miércoles, 6 de noviembre de 2013

South African Airways se retira del cono sur americano y abre la puerta a otros operadores para la conexión a Sudáfrica

Por Ricardo J. Delpiano

A340-300 de South African Airways. Foto: Alejandro Ruiz
Con la presión por recuperar la rentabilidad de sus operaciones, especialmente en vuelos de larga distancia, South African Airways, la mayor compañía sudafricana, eliminará en 2014 sus vuelos entre Johannesburgo y Buenos Aires. De esta forma, la aerolínea pone fin a los históricos enlaces entre Sudáfrica y Argentina, los cuales ya habían sufrido un revés tiempo atrás con salida de Malaysia Airlines, dejando a South African Airways como único operador y que hoy, abre la puerta a otros candidatos para operar la ruta.

La información fue confirmada el día de hoy por Tlali Tlali, vocero de South African Airways, al diario Business Day Live, quien indicó que la aerolínea recortará sus rutas de largo alcance como parte de su plan para recuperar la rentabilidad.

En ese contexto, South African Airways identificó dos destinos en los cuales se debían cesar operaciones: Beijing y Buenos Aires. La decisión se tomó en acuerdo con los accionistas de la firma, quienes optaron por cerrar los vuelos hacia Argentina y privilegiar los vuelos a China, considerando el potencial del mercado y porque Sudáfrica forma parte del bloque político-económico de países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

Desde el punto de vista político, Sudáfrica busca mejorar su posición dentro del grupo considerando que el país es el miembro de menor peso. Para ello, busca estrechar sus relaciones con China, su socio comercial número uno. Pese a que la ruta por sí sola da pérdidas anuales por US$ 29,5 millones) se mantendrá por razones estratégicas.

Considerando lo anterior, la operación de South African Airways en el contexto BRICS se orientará a ofrecer una unión entre los países, especialmente creando un puente entre Brasil y China a través de Sudáfrica.

A pesar de sus pérdidas, la ruta Johannesburgo – Buenos Aires estaba comenzando a repuntar, con una facturación entre 25% - 45% por sobre a los objetivos, según fuentes cercanas a la compañía. El factor de ocupación promedio por año estaba en torno a los 78,9%, cifra “no tan alejada” para alcanzar el punto de equilibrio, debido al BELF (Break Even Load Factor) alto que se maneja.

Si bien la ruta era operada mayoritariamente con Airbus A340-200, en los últimos meses se incrementó capacidad con A340-300 y en ciertas ocasiones específicas con el A340-600, siempre manteniendo las tres frecuencias semanales. A través de su vocero, South African Airways reconoce que la ruta podría generar ganancias si se operara con aviones más eficientes.

A330-200 de South African. Foto: Airbus SAS
South African Airways posee certificación ETOPS 180 minutos para sus A330-200, que utiliza actualmente en la ruta a Sao Paulo-Guarulhos, pero que por las características de la operación obliga a desviar el vuelo 30 minutos más al norte. La compañía está luchando por conseguir la certificación ETOPS 240 min. para poder operar el A330 hacia Sudamérica de manera más eficiente.

A lo largo de su historia, la aerolínea sudafricana ha basado su operación de larga distancia en aviones cuatrimotores (Boeing 747 primero y luego A340), pero la falta de evolución hacia la utilización de bimotores ha complicado la operación en un contexto de incremento de los costos del transporte, especialmente del combustible. Hoy, South African Airways enfrenta ese dilema hasta que no decida que avión equipará su flota de larga distancia.

El cierre de la ruta a Buenos Aires y la situación de la empresa, bloquea en el futuro más inmediato cualquier expansión hacia otros países de la región.

Un problema político

De acuerdo con InfoBae, la cancelación ha provocado malestar en Argentina, cuyo embajador en Pretoria, Carlos Sersale di Cerisano, la considera una decisión política. "Es una decisión equivocada desde el punto de vista de los números", señaló el jefe de la misión argentina, quien pidió explicaciones al Gobierno de Sudáfrica por la decisión de la compañía.

Para el máximo representante del país transandino, el vuelo de South African Airways es el único vínculo aéreo entre Argentina y Sudáfrica, y cuya cancelación, afectará el intercambio de mercancías entre ambos países.

El partido sudafricano Alianza Democrática, opositor al actual gobierno, también ha cuestionado la decisión de South African Airways por mantener rutas con mayor déficit y eliminar aquellas que poseen una mejor rentabilidad. Además critican que la medida destruirá empleos y afectará la llegada de turistas a Sudáfrica desde Sudámerica, teniendo a Argentina como el segundo mercado emisor.

En los últimos meses, Argentina ha realizado un fuerte lobby para tratar de mantener la operación considerando la recuperación de la ruta en términos operacionales y del potencial turístico entre Argentina/Sudamérica y Sudáfrica.

Puerta abierta para otros operadores

Con la salida de Malaysia Airlines y South África Airways de la ruta, se deja la puerta abierta para que otras aerolíneas puedan asumir la operación en un contexto en que África se está convirtiendo en un puente natural entre Sudamérica y Asia.

Actualmente, las aerolíneas africanas como Ethiopian Airlines o TAAG, están utilizando a África como puente aéreo hacia otros destinos más allá, oferta que se agrega a las aerolíneas como Emirates, Etihad o Qatar Airways. El auge del puente aéreo africano está atrayendo a más aerolíneas de ese continente hacia Sudamérica y que se manifestará en los próximos meses con el arribo a la región de Royal Air Maroc, Air Algerie, mientras que en el futuro se espera el aterrizaje de Kenya Airways (hacia 2017) y Egyptair.

Desde Sudamérica, TAM Airlines consideró –previa a la fusión con LAN-  la opción de volar a Sudáfrica lo que no llegó a concretarse, incluso con la realización del Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010. También se ha mencionado que Aerolíneas Argentinas pueda cubrir esa ruta, decisión que dependerá de las capacidades operativas de la compañía y de los riesgos que esta asuma considerando su estado financiero.

Desde el Medio Oriente, Emirates y Etihad han manifestado en reiteradas oportunidades en expandir sus operaciones hacia Sudamérica. La primera ya vuela a Sao Paulo, Río de Janeiro y Buenos Aires, y ha estado ensayando cómo acortar distancia hacia Sudamérica, probando nuevos tracks en el Atlántico Medio. La segunda por su parte, ha señalado recientemente su intensión de ampliar su presencia en la región con la futura incorporación de B777-200LR, pero no ha señalado a qué destinos ni el mecanismo. En el caso de Emirates, la compañía prefiere operar la mayoría de sus rutas con vuelos de larga distancia, pero reserva un porcentaje de su operación para vuelos vía terceros países, utilizando derechos de 5ta. Libertad.

South African Airways hoy

La compañía sudafricana planea un plan de negocios el que estará listo en los próximos seis meses. Dicho plan debiera incluir una contracción de rutas de larga distancia, una mayor cooperación con otras aerolíneas para atender de mejor manera dichos mercados y concentrarse en las rutas donde posee ventajas –como dentro de África-. 

South African y su reciente aliado: TAM. Foto: South African Airways
En ese contexto, se ha sugerido que el reciente acuerdo de código compartido firmado con TAM pueda ser la antesala de la futura operación de South African Airways en Sudamérica. “Las alianzas son inherentes y cruciales para la gestión moderna de las aerolíneas, que tienen como objetivo promover la conveniencia a los consumidores en la oferta de destinos. Los movimientos de código compartido, principalmente, son plataformas para explotar el potencial encontrado en las empresas y en los respectivos mercados de actuación", indicó Manoj Papa, director comercial de South African Airways, al firmar el acuerdo con la brasilera. 

Actualmente, las operaciones de la compañía se concentran en África del Sur y África Occidental, además de tres puntos en Europa, dos en Asia, uno en Oceanía, dos en Norteamérica y dos en Sudamérica. Su flota está compuesta por un 11 A319, cuatro A320, cinco A330-200, ocho A340-300, nueve A340-600, B737-200F, dos B737-300F y 12 B737-800.

Posee numerosos acuerdos comerciales y de código compartido entre los cuales destacan los firmados con Air India, Air Mauritius, Air New Zealand, Emirates, Egyptair, Ethiopian, Etihad, Malaysia Airlines, Qantas, Saudia, Singapore Airlines, TAM y Thai Airlines.

5 comentarios:

Joaquin Sierpe dijo...

Una pregunta par alguien informado en el tema. ¿ No se justificaría una operacion non-stop de South African o de Qatar, Etihad o Emirates a SCL?
Joaquin Sierpe

Anónimo dijo...

Probablemente no, por los volumenes de pax y carga que se mueven entre CL y esos destinos, es muy poco probable que a alguien le resulte rentable operarlos

Sumale a eso que un vuelo SCL-JNB es un vuelo (asumiendo que no estas restringido por ETOPS) casi tan largo como un SCL-MAD, pero entre dos paises que practicamente no tienen intercambio comercial constante.

Vuelos a DOH, DXB o lugares por allá son ultra-long haul (vuelos en torno a los 15000 kms, 16-17 horas de vuelo). No es rentable a menos que sea una ruta de muy alta densidad

Imanol dijo...

Es muy poco probable que se sumen otras aerolíneas para cubrir estos destinos en Agrentinas, lamentablemente la aviación comercial acá baila al ritmo de Aerolíneas Argentinas y ni a ellos se les va a ocurrir volar a Sudáfrica mientras sigan teniendo números rojos. Es una pena, pero al igual que Malasia, este destino está perdido.

Como siempre, excelente el blog!

Saludos desde Argentina.

Imanol

Felipe dijo...

Creo que este es el comienzo de salidas de algunas aerolíneas del mercado argentino debido a los altos controles en el mercado de divisas donde no se puede comprar dólares tan fácilmente, existe un impuesto adicional para las compras de pasajes que va al gobierno creo que el 20%, y sobretodo restricciones a la salida de dólares, entonces como esperan que puedan operar libremente?
Las políticas económicas del Gobierno K van a costar muy caro en imagen, estabilidad y futuro de esa nación.
SCL por ubicación y volumen no es atractivo para una ruta hacia el Atlántico.

Gastón Doval dijo...

Felipe,
La salida de SAA no tiene nada que ver con el control de cambios. El control de cambios se aplica a las personas, no a las empresas. Las empresas sólo deben llenar un formulario y pueden adquirir dólares al valor oficial.

La cancelación de la ruta se debe a términos estrictamente políticos puesto que Buenos Aires no es la ruta que más perdida daba - si no la que menos perdida.

Saludos,