viernes, 8 de agosto de 2014

Aeródromo de Mocopulli será ampliado hacia 2016 con un nuevo edificio terminal

Por Ricardo J. Delpiano

Terminal de Mocopulli. Foto: Ricardo J. Delpiano
A menos de dos años de ser inaugurado, el aeródromo Mocopulli que atiende a la ciudad de Castro y el resto de las localidades de la Isla Grande de Chiloé, está considerado en los planes del Ministerio de Obras Públicas (MOP) para una futura ampliación.

Pese a que todavía sólo LAN posee vuelos regulares a la isla, su pequeño terminal comienza a mostrar los primeros signos de saturación durante la operación del único vuelo comercial que recibe.

De acuerdo a lo informado por el MOP, hacia 2016 se espera comenzar con la construcción de un nuevo edificio terminal que complemente al actual. A diferencia de las actuales instalaciones, la futura infraestructura tendrá dos puentes de embarque (mangas) lo que permitirá eliminar las inconveniencias para los pasajeros durante los procesos de embarque y desembarque, especialmente en los días con meteorología adversa.

Según lo detallado por el MOP, la inversión que se contempla para este proyecto es de $ 13 mil millones. Actualmente, Mocopulli recibe alrededor de 5 mil pasajeros mensuales con sólo cuatro semanales (cinco en temporada alta). Con la ampliación se busca duplicar su capacidad.

De esta forma, el principal aeródromo de Chiloé junto con otros aeropuertos y aeródromos del país, forman parte del plan de mejoramiento y conservación de la infraestructura aérea de la cartera para los próximos dos años. Por la necesidad de las obras, se considera que la obra inicial tuvo una mirada de corto plazo, al no considerar aumentos en el flujo de pasajeros o posibles incrementos gradual de vuelos.

Mocopulli fue construido durante la primera administración de Michelle Bachelet y fue inaugurado el 6 de noviembre de 2012, bajo el mandato de Sebastián Piñera. Posee una pista de 2.000 metros de largo por 45 metros de año y una plataforma de 120 x 120 metros que permite atender a dos aviones del tipo Airbus A320 o Boeing 737.

El aeródromo y la conectividad aérea que se genera, poseen una alta valoración por parte de la población, la que ha visto reducida sus tiempos de viaje al continente en forma significativa. Gracias a los vuelos de LAN, los pasajeros pueden estar en 30 minutos en Puerto Montt o en poco más de dos horas en Santiago, con la posibilidad de conectar con el resto del mundo. Las entidades que representan al comercio e industria local también destacan los cambios que ha producido la actividad aérea, especialmente en el incremento de las actividades relacionadas con el turismo.

Las operaciones aéreas en Chiloé son una muestra clara de la contribución que realiza la industria de la aviación y las líneas aéreas en el desarrollo económico y social del país. Por ahora, en la isla sólo opera una compañía aérea pero con la ampliación se abren alternativas para que también otros operadores puedan incluir a Castro y sus alrededores como uno de sus destinos.

1 comentario:

Francisco dijo...

es buena noticia pero deja mucho que desear, sobre los grandes pensadores detrás de esas obras en Chile, Si este aeródromo existe hace relativamente poco, ¿por qué no se hizo una planificación mas eficiente y no se construyo una terminal adecuada desde el principio?, haciendo una estimación de crecimiento de la aviación comercial en Chile, cosa que tampoco es sorpresiva, ya que desde hace años viene aumentando considerablemente en todos los aeropuertos del país.