jueves, 16 de agosto de 2012

Aerocardal cumple un año volando a Vallenar

Por Ricardo J. Delpiano

Con un agradecimiento a toda la comunidad aeronáutica, Aerocardal celebró un año de sus operaciones regionales entre Santiago-Vallenar, ruta con la cual buscan innovar en el país, intentando instaurar un concepto de aviación regional.

La compañía, que en la actualidad es el más antiguo y más grande FBO (Fixed Based Operations), comenzó sus vuelos hacia el valle del Huasco el 16 de agosto de 2011 con dos frecuencias semanales los días lunes y viernes. Al poco tiempo después, la aerolínea amplió sus operaciones incorporando una frecuencia adicional los días miércoles, en respuesta a la demanda de sus clientes, quienes necesitaban contar con una frecuencia a mediados con objetivo de ofrecer mayor flexibilidad en el traslado de los pasajeros. 
 Dornier Do328 de Aerocardal en el aeródromo de Vallenar. La compañía vuela tres veces por semana sin escalas desde Santiago. Foto: Ricardo J. Delpiano

La ruta Santiago-Vallenar-Santiago se realiza en uno de los dos aviones Dornier Do328 con capacidad para 31 pasajeros. Estos aviones comenzaron a ser adquiridos con el propósito de modernizar la flota de la compañía, complementar las operaciones corporativas y vuelos chárter, además de implementar servicios regulares.

Como todas las operaciones de Aerocardal, las salidas se realizan desde el terminal privado que dispone la aerolínea en el sector norte del aeropuerto Arturo Merino Benítez. En sus instalaciones ofrece todos los servicios que se pueden encontrar en cualquier terminal de pasajeros pero con un ambiente de mayor privacidad. Así por ejemplo los pasajeros realizan un check- in en mostradores exclusivos para luego pasar a una cómoda sala de espera antes de abordar el vuelo. El terminal dispone de una zona de revisión de equipaje propia –proceso realizado por el personal de la Dirección General de Aeronáutica Civil-, además de tener habilitado casetas de migración.

En ambos tramos, la aerolínea ofrece un personalizado servicio abordo consistente en un snack/desayuno, además de diarios y revistas gratuito. Este es realizado por tripulantes de cabina, empleo que la compañía comenzó a implementar precisamente el año pasado con la llegada de las nuevas aeronaves.

Hasta la fecha, se han realizado 119 operaciones con un indicador de puntualidad de 98,5% y una fiabilidad del 100% en los despachos.El factor de ocupación de los vuelos está situado en un 68%.

Aerocardal orienta su ruta Santiago-Vallenar-Santiago en el viajero Premium aprovechando su amplia experiencia en la aviación corporativa, uno de los principales rubros que maneja la compañía. Para el emprendimiento que significa esta ruta, la compañía fundamenta sus operaciones en la presencia de grandes corporaciones basadas en Vallenar y todo el valle del Huasco, cuyos pasajeros demandan la necesidad de viajes hacia la capital en forma rápida y lo más directa posible. Hasta antes de la implementación de estos vuelos, cualquier ejecutivo o pasajero que buscaba llegar hasta Vallenar debía viajar por avión hasta Copiapó para luego trasladarse casi dos horas por tierra hasta su destino final o bien, hacer el tramo por tierra desde Santiago.

Por el momento, la ruta a Vallenar es considerada como el primer paso para evaluar la implementación de servicios regulares similares a otras localidades del país que no cuentan con enlaces aéreos regulares. De resultar viables en el largo plazo, la iniciativa de Aerocardal podría ser considerada como un resurgimiento tentativo de una aviación regional en el país, algo que no se aprecia desde la desaparición de la aerolínea A.L.T.A. en la década de 1990. El éxito de estos servicios dependerá de la cantidad de pasajeros dispuestos a pagar por este tipo de servicios y la capacidad que tengan estas compañías para disputar ese segmento a las líneas aéreas tradicionales.

No hay comentarios.: