miércoles, 18 de diciembre de 2013

Diferencias entre DGAC y MOP por cambio en el modelo de cobro de tasas pueden retrasar la licitación del Aeropuerto de Santiago

Por Ricardo J. Delpiano

Aeropuerto de Santiago en la actualidad. Foto: Luis Peredó
A pocos meses de que termine su periodo, el Gobierno de Sebastián Piñera busca dejar encaminada la licitación del nuevo edificio terminal de pasajeros del aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago, proceso que debe iniciarse antes de que termine el año, según lo indicó en febrero la propia ministra de Obras Públicas, Loreto Silva, cuando presentó el proyecto y el cronograma de obras.

Sin embargo, un retraso en la entrega del mandato de concesión por parte de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) por diferencias con el Ministerio de Obras Públicas (MOP), estaría retrasando la licitación, según denuncia Diario Financiero.

Las diferencias entre la DGAC y el MOP pasan por el nuevo modelo negocios que este Gobierno busca aplicar, en el que sociedad concesionaria se encargaría de recolectar los ingresos por servicios aeroportuarios, incluyendo las tasas de embarque, quitándole esta facultad a la DGAC, entidad que hasta el día de hoy cobra estos servicios.

El tema no es menor, considerando que los ingresos aeronáuticos constituyen la principal fuente de financiamiento de la DGAC. Por lo anterior, la Autoridad Aérea propone mantener la estatus actual del modelo, ya que en caso de aplicarse la nueva propuesta, la obligaría a buscar otras alternativas de financiamiento en el Estado, dependiendo de la asignación de fondos que la Dirección de Presupuestos asigne cada año como ocurre con el resto de entidades públicas.

Actualmente, la DGAC es el único organismo que se autofinancia lo que permite gestionar sus proyectos de inversión dirigidos únicamente hacia la aviación. Chile es uno de los ejemplos en el mundo en el que los recursos obtenidos se quedan en el sector y que hasta la fecha, han permitido avanzar con la modernización de la infraestructura y de los servicios aéreos. En la administración de los aeropuertos, la DGAC no tiene injerencia la explotación y administración de los terminales de pasajeros y/o carga, enfocando su trabajo únicamente en los servicios aéreos y de seguridad (AVSEC).

Por lo anterior, la gestión financiera de la DGAC depende en gran medida del impacto de la actividad aérea. En los últimos años, el crecimiento del tráfico aéreo en Chile (17,3% en 2012 en comparación al año anterior) ha llevado a una mayor demanda por los servicios que presta la institución, lo que se traduce, en un aumento de los ingresos devengados y de los gastos, especialmente aquellos asociados a financiar los programas de concesiones de obras públicas. Por ser el aeropuerto con mayor movimiento de pasajeros y de operaciones aéreas, Arturo Merino Benítez sustenta gran parte del sistema. De ahí surge la preocupación del organismo por el modelo de concesión que se busca imponer en este proceso de licitación.

Según se indica en la cuenta pública de la DGAC para el año 2012, de los ingresos totales devengados, más del 90% corresponde a ingresos operacionales, de los cuales el 70% proviene del cobro de la tasa de embarque a los pasajeros, el 22% de las tasas aeronáuticas y el 5% de las concesiones, es decir, los ingresos de la institución provienen de los pasajeros, de las líneas aéreas y del resto de los operadores que utilizan la infraestructura aeronáutica.
Ingresos operacionales de la DGAC en 2012. Fuente: DGAC
Como se menciona anteriormente, a través de un adecuado proceso de cobro, la DGAC cuenta con la disposición de los recursos en forma oportuna, que proporciona los flujos de dineros para los planes de inversión y los gastos institucionales. Por concepto de pasajeros embarcados, el organismo obtuvo el año pasado un promedio de 17% más de recursos en comparación al 2011, crecimiento aportado por un incremento de 18% de derechos de embarque de pasajeros nacionales y 17% de viajeros internacionales.

Marcando la diferencia

En la mayoría de los aeropuertos de la región, el cobro de tasas es realizada por el concesionario que administra el aeropuerto, modelo que no siempre ha sido bien visto por la industria de la aviación, especialmente con casos en el que la sociedad que administra el aeropuerto cobras altas tasas a los usuarios y operadores, sin que estas se vean reflejadas en inversión o servicios aeronáuticos de calidad en función al precio.

En el modelo chileno, los concesionarios –como en el caso del aeropuerto de Santiago- financian sus operaciones mediante ingresos no aeronáuticos, lo que permite combinar altos estándares del servicio con bajos incentivos a recargar los costos a las aerolíneas y usuarios de los aeropuertos. El desarrollo de este modelo de negocios ha sido catalogado en perfecta concordancia con la realidad del transporte aéreo y le ha entregado al país, la admiración internacional.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Con Lagos y Bachelet cierran Cerrillos, con Piñera quieren cambiar una de las pocas cosas que funcionan bien en este país. La DGAC puede tener sus cosas, pero en este tema se ve que los recursos se reinvierten.

He leído también que el gobierno de Piñera ha sido el que menos ha hecho en temas de aeropuertos. Es cierto?

Anónimo dijo...

En cuanto a aeropuertos regionales, Piñera no ha estado inactivo, el MOP ha expandido varios, incluyendo uno nuevo, el de Castro (Mocopulli, que nombre más horrible) y está en contrucción un nuevo aeropuerto en Temuco. Ahora, como no son inversiones menores, algunos proyectos pueden ser de planificación anterior, pero su ejecución ha sido bastante eficiente.

Otro cuento es SCL... Dado que es el aeropuerto principal y puerta de entrada de Chile, lo poco y nada avanzado en los gobiernos anteriores se ha visto parado y vuelto a hacer, porque parece que el gobierno de turno quiere ponerle su "sello" al programa. Ya se están ejecutando obras, pero nada que no debió haberse comenzado hace seis o más años antes!

Anónimo dijo...

Mocopulli y La Araucanía no son proyectos de Piñera. Mocopulli se empezó con Bachelet y La Araucanía viene del gobierno de Lagos. Piñera se ha dedicado más a las nuevas licitaciones de los aeropuertos con Santiago como la estrella.

Seguramente, el gobierno quiere dejar amarrado este proyecto antes de que llegue Bachelet. Ojalá sea así, ya que el aeropuerto es chico y no hay donde ubicar a aviones a ciertas horas del día y las salas de espera no aguantan tanta gente. Ni hablar el próximo año cuando esté KLM, Air Europa, Alitalia, Peruvian y más aviones de LAN y Sky.

Anónimo dijo...

Lo curioso del modelo es que se establece que el concesionario después le entregará gran parte de sus ingresos al MOP y no a la DGAC. De este modo se podría financiar parte de la infraestructura futura, pero se quita financiamiento para la prestación de servicios, lo que no se justifica en un aeropuerto de ese tamaño. Ojalá todas las empresas fiscales se autofinanciaran como lo hace la DGAC.

Anónimo dijo...

Piñera no ha hecho mucho por los aeropuertos, recuerden que en el gobierno de Bachelet se le dio el visto bueno para iniciar las obras del aeropuerto de Tongoy, pero Piñera lo echó abajo poniendo la chiva del terremoto, pero él ni el gobierno en general siempre se opusieron a ese aeropuerto, menos mal que Matthei no salió presidenta porque ahí sí que el proyecto muere definitivamente.

Anónimo dijo...

Según lo que leo, el modelo que propone ahora el MOP es el mismo que provoca los problemas que siempre leemos temas de aviación de que las aerolínes se quejan que pagan mucho pero reciben poco o nada y las obras no se hacen?

Si es así, es lamentable que el gobierno de "excelencia" incurra en la realidad de la vecindad latinoamericana.

Casos sobran en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, etc. Si ya las aerolíneas llegan poco a Chile, si les suben las tasas menos van a venir.

Lo curioso y es algo que nadie menciona es que mientras los señores de DGAC y del MOP discuten, los viajeros y los operadores nos quedamos sentados esperando las obras y hacemos malabares para funcionar.

Anónimo dijo...

El aeropuerto de Tongoy es otro negociado más de la Conertcación/Nueva Pillería... Averigüen quienes son los dueños de los terrenos. Se llevarán una bueeeena sorpresa. Menos mal que Piñera lo echó para atrás! Era otro Cerrillazo!

Anónimo dijo...

Concuerdo con algunos de los comentarios de allá arriba. El gobierno de Sebastián Piñera ha hecho poco y nada por la aviación comercial en Chile, especialmente por lo referido en materia aeronáutica. Es cosa de ver como se dilató innecesariamente la remodelación de SCL, para hacerla calzar justo con los meses de campaña electoral. Aunque siendo justos los gobiernos de la concertación poco y nada hicieron por la aviación en Chile.

Una vez más nos enfrentamos a políticos con falta de visión de Estado, en la formación de políticas que realmente beneficien al país a largo plazo y no para obtener un beneficio inmediato.

Anónimo dijo...

Pensar que hace 5 años SCL era uno de los mejores aeropuertos de Sudamérica y ahora parece San Borja , la llegada es lamentable con los taxistas ofreciendo servicios , pocos baños , pocos ascensores , hasta la oferta de restaurantes es escasa para el movimiento de gente , ojalá reconsideren la ampliación por algo más funcional desde ahora y no para el 2040 !!!

Andres Norambuena V dijo...

Tongoy menos mal que no lo siguieron.. habria significado el fin de la conectividad aerea de santiago con la serena al hacer demasiado lejano el aeropuerto y en bus solo un poco mas, con una fraccion del costo del pasaje

Anónimo dijo...

Al Cesar lo que es de el Cesar! Le están robando a la DGAC y para variar delincuentes de cuello y corbata y conocedores de leyes y artilugios. Quizás la concesión la gane extrañamente alguna empresa de alguna especie de familiar relacionado con el presidente, espero que la DGAC aguante la batalla y logre dilatar esto hasta que asuma la nueva presidenta de Chile.
Es insólito que pretendan quitarle los ingresos a la DGAC y luego que?, hay que financiarla y de donde saldrá la plata? y que pasara con estas ganancias, ahora serán para la concesionaria? insólito en verdad.

Anónimo dijo...

Nada raro considerando que quien define este modelo, o sea, el coordinador de concesiones del MOP, es el Sr. Carlos Plass, quien fue Gerente General del Concesionario SCL por 6 años... me pregunto si está resguardando los intereses del Estado con este modelo de darle todo al concesionario (para eso le pagamos una cifra interesante) o está más preocupado que el nuevo concesionario reciba mucho dinero. Claro conflicto de intereses en mi opinión.

Anónimo dijo...

Los que aplauden que hayan postergado Tongoy solo piensan en vuelos a Santiago. Y la región de Coquimbo no es solo La Serena. Además, al parecer quieren algo como el antiguo Mariscal Sucre de Quito, o como los aeropuertos de Cuenca (Ecuador) y Cusco (en Perú): un aeropuerto dentro del radio urbano, por eso además hicieron bien en cerrar Los Cerrillos. Bachelet volverá al gobierno y el proyecto del aeropuerto de Tongoy se reactivará sí o sí, le guste a quien le guste, así que con eso la "lan-dependencia" se irá bien lejos.