miércoles, 9 de enero de 2013

Nuevo revés para el Boeing 787 Dreamliner

Por Ricardo J. Delpiano  

Pese a que el incidente no pasó a mayores, el incendio de un Boeing 787-8 de JAL Japan Airlines el pasado lunes en el aeropuerto de Logan de Boston marcó un nuevo revés para el producto estrella del fabricante estadounidense, el cual pese al retraso del programa mantiene todavía puntos pendientes que deben ser corregidos.

En esta oportunidad, fue una explosión de una batería de litio de la Unidad de Potencia Auxiliar (APU) seguido de un segundo incendio en el compartimiento trasero del avión. Las primeras informaciones de la Oficina Nacional de Seguridad en el Transporte de los Estados Unidos (NTSB por sus siglas en inglés) establecieron que la batería del APU tuvo un “incendio grave” y "un daño término, así como a la cremallera circulante de la batería dentro de 20 pulgadas en el compartimiento electrónico trasero de la aeronave”.
 El incendio de un B787 en el aeropuerto de Boston, marco un nuevo revés para el programa Dreamliner. Foto: Kentaro Iemoto / Flickr

Las baterías de litio son utilizadas en aviones como el Airbus A380 y el B787 Dreamliner. En el primero sólo se ocupan para administrar energía al sistema de iluminación en caso de emergencia, mientras que en el Dreamliner se ocupan para el suministro de potencia del APU, potencia principal, sistema eléctrico de control de incendios, iluminación de emergencia, entre otros sistemas.

Según publica Flightglobal, las baterías de litio han generado preocupaciones en la industria de la aviación general. En 2007, la Administración Federal de Aviación (FAA) señaló que el exceso de carga de dichas baterías podría provocar explosiones o incendios secundarios, pero Boeing habría convencido a la FAA que era seguro de operar con esos componentes en los aviones modernos.

Por el momento el fabricante norteamericano ha comprometido su cooperación para con las autoridades de aviación de los Estados Unidos y Japón en la investigación de este incidente, aunque ha advertido que es prematuro discutir las causas ya que todavía está en curso la investigación. Boeing indicó que el incidente no guarda relación con los otros que ha registrado el Dreamliner en el último tiempo.

JAL por su parte ha decidido mantener los servicios a Boston, así como las otras operaciones con el B787-8, mientras coopera con la investigación del incendio que dejó en tierra a uno de sus aviones. La aerolínea japonesa señaló además que ha sometido a inspecciones a adicionales a otros seis Dreamliners de su flota.

En las últimas semanas, United, Qatar Airways y LAN han registrado inconvenientes con sus B787s. El 4 de diciembre una falla eléctrica de los generadores del B787 N26902 de United que operaba un vuelo entre Newark y Houston-Intercontinental obligó a un aterrizaje de emergencia en Nueva Orleans.

Al día de siguiente de ese incidente, la FAA emitió una orden de inspecciones obligatorias para 35 de los 39 Boeing 787-8 que se encontraban en servicio hasta ese día, luego de que la autoridad recibiera una serie de reportes de filtraciones de combustible por “conexiones no seguras” como consecuencia de un error en la construcción.

Akbar Al Baker, CEO de Qatar Airways, hizo pública la frustración de la compañía por los problemas del B787. La aerolínea de Doha ha registrado problemas eléctricos y situaciones similares que afectaron al N26902 de United. “Ellos (Boeing) deben actuar muy rápido en conjunto porque no vamos a aceptar más defectos en nuestros aviones, por los cuales hemos esperado demasiado tiempo”, señaló a Flightglobal (13/12/12). El último incidente ocurrió en el vuelo de entrega de su tercer Dreamliner que lo obligó a dejarlo en tierra varios días en las instalaciones de Doha. La aerolínea qatarí también ha sufrido inconvenientes con estos aviones en lo referente a la instalación de su sistema de entretenimiento a bordo.

Por su parte, Flightglobal también ha indicado que LAN ha señalado que los tres B787 que opera tienen una tasa de fiabilidad más baja que los otros aviones de la flota, especialmente por problemas eléctricos y sistemas de enfriamiento. La semana pasada uno de sus aviones (CC-BBC) sufrió inconvenientes en sus generadores dejando el avión en aeropuerto de Los Ángeles.
  United, Qatar Airways y LAN han registrado problemas técnicos con sus  B787s. Foto: United

Como consecuencia de los problemas registrados, la Autoridad de Aviación Civil de la República Popular China (CAAC) ha demorado la certificación del B787 en ese país por razones de seguridad y los problemas con las entregas. A la fecha existen tres B787-8 de China Southern y Hainan Airlines a la espera de su certificación en las instalaciones de Everett, lo que ha demorado su entrega hasta el mes de marzo.

China Southern espera ser la primera aerolínea en operar el Dreamliner en ese país, para atender rutas a Europa y los Estados Unidos. Hainan Airlines por su parte ha expresado su preocupación por los retrasos, incluso su CEO Cheng Feng ha indicado la intención de cambiar la orden de Dreamliners por los B747-8 Intercontinental. Otras aerolíneas que operarán el B787 en China son Air China y Xiamen Airlines. Anteriormente, China Eastern canceló su pedido por 24 Dreamliner reemplazándolo por 45 B737NG, el cual fue complementado en 2012 por una orden por 20 B777-300ER.

Hasta el día de hoy, existen en servicio 46 B787-8 operando en ANA, JAL, Ethiopian Airlines, LAN, Air India, United, Qatar Airways y LOT. Otros tres están en preparación final para su entrega, mientras que seis están en la etapa previa a sus vuelos de prueba. Este año se planea entregar cerca de 76 Dreamliner, incluyendo los primeros para Aeroméxico, British Airways, China Southern, Hainan Airlines, Norwegian, Royal Brunei, Qantas, Thomson Airways (TUI). Además se tiene previsto avanzar con la construcción del modelo B787-9.

Los inconvenientes registrados se deben entender como parte de los costos derivados de la introducción de toda una nueva tecnología en la fabricación de aviones, tal como ha ocurrido en oportunidades similares con otros modelos que han marcado vanguardia en la historia aeronáutica. Sin embargo, los sentimientos de preocupación mostradas por los operadores del B787 responden a los problemas registrados luego de varios años de retrasos, lo que ha afectado sus planes de expansión, especialmente en lo que respecta al lanzamiento de nuevas rutas sin escalas y renovación de flota.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

A la fecha en LAN, sería solamente ese problema en LAX?
Saludos

Anónimo dijo...

Y varios más, desde los primeros días que llegó a Stgo. En Septiembre estuvo como dos semanas parado. Por algo le dicen "la paloma".

Alexis dijo...

Cuáles problemas? No sabía de eso en LAX y lo de las dos semanas en SCL, que yo pensaba que era para adecuación de tripulación.

Anónimo dijo...

A lan lo que le hace falta es el 777

Anónimo dijo...

Siempre cuando un avión es nuevo tiene inconvenientes. Recuerden lo del A380 de Qantas

Alejandro Paez dijo...

Bueno, pero lo del problema del A380 de Qantas, fue un solo problema en una sola unidad en una sola aerolinea, y lo del avion estrella de Boeing, el mismo articulo dice que se pide el control de mas de 30 unidades de 39 ya funcionando en varias aerolineas. Ahora pregunto, no sera que la "terquedad" (ojo termino inventado necesario para la empresa Yanki)de Boeing la apresuro a poner en vuelo un avion "demasiado imnovador" (que necesitaba mas tiempo de pruebas) ante la verguensa de que el A380 le estaba haciendo pasar x las casi nulas ventas de su ya Obsoleto Jumbo...???