domingo, 3 de noviembre de 2013

JetBlue busca reducir costos con aviones más grandes y "Sharklets", además de establecer a Fort Lauderdale como un eje de expansión

Por Ricardo J. Delpiano

Nuevo A321ceo de JetBlue. Foto: Airbus SAS
A pocos días de haber recibido su primer Airbus A321, la neoyorquina JetBlue anunció un nuevo pedido al fabricante europeo. Esta vez se trata de una nueva orden por 35 nuevos aviones: 15 A321ceo y 20 A321neo. La compañía optó además por convertir ocho A320ceo y 10 A320 -actualmente en espera de ser construidos-, a ocho A321ceo y 10 A321neo, respectivamente.

La preferencia por el A321 por parte de JetBlue refleja parte de la valoración que está teniendo este avión por parte de algunas compañías aéreas para disminuir el costo por asiento y generar economías de escala, en aquellas rutas de alta demanda, pero sin la necesidad de adquirir un módulo superior.

Con el reciente pedido y conversión por A321 (ceo y neo), JetBlue busca crear una subflota dentro de la familia A320 con la cual busca atender mercados Premium como los servicios costa-costa dentro de Estados Unidos y abrir nuevas rutas, todo esto en un escenario marcado por la presión de la compañía para reducir costos y determinar hacia donde dar los próximos pasos en términos de expansión.

“Estamos contentos de convertir algunos de nuestros pedidos de A320 a A321 y ordenar más A321 para adaptar nuestra capacidad a la demanda”, señaló David Berger, CEO de JetBlue. “El A321 es el avión ideal para nuestros mercados de alta densidad. Además, la subflota de A321 potenciará nuestros servicios Premium en las rutas como Nueva York – Los Ángeles y Nueva York – San Francisco. Es el avión correcto para las rutas lucrativas de JetBlue”, agregó.

Junto con su último pedido, la low cost estadounidense se convirtió en el primer cliente de Airbus para colocar Sharklets a la mayoría de sus actuales A320, por medio del cual busca reducir costos y optimizar las operaciones de esta flota, equiparándola lo más posible a los futuros A320neo encargados.

Esta semana, Airbus oficializó el programa de retrofit para la familia A320ceo (current engine option), que permite colocar “Sharklets” a los antiguos modelos A320 de manera tal que las aerolíneas, puedan optimizar las operaciones que realizan con una reducción en el consumo de combustible además de mayores prestaciones en cuanto a capacidad y alcance. Esta instalación estará posible a partir de 2015, principalmente para los modelos A319 y A320, quedando en evaluación los A321.

Según Airbus, los operadores se beneficiarán de un ahorro en el consumo de combustible de 4% y un mayor alcance de 100 millas náuticas. Actualmente, alrededor de 4.000 aviones de la familia A320ceo podrán ser sometidos al retrofit. El fabricante asegura que ya posee compromisos de varias aerolíneas para este proceso, con al menos 200 dispositivos encargados.

JetBlue comenzará el retrofit de sus actuales A320 en 2015 y ha dicho que el proceso debiera finalizar en 2017. La aerolínea cerrará este año con una flota de A320 cercana a las 130 unidades, de las cuales a sólo 110 le serán instalados los “Sharklets”, dejando a los primeros 20 equipos de este modelo fuera de este proceso por carecer de viabilidad financiera debido a su antigüedad (uso).

En su intento por reducir costos, JetBlue también ha indicado su intensión de convertir un pedido retrasado de 24 Embraer ERj190 por unidades del futuro E-Jet E2, el sucesor de los actuales E-Jets del fabricante brasilero. Esos aviones han sido demorados de 2014-2018 al 2020-2024.  Por ahora la compañía se concentrará en su segmento regional con 60 ERj190, la mayoría basados en Boston. “Redimensionar (esta flota) a 60 aviones es perfecto”, señaló Berger a Flightglobal.
 Calendario de entrega de aviones encargados 2014-2022. Fuente: JetBlue

Mirar más allá de Fort Lauderdale

El próximo 21 de noviembre, JetBlue aterrizará en Lima, su cuarto destino latinoamericano atendido desde Fort Lauderdale. Su arribo al Perú representa una muestra clara hacia donde se enfoca el crecimiento de la compañía y que según las declaraciones emitidas durante este año por sus ejecutivos espera seguir creciendo, con Brasil y otros países de la región entre sus objetivos.

Para ampliar sus operaciones en aquellos destinos más alejados de los Estados Unidos, la compañía ha señalado incluso la posibilidad de estudiar la incorporación de aviones de fuselaje ancho como el A350XWB o el Boeing 787, aunque algunos sitios aeronáuticos se aventuraron en mencionar la posibilidad de un “pedido inminente” de A330, pero que no pasaron de ser más que rumores.

A320 de JetBlue en Aruba. Foto: Gastón Doval
La compra de más A321 indica por ahora que la compañía mantiene en carpeta sus planes de aviones de fuselaje ancho y prefiere concentrarse en este avión para atender su expansión más inmediata. En ese sentido, es probable que la firma busque extender la operación de estos aviones lo más posible gracias a las mejores prestaciones que los nuevos A321 incorporan, principalmente el A321neo. Dentro del rango de operación de este modelo, los mercados latinoamericanos aparecen como los objetivos más inmediatos, más aún siguiendo las declaraciones emitidas por los representantes de la compañía.

JetBlue está buscando aprovechar sus fortalezas en Nueva York y Fort Lauderdale para ampliar su cobertura en el mercado latinoamericano, tal como lo ha venido haciendo en el último tiempo con Centroamérica y el Caribe. Recientemente, la compañía anunció nuevas rutas desde Fort Lauderdale hacia Montego Bay (Jamaica), Puerto España (Trinidad y Tobago) y Punta Cana (República Dominicana). Las dos primeras empezarán el 1° de mayo de 2014, mientras que la tercera lo hará el 18 de junio.

En sintonía con el plan de reestructuración de flota, Berger precisó que esto permitirá a JetBlue “acelerar las oportunidades que tenemos en el aeropuerto de Fort Lauderdale /Hollywood”.

Situación financiera

Para el tercer trimestre de 2013, JetBlue registró utilidades operaciones por US$ 152 millones con un margen operativo de 10,5%. En comparación con lo obtenido en el mismo periodo de 2012, la cifra alcanzada representa un 8,6% más.

La compañía registró en el trimestre ingresos sin impuestos por US$119 millones, superiores a los US$ 73 millones reportados en el tercer trimestre de 2012. Los ingresos netos por su parte fueron de US$ 71 millones.

JetBlue informó que en el tercer trimestre de 2013, obtuvo ingresos record por la operación que ascienden a US$ 1,4 millones. El ingreso por pasajero-kilómetro creció un 5,4% mientras la capacidad lo hizo en 5,1% debido a las incorporaciones de nuevos aviones. El factor de ocupación promedio durante el trimestre fue de 85%, con un aumento de 0,2 puntos porcentuales.

Para el cuarto trimestre de este año, la aerolínea espera un CASM entre -1% y 1% en comparación al mismo periodo del año anterior. Excluyendo ítems de combustible y beneficios, se estima un CASM entre -0,5% y 1,5%. Se estima además, que la capacidad entre octubre y diciembre 2013 crezca entre un 7% y 9%.

No hay comentarios.: