viernes, 12 de julio de 2013

Incidente en Heathrow reabre preocupaciones sobre el programa B787

Por Ricardo J. Delpiano

Un nuevo incidente de un Boeing 787 Dreamliner en el aeropuerto de Heathrow ha vuelto a abrir preocupaciones de la industria sobre posibles problemas de seguridad del avión y sus consecuencias que nuevamente podría ocasionar para los operadores.

Aproximadamente a las 16:00 horas del viernes, un principio de incendio afectaba a un B787-8 de Ethiopian Airlines. Bautizado como “Queen of Sheba” (“Reina de Saba”), el avión corresponde al ET-AOP el primero de la aerolínea y el primero en recibir las baterías modificadas de ion-litio. Se encontraba estacionado por varias horas en posición remota del aeropuerto, en espera del vuelo de regreso a Addis Abeba. Afortunadamente, se encontraba sin ocupantes a bordo.
 El incendio de un B787 en el aeropuerto de Heathrow ha reabierto las preocupaciones de la industria respecto a este avión, aunque por ahora no han habido reacciones importantes. Foto: BBC

Tras declararse la emergencia, los procedimientos del aeropuerto se activaron y en pocos minutos la situación estuvo controlada. Sin embargo, las autoridades del aeropuerto suspendieron por un corto periodo todas las operaciones por ambas pistas, generando retrasos por más de una hora en los cielos londinenses, uno de los más congestionados del mundo.

Todavía no han determinado la causa del incidente y tanto la aerolínea como el fabricante han sido cautos antes de emitir cualquier declaración al respecto. Considerando la reciente paralización de toda la flota mundial de B787, las primeras impresiones llevaron a suponer que se trataría de un nuevo incidente con las baterías de ion-litio. Sin embargo, investigaciones preliminares y la ubicación del fuego, darían por ahora cualquier problema relacionado con estos componentes.

Evitando cualquier especulación innecesaria, la industria de la aviación ha tomado este incidente con una aparente normalidad -por ahora-, pese a que en forma paralela se daba otra situación con el fuel dumping y regreso a Manchester de otro B787-8 recién entregado, esta vez de Thomson Airways. Todas las aerolíneas mantuvieron la programación normal de este avión e incluso LAN emitía casi en forma paralela, un comunicado publicitando sus vuelos con este modelo a la ciudad de Los Ángeles, iniciados a principios de mes.

Lo anterior no quita que la industria se mantenga atenta a la evolución de la investigación, con la esperanza de que el incidente se trate en un hecho aislado y no derive en algo mayor, como por ejemplo en una nueva paralización, lo que traería nuevas y millonarias pérdidas, además de retrasar los planes de crecimiento para operador.

De todas formas, cualquiera sea los resultados el daño a la imagen y credibilidad de un fabricante. Algunas opiniones más extremas ya identifican el daño de imagen del B787 con lo sucedido con el DC-10 en la década de 1970.

Pero los problemas del Dreamliner no sólo afectan a Boeing, sino que también a una parte importante de la institucionalidad aeronáutica en los Estados Unidos, la que vuelve a quedar entredicho. Cabe recordar que los procesos de certificación de los aviones son realizados por los propios fabricantes con personal calificado por la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) por medio del programa de auto-vigilancia, aspecto que ha llevado a críticas y cuestionamientos en Norteamérica tras los reiterados incidentes del Dreamliner.

Ethiopian Airlines es una de las aerolíneas más modernas y eficientes a nivel mundial, con destacado aporte en temas de seguridad. En los últimos años, la compañía ha emprendido un ambicioso plan de crecimiento que hizo posible que su red se extendiera hace pocos días hasta Sudamérica. Fue la primera aerolínea en África en operar el B787 y la primera en el mundo en volverlo a poner en servicio tras la paralización de fin de año.

El retraso del B787 y sus últimos incidentes han impulsado en parte a que muchos operadores consideren su contraparte europea como alternativa o complemento a esta flota. Tomando en cuenta lo sucedido con el Dreamliner, Airbus ha preferido mantener un perfil algo menor con su ahora modelo estrella A350XWB, el cual entrará en servicio el próximo año.

Si bien el lanzamiento de un avión completamente nuevo siempre ha estado asociado a inconvenientes que se deben superar, los avances alcanzados hacen posible que la industria aérea cuente con herramientas para tomar en la medida de lo posible las medidas preventivas que permitan reducir el impacto y garantizar de esta forma la seguridad de las operaciones, su principal prioridad.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Saliendome un poco del tema, y hablando de la reanudaciòn de vuelos de LAN a los angeles, porque ya no se realiza el vuelo LA602/603? Este se realizaba 3 veces por semana sin escalas entre SCL-LAX.

Anónimo dijo...

No ese es sin escalas, porque es para acomodar el 787 a la ruta en un mes mas lo veremos directo sin escala!!Saludos

Francisco Javier Correa

Alexis dijo...

Tengo entendido que ese vuelo a LAX non-stop, es temporal.

Alonso B. dijo...

Ese vuelo es solo estacional de temporada alta, siempre en verano, y algunas veces en la temporada de invierno también.

Anónimo dijo...

Ese vuelo es estacional

Anónimo dijo...

Hola, el mencionado vuelo ha sido historicamente un vuelo de refuerzo para la temporada alta (DIC-FEB), aumentando la oferta sobre lo que se ofrece diariamente con el vuelo LA600/601 SCL-LIM-LAX.

Alonso B. dijo...

Francisco, no tiene que ver con acomodar el avión, de hecho las primeras semanas de enero el 787 ya realizaba ese servicio hasta que paralizaron la operación, es solo por la estacionalidad de la demanda. Justamente en verano habia comprado un boleto a LAX en el vuelo 602 para probar el 787, y una semana antes paralizaron la flota. Lo reemplazaron por un 767.
Saludos.

Anónimo dijo...

Perdon esque lo lei en diciembre-enero en Emol.com, ahora entiendo todo. Saludos
Francisco Javier Correa