viernes, 28 de septiembre de 2012

Así es el nuevo Boeing 787 Dreamliner de LAN

Por Ricardo J. Delpiano 
Primer B787-8 de LAN. Foto: LAN Airlines
Gracias a LAN Airlines, ayer tuve la oportunidad de conocer y volar en el primer Boeing 787-8 Dreamliner de la compañía, el más moderno avión de pasajeros actualmente en servicio y que LAN es el cuarto operador a nivel mundial, el primero en América y el primero de Occidente. Un logro que muestra el liderazgo y la capacidad de la compañía para situarse entre las más importantes a nivel global.
En los diez próximos años, LAN avanzará en la homogenización de su flota de largo alcance con la incorporación de 22 B787-8 y 10 B787-9. Estos aviones irán reemplazando progresivamente a las flotas B767-300ERs y A340-300s respectivamente, permitiendo a la compañía optimizar significativamente las operaciones, gracias al menor consumo de combustible y a la mayor cantidad de asientos.
A continuación, se presentan las principales impresiones del B787-8, el cual comenzará realizar vuelos regulares entre Santiago-Buenos Aires (Ezeiza) a partir del 1° de octubre.
La cabina
Foto: Ricardo J. Delpiano
Los primeros cambios comienzan desde que uno aborda el avión. A diferencia de las aeronaves anteriormente construidas, el ingreso al Dreamliner está pensado para realizarlo por la segunda puerta delantera. Allí un amplio espacio que imita a una sala de espera, nos da la bienvenida. Junto con los nuevos asientos de Premium Business, da la sensación como si entráramos a la sala de una casa.
Los cielos curvos y la luminosidad interior permiten visualizar un amplio espacio interior, todo acompañado con una combinación de colores azul-lina-blanco-rojizo nos ambientan dentro del nuevo concepto de viaje que LAN busca desarrollar en este avión.

La cabina de pasajeros en los B787-8s está dividida en dos clases: 30 asientos en Premium Business y 217 en clase Turista. En la versión B787-9s, la configuración será para 292 pasajeros distribuidos en 36 en Premium Business y 256 en Turista.

Cabina Premium Business en el B787. Foto: Ricardo J. Delpiano
En Premium Business los asientos están distribuidos en pares de a dos (2-2-2). LAN ha introducido cambios en las butacas, cuya principal característica son las nuevas tonalidades que el asiento incorpora y una mayor sensación de espacio, a pesar que disponen una geometría similar a los antiguos asientos. Como ya es tradicional en un producto Business, los asientos son full flat (asiento-cama 100% horizontal). Los nuevos asientos traen un ottoman (reposa pies) que también sirve como banquillo que puede permitir que dos pasajeros entablen una conversación frente a frente, un sistema de memoria que graba la posición del asiento que el usuario elija, además de masaje lumbar. El asiento está pensado para mejorar significativamente el descanso a bordo.

Clase Economy. Foto: Ricardo J. Delpiano
En clase Turista, los nuevos asientos ergonómicos reclinables, cuentan con un reposa-cabeza con 4 ajustes que facilitarán el descanso de los pasajeros que vuelen en esa clase. La configuración seleccionada por LAN es 3-3-3, la preferida por la mayoría de las compañías en aviones similares (B777s y B787s) y que ha resultado ser “la ideal” para vuelos de larga distancia. 

El sistema de entretenimiento 

Es uno de los aspectos que más destaca en el Dreamliner de LAN, así como en los últimos B767-300ERs incorporados que ya disponen estos interiores.

Sistema touch screen para el IFE. Foto: Ricardo J. Delpiano
Todo el entretenimiento y la funcionalidad del asiento se realizan desde una pantalla 100% (de 9 pulgadas para cabina Economy y 15,4 pulgadas para Premium Business) que se activa desde que uno se ubica en su asiento con sólo tocarla. Allí se activan los puertos de conexión para auriculares, tablets, USB, celulares, cámaras digitales, etc. También se controla la luz personal, el timbre para llamar a los tripulantes, etc. Al costado superior derecha un pequeño reloj nos indica en todo momento cuanto falta para llegar a destino, con la posibilidad de visualizar el mapa de vuelo sin tener que salir de la pantalla principal, es decir un pasajero podrá continuar viendo su película o seguir jugando mientras consulta el estado del vuelo.

El sistema de entretenimiento está disponible casi en todo momento. Sólo se apaga 10 minutos antes el aterrizaje. Incluye una gran variedad de juegos, películas, guía de destinos, gastronomía, otras aplicaciones, todo a través de una interacción mucho más rápida que en los otros equipos. Si las pantallas está inactivas, se oscurecen con una especie de protector de pantalla de un computador.

Ambiente en cabina 

Sistema Mood Lighting. Foto: Ricardo J. Delpiano
Uno de las innovaciones introducidas en el B787 es su mejor ambiente en cabina. Basados en los interiores del B777, el Dreamliner incorpora un nuevo diseño interior, más vanguardista y armonioso, que incrementa aún más la sensación de espacio interior.

El sistema mood lighting permite crear distintas sensaciones de tiempo y adecuar la luminosidad de la cabina en función de la hora y del vuelo. Esto permite crear una atmósfera interior favorable para el descanso y disminuir el jetlag en los vuelos de larga distancia.
Ventanas electrocrómicas, permite que el pasajero adecúe el ingreso de luz a su gusto, eliminando las tradicionales cortinas. Así un pasajero que no desea recibir luminosidad puede oscurecer la ventana pero seguir mirando hacia el exterior. Su tamaño es un 40% mayor que las de los aviones anteriormente construidos, lo que mejora significativamente la visibilidad. El funcionamiento de las ventanas electrocrómicas no está disponible durante la fase de taxeo, despegue y aterrizaje, lo que favorece la seguridad en caso de una emergencia en esta fase.
Espacio y comodidad  al guardar el equipaje. Foto: Ricardo J. Delpiano
Los compartimientos superiores cuentan con un 30% más de espacio para el equipaje de mano. Al abrirlo el cajón baja sólo suavemente y un espejo en la parte central nos permite visualizar mejor donde están nuestras cosas.
La aerodinámica del Boeing 787 incorpora tecnología que permite reducir la sensación para el pasajero en zonas de turbulencia. Además, la presurización de su cabina a una menor altitud (6.000 pies en vez de 8.000), tendría como resultado la reducción de dolores de cabeza u otros síntomas que puede experimentar un pasajero al volar. Precisamente al despegar, la sensación de ascenso es significativamente menor y hace que el pasajero no perciba el cambio en la altura. Lo mismo sucede en los virajes.

Mejor sistema de ventilación. Foto: Ricardo J. Delpiano
La cabina incorpora nuevas técnicas de humidificación de aire, disminuyendo considerablemente la fatiga y sequedad, asociadas a los viajes largos. Más salidas de aire, hace que verdaderamente su circulación sea mucho mejor y que ésta sea apreciada por los pasajeros.
El ruido es otra de las mejoras. La reducción es significativa comparado a los otros aviones, siendo las zonas más silenciosas la primera sección de la cabina Premium Business y la sección trasera de clase Turista.  En tierra, durante el taxeo el ruido también es menor. 

Beneficios para la tripulación
Los pasajeros no son los únicos beneficiados con las mejoras del Dreamliner. Pilotos y tripulantes de cabina también cuentan con mejoras que permiten desempeñar mejor su trabajo.

Los pilotos poseen una cabina amplia y luminosa, totalmente electrónica, con una simplificación de todos los sistemas. Tras el primer galley y sobre los primeros asientos de Premium Business, disponen de un crew rest de fácil acceso con dos camas y un asiento, con intercomunicadores, sistemas de oxígeno y doble salida de emergencia: una la puerta de acceso y otra una escotilla debajo de una de las camas que comunica a la cabina de pasajeros.

Crew Rest para pilotos en el B787. Foto: Ricardo J. Delpiano
Los tripulantes, por su parte, poseen galleys más grandes y espaciosos, con un control de temperatura que permite superar los cambios generados por el sistema de enfriamiento de las comidas. Además se benefician del sistema mood lighting el cual entrega una luminosidad adecuada para cada fase del vuelo.

El sistema de puertas también es novedoso y simplificado comparado con otros aviones. Una mica protege la palanca que arma la puerta, así como una luz en forma de candado bajo en la ventanilla de esta muestra el estado en que se encuentra.  Para su descanso, los tripulantes disponen de dos los últimos asientos del lado derecho de la cabina de pasajeros, los cuales se bloquean y se separan del resto con una cortina.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada vez que veo noticias o artículos del 787, más ganas me dan de volar en este avión. Ojalá que pueda hacerlo dentro de poco.

MiguelKna dijo...

Interesante el reporte de difusión. Me llamó la atención la alta densidad de clase Y. El 787 es más ancho que el A 340?, ya que tiene una columna más de asientos 9 columnas el 787 y 8 columnas el 340.

Ricardo J. Delpiano dijo...

El fuselaje del B787 es 5,49 mts y el del A340 5,64 mts. Pero independiente de los pocos centimetros de diferencia la densidad de la cabina no se siente con esa configuración. Queda pendiente ver como se consigue eso, ya sea con asientos ligeramente más angostos o reduciendo el ancho de los pasillos.

Saludos,

Anónimo dijo...

El problema son los asientos como siempre me da pena los que tenga que viajar larga distancia.

Mario Morales dijo...

Distinguido;

Te felicito por tu paciencia, entrega, investigación permanente y latos aportes que realizas.

Pero te quiero consultar lo siguiente; existe alguna forma por medio de la matrícula de la aeronave de conocer las veces que ha efectuado mantenimiento, cuales han sido las fallas más recurrentes, por pequeñas que sean tales como atrasos, reportes de fallas momentáneas u otro indicio que indique que la aeronave no está en óptimas condiciones.
Lo pregunto dado que hace dos dias viajé desde ANF a SCL en un vuelo LAN y la verdad es que no sé si debido al avión o al piloto, el vuelo fue demasiado incómodo, despegue suave, pero vuelo con muchos baches y sacudidas, aterrizaje en SCL medio ladeado tipo caballo corralero.
Si te es factible responde al correo: mario.moralesm@gmail.com

Atte

Mario Morales

Ricardo J. Delpiano dijo...

Estimado Mario:

Muchas gracias por tus comentarios y apreciaciones. Te respondo directamente a tu correo.

Saludos cordiales,

Anónimo dijo...

A Ricardo J Delpiano:

una pequeña correccion, el ancho de la cabina de pasajeros del A340 es de 5,28 metros, 5,64 es el ancho total del fuselaje. El 787 si es más ancho que el A340 pero no por mucho su ancho de fuselaje total es 5,75 y el de la cabina es de 5,49 metros.

saludos