martes, 3 de junio de 2014

Industria de la aviación estudia mecanismos el seguimiento de aeronaves tras la desaparición del MH370

Por Ricardo J. Delpiano

Foto: Ricardo J. Delpiano
La desaparición del Boeing 777 de Malaysia Airlines ha generado una nueva preocupación para la industria, cuya prioridad número uno sigue siendo garantizar la seguridad del transporte. Tras los hechos conocidos, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA por sus siglas en inglés) trabaja en una iniciativa alineada con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para desarrollar un sistema mejorado de seguimiento de aeronaves.

El grupo de trabajo denominado Aircraft Tracking Task Force (ATTF) espera estar en condiciones de entregar los proyectos para fines de septiembre  y tener un sistema a disposición para fines de este año. Para alcanzar tal objetivo, se ha invitado a todas las partes de la industria de la aviación a participar en el grupo.

La primera reunión del ATTF se celebró el pasado 13 de mayo. En el grupo participan representantes de IATA, OACI, Aerolíneas de América, la Asociación de Aerolíneas de Asia-Pacífico, CANSO, Flight Safety Foundation, IFALPA, y los fabricantes de aeronaves, Airbus, Boeing, Bombardier Aerospace y Embraer Commercial Aviation.

Paralelamente, OACI ha celebrado una reunión especial multidisciplinaria para el rastreo global de vuelos, cuyo resultado fue un consenso entre los Estados miembros y la industria de transporte aéreo para dar prioridad en la creación de un sistema de seguimiento de vuelos de líneas aéreas. OACI comenzará a considerar estándares internacionales para asegurar una mayor implementación de las soluciones para el seguimiento de vuelos a través del todo el sistema aeronáutico.

IATA y OACI están trabajando en conjunto en una encuesta para identificar a los proveedores de este nuevo sistema. En los próximos meses, el ATTF desarrollará una serie de recomendaciones que garanticen el seguimiento de aviones, las que estarán a disposición de las aerolíneas. Estas recomendaciones serán de acuerdo a la evaluación de los productos y servicios disponibles para el seguimiento de aviones e incluyen criterios como rendimiento, cobertura, seguridad y costo (accesibilidad). El ATTF definirá también los requisitos mínimos que cualquier sistema debe alcanzar. 

“Los miembros de la industria de la aviación están unidos para asegurar que no volvamos a tener que enfrentarnos a otra situación en la que un avión simplemente desaparece”, dijo Kevin Hiatt, vicepresidente Senior de Seguridad y Operaciones de Vuelo de IATA. Durante la Asamblea General de IATA en Doha, destacó que si bien los Estados están trabajando a través de OACI para desarrollar e implementar medidas con estándares globales como solución a mediano y largo plazo, la industria se ha comprometido a desarrollar recomendaciones que las aerolíneas podrían comenzar a implementar.

Como se tratan de recomendaciones, la industria ha señalado que estas no serían de carácter obligatorio. No obstante, algunas aerolíneas han cuestionado una posible implementación antes de que se conozcan mayores antecedentes o el informe final con las causas que provocaron la desaparición del MH370. Entre este grupo está Emirates, cuyo presidente Tim Clark ha dicho que tenía que "estar convencido" de que las recomendaciones sean las correctas. 

Por ahora, el ATTF se enfoca en desarrollar recomendaciones en base al seguimiento de aeronaves no a la vigilancia de éstas. El seguimiento hace referencia a la capacidad de saber dónde está un avión, independiente de la ubicación de otras aeronaves u objeto, es decir implica saber dónde está un avión en un punto en un determinado tiempo. La vigilancia es una función que le compete a los servicios de control de tráfico aéreo (ATC), cuyo propósito es asegurar la separación entre una aeronave y otra.

Para algunos actores de la industria o cercanos a ella, pueden existir similitudes entre lo sucedido con el vuelo MH370 y el AF447. Sin embargo, el ATTF establece que el foco de su trabajo no guarda relación con lo sucedido con el vuelo de Air France, cuyo informe final establece causas no relacionadas con el seguimiento del vuelo. Las recomendaciones en las que está trabajando el ATTF no consideran aquellas realizadas ante OACI, tras el accidente del Airbus A330-200 de Air France.

No hay comentarios.: