miércoles, 13 de noviembre de 2013

Aerolíneas Argentinas busca avanzar hacia una flota bimotor en largo alcance con más A330-200

Por Ricardo J. Delpiano

A330-200 de Aerolíneas Argentinas. Foto: Rubén Cabrera
Con el fin de renovar flota y optimizar sus operaciones de larga distancia, Aerolíneas Argentinas firmó con Airbus un Memorándum de Entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés) para la compra de cuatro aviones A330-200, los que se sumarán a la flota entre el primer trimestre de 2015 y 2016.

El acuerdo entre Aerolíneas Argentinas y Airbus se enmarca dentro del plan de renovación de la flota de fuselaje ancho, la cual por su edad y distintas prestaciones –debido a sus distintas procedencia-, necesita ser renovada si se quiere alcanzar una operación más eficiente.

Los aviones estarán ordenados directamente a Airbus pero serán entregados a un arrendador a través de una operación de sale & leaseback. Se agregarán a los otros cuatro A330-200 que están siendo incorporados por medio de leasing a ILFC. Todos tendrán una configuración homogénea con 24 asientos en Club Cóndor (Business) y 248 pasajeros en Economy.

La compañía oficialmente no ha anunciado la planta motriz que utilizará en los A330-200 encomendados a Airbus, pero fuentes cercanas a la compañía sugieren que Aerolíneas Argentinas podría equipar estos aviones con motores General Electric CF-80E1 y corresponderían a una de las variantes de mayor peso. Los actuales A330 que se están incorporando poseen motores Pratt & Whitney PW4168A, por lo que la empresa tendrá dos tipos de motores para una misma flota.

De incorporarse todas las unidades, Aerolíneas Argentinas dispondrá hacia 2016 de al menos ocho ejemplares de este modelo. Los A330 permitirán a la compañía dar un paso más hacia una mayor cantidad de operaciones con bimotores en el mediano plazo y asegurar un reemplazo de algunos A340.

Sin embargo, en el corto plazo la estatal todavía tiene el desafío de asegurar aviones para los próximos meses, comenzando con la devolución de los A340-300 LV-BIT y LV-BMT, cuyos contratos de leasing vencen el presente año. Para el resto de los A340-300, los contratos de leasing vencen en 2014 (LV-CEK) y hacia 2016/2017 (LV-CSD/CSE/CSF/FPU/FPV), además de un A340-200 (LV-ZPX) cuyo contrato vence también en 2017.

Según Aerolíneas Argentinas, el acuerdo de compra consolida la uniformidad de la flota de largo alcance con aviones Airbus y permite mejorar la ecuación costo/beneficio, gracias a una reducción de costo, especialmente en lo que ha combustible se refiere. En ese último aspecto, estas aeronaves permitirán una reducción de los mismos del orden del 13.5% en relación a los A340-200 y del 19.5% respecto a los A340-300.

Aerolíneas Argentinas espera utilizar los A330-200 en vuelos desde Argentina hacia Norteamérica (Miami, Nueva York) y algunos destinos en el norte de Sudamérica (Caracas, principalmente), con posibilidad de cubrir algunos destinos específicos en casos de alta demanda. La flota A340 debiera quedar reservada principalmente para los vuelos a Europa. A nivel regional y doméstico, la empresa busca potenciar sus operaciones con una flota Boeing 737-800 y Embraer ERj190 para Austral.

2 comentarios:

Pancho dijo...

Creo haber leído por acá que Aerolineas estaba comprando A340 usados. Esta decisión de los A330 supone un cambio de rumbo? O los A340 usados van igual?
La decisión de los A330 va en relación al hecho de abandonar la ruta a Sídney?

Imanol dijo...

Sin dudas otro experimento de La Cámpora, sacaron los jumpo para reemplazarlos por A340, ahora buscan quitar los A340 y poner a A330, sacaron los B737-500 y MD para reemplazarlos por B737-700/800, para unos años buscan reemplazar los B737-77 por -800... Después van a querer sacar los A330 para poner B767 y los B737-800 por A320, es lo único que les falta.