domingo, 26 de enero de 2014

Carrasco, un aeropuerto eficiente y sustentable que promueve la aviación

Por Ricardo J. Delpiano

Foto: Ricardo J. Delpiano
El aeropuerto Cesáreo Berisso, más conocido comúnmente como aeropuerto Carrasco, atiende a la ciudad de Montevideo y es la principal puerta de entrada a Uruguay. Hasta hace algunos años, sus instalaciones eran consideradas las más antiguas de la región, cuyo pequeño terminal no permitía satisfacer de manera correcta el aumento de operaciones y de los volúmenes de tráfico.

Tal realidad cambió desde diciembre 2009, cuando el aeropuerto de Carrasco inaugura su nuevo y majestuoso edificio terminal. Un símbolo de arquitectura moderna que hoy se considera como “el orgullo uruguayo”, pero que también representa a un aeropuerto eficiente, altamente tecnológico y sustentable, acorde a las tendencias de la industria aérea.

Con una inversión de US$ 165 millones el actual edificio terminal es fruto del diseño del arquitecto Rafael Viñoly, en cuya obra quiso representar al Uruguay desde un punto de vista espacial como simbólico.

Desde el aire o desde la carretera 101 que accede a sus instalaciones, lo que sorprende a primera vista es su techo curvo de casi 400 metros que cubre el edificio y descansa sobre el sueño. Con sus 130 metros de ancho el mismo cubre todas las dependencias, como sector de arribos, check-in, salas de espera, área de Duty Free, salones VIP y las oficinas de las aerolíneas, además del gigantesco mirador. Según datos del propio aeropuerto, la cubierta cuenta con un área 40.000 metros cuadrados mientras la superficie total del edificio es de más de 45.000m2.

Su diseño considera las grandes trasparencias que proveen de luz natural durante casi todo el día al edificio y que genera sensación de amplitud en las áreas de sector común. Son 8.000m2 de vidrios que optimizan el uso de la luz natural, generando ahorros importantes del consumo eléctrico. Al interior, espacios curvos contribuyen a crear mayores espacios, mientras una ordenada vegetación invita al pasajero, acompañante o funcionario a un ambiente amigable con el medio ambiente.

Construido en forma paralela a la pista 06-24, el terminal posee tres sectores definidos: el ingreso conformado por el peaje y sector de estacionamientos, el edificio terminal, y la plataforma de estacionamiento.

El ingreso está conformado por un acceso principal desde la ruta nacional 101 donde un pórtico de peaje controla la entrada. Luego viene un amplio espacio de estacionamiento para 1.200 vehículos el cual está conectado con el sector de arribos, mientras una enorme rampa circular une este sector con el nivel de embarques.

Hall check-in. Foto: Ricardo J. Delpiano
El edificio terminal posee tres niveles. La planta baja destinado a toda el área de arribos, cuyo paso para el pasajero recorre casi todo el edificio y que finaliza al centro del mismo donde un letrero “Mundo, Bienvenido a Uruguay” es el encargado recibir a los viajeros. El segundo nivel está conformado por el área de check-in con 44 mostradores separados en dos sectores por la ubicación en la zona central del control de migraciones y filtro de seguridad. En ese mismo nivel y al frente de estos, están las casetas para cada línea aérea que opera en Carrasco, separadas por amplios pasillos de manera de que nunca el tránsito se vea afectado. En un tercer nivel, accediendo desde la zona del check-in se ubica una amplia terraza mirador que recorre todo el terminal. Adornada siempre por una vegetación abundante pero no invasiva, la terraza entrega una panorámica completa al viajero, acompañante o al entusiasta que sólo quiere ir a mirar los aviones. Vidrios sin cubrir y sillas mirando a la plataforma crean una pasarela de tranquilidad y deleite. Incluso uno de los restoranes del aeropuerto también permite observar el tráfico mientras uno come. Tras el filtro de seguridad, se encuentra la zona de Duty Free y los respectivos salones de espera, que también mantienen los conceptos de amplitud, sustentabilidad y eficiencia.

La plataforma constituye el último sector del terminal. Fue inaugurada junto con el nuevo edificio y posee ocho puertas de embarque simultáneas con cuatro mangas y cuatro posiciones remotas. A estas se agregan otras seis posiciones ubicadas al costado oeste de la plataforma, que amplían los estacionamientos de aeronaves de todo el aeropuerto. Está unida por dos calles de rodaje, una directa a la pista 06-24 y otra que conecta con las antiguas dependencias. La nueva plataforma de Carrasco permite soportar todo tipo de aviones desde pequeñas aeronaves, pasando por el ATR 72  hasta llegar al A380. Por las aerolíneas que operan en Montevideo, aviones como el ATR 72-500, Airbus A320, Boeing 767-300ER, B777-200ER y el Embraer ERj190 son los visitantes más frecuentes.

Un aeropuerto eficiente

Sala de retiro de equipaje. Foto: Ricardo J. Delpiano
Considerando el mayor acceso de la población al viaje en avión, la industria aérea busca generar que los viajes sean cada vez más simples y rápidos. En esa tarea el aeropuerto tiene un rol esencial que desempeñar, ya que cualquier esfuerzo que las aerolíneas desplieguen para mejorar los procesos de embarque o desembarque, no podrá tener resultado si el aeropuerto no genera instancias o instalaciones apropiadas.

Por lo mismo, Carrasco fue pensado para ser un aeropuerto eficiente. En primer lugar, existen dos niveles principales con vialidades diferenciadas y dedicadas para los flujos de arribos y partidas respectivamente.

Los pasillos amplios tanto en los puentes como en las zonas de tránsito, migración, retiro de equipaje y revisión, proveen espacios generosos para los viajeros. Así independiente de la cantidad de personas que lleguen no se da la sensación de colapso. Lo mismo se repite a la salida, donde los flujos son ordenados por cintas que separan a los viajeros de las personas que los esperan y de los taxistas o encargados del transporte. Al embarcar, ocurre algo similar. Una ubicación preferencial fácil de encontrar, filtros de seguridad “fast track” y otro normal, más varias máquinas de revisión y disponibilidad simultánea de todas las casetas de control de migraciones hacen que los flujos de personas sean expeditos.

Para que un aeropuerto sea eficiente, necesita de un sistema de manejo de equipaje óptimo. En el nuevo terminal, las cintas transportadoras van desde la zona de check-in hasta el entrepiso donde el equipaje es revisado por máquinas de rayos X automáticas. En el sector de arribos, existen tres cintas conectadas con el área de plataforma, una de las cuales es doble para atender vuelos con gran cantidad de pasaje. Desde la experiencia del usuario, el buen manejo de equipaje se manifiesta en que las maletas ya circulan por la cinta cuando el pasajero pasa el control migratorio. Así se eliminan las esperas innecesarias y los atochamientos de pasajeros.

En Carrasco la variedad de restoranes o tiendas es escasa y básicamente eso se explica porque el terminal está pensado para flujos rápidos. La idea es que el pasajero llegue, pase por los filtros de seguridad y salga a destino. Los locales comerciales se concentran principalmente en las salas de espera donde los viajeros disponen de mayor tiempo mientras esperan su vuelo.

Carrasco, un terminal que educa

Muestra histórico-aeronáutica. Foto: Ricardo J. Delpiano
El terminal aéreo de Montevideo fue pensado también como un espacio donde el pasajero y el público en general puedan relajarse en un ambiente de tranquilidad. Para ello incorpora su amplia terraza que recorre el terminal, donde es posible observar con total comodidad y sin ningún tipo de restricción, los despegues y aterrizajes. Sus vidrios siempre limpios permiten fotografiar sin problemas a los distintos aviones, logrando una buena actividad de “spotting”.

Los espacios que se crean también permiten dar un marco cultural al aeropuerto. En el extremo oeste del mismo, dos aviones de principios de siglo XX decoran el techo bajo el cual se monta un pequeño museo donde es común ver a escolares y a la gente conociendo una parte de la historia de la aviación uruguaya.

También existen espacios para ampliar la muestra o colocar otras exposiciones que aumentan la experiencia al interior del terminal.

El aeropuerto en la actualidad

Con el nuevo terminal, el aeropuerto de Carrasco tiene la posibilidad de manejar 4 millones y medio de pasajeros por año, es decir tres veces más que el volumen del antiguo terminal. Con la expansión de Pluna, el aeropuerto tuvo su mayor cantidad de movimientos, situación que cambió tras la quiebra de la aerolínea.

Salas de espera. Foto: Ricardo J. Delpiano
Si bien nuevas aerolíneas como BQB Líneas Aéreas y las compañías extranjeras han llenado en parte el vacío dejado por la antigua compañía uruguaya, el aeropuerto todavía no alcanza a recuperar los niveles previos, a pesar de que algunas aerolíneas han incrementado frecuencias (Aerolíneas Argentinas, LAN y TAM) y otras nuevas han iniciado operaciones (Air Europa, Air France). Según Centre For Aviation (CAPA), Carrasco tiene un 30% menos de oferta de asientos en vuelos por semana en comparación al periodo antes del cierre de Pluna, y entre un 40%-45% corresponde a capacidad aportada por compañías extranjeras.

Los principales operadores en Carrasco son: Aerolíneas Argentinas, BQB Líneas Aéreas, Grupo LATAM Airlines (LAN y TAM), GOL, Air France y Air Europa. Más atrás se encuentran COPA Airlines, Avianca y SOL Líneas Aéreas. De las compañías mencionadas, las tres primeras son las que dominan el actual mercado aéreo uruguayo.

El desarrollo de nuevos modelos de negocios por parte de las líneas aéreas y el crecimiento de Uruguay como economía y como destino turístico, constituyen instancias para que el aeropuerto continúe su crecimiento y recupere los niveles anteriores.

Con una inversión y mantención permanente, el aeropuerto de Carrasco destaca a nivel mundial y hace que sus instalaciones no tengan nada que envidiarle a cualquier otro terminal aéreo del planeta. En síntesis, un aeropuerto que es reflejo de Uruguay de hoy: un país que se abre al mundo, de manera sustentable, plural, integrador y tolerante.

4 comentarios:

Felipe CCP dijo...

Muy buena y detallada la descripción de Carrasco. El año pasado estuve en ese aeropuerto y cada palabra que se menciona es cierta; sólo que para que un espacio abierto, pulcro, iluminado y moderno sea agradable para quienes viajamos a Uruguay, tiene que ir acompañado de un buen personal que trabaje en ese recinto, y por mi experiencia personal puedo decir que la gente en Uruguay hace que ese aeropuerto sea un lugar de relajo y una verdadera puerta de entrada a lo que uno espera en Uruguay. En lo personal me encantó, es muy lindo y agradable!

Anónimo dijo...

Igualito que Scl jajajajaja

Anónimo dijo...

No seamos mal agradecidos

Anónimo dijo...

Por que dices ser mal agradecido.
Chile necesita tener un major aeropuerto.
No puede ser que cuando llegas desde un vuelo internacional tengamos el bano que tenemos que con suerte entran 4 personas cuando algunas veces llegan mas de 700 personas juntas en 2 o 3 grandes vuelos y hay que esperar para poder entrar.
Cuando uno construye algo tambien hay que mantenerlo e ir agregando cosas cuando faltan