nuevo aeródromo contará con una pista de 1.810 metros de largo, la cual estará unida a la plataforma de estacionamiento por dos calles de rodaje, situadas en el último tercio de la pista. El terminal de pasajeros albergará dependencias de la Dirección de Aeronáutica, áreas de servicio para los viajeros, oficinas de empresas aéreas y salas de embarque y arribo para los pasajeros.

El año pasado, se informó que la infraestructura del aeródromo debiera poder atender adecuadamente un flujo de turistas de alrededor de 300 mil personas por año, el cual podría incrementarse dependiendo de cuál de todos las aerolíneas establezcan operaciones y en qué forma. Considerando que en el último tiempo las líneas aéreas chilenas se han destacado por incentivar la demanda de pasajeros con atractivas estrategias comerciales a través del factor precio, es posible que el flujo de viajeros pueda ser mayor.

No hay comentarios.: