martes, 12 de agosto de 2014

LATAM Airlines destaca su flexibilidad y ajustes para enfrentar un entorno macroeconómico regional más débil

Por Ricardo J. Delpiano

Foto: S.Blaise
Como respuesta a un entorno macroeconómico más débil en Latinoamérica y a un aumento de la competencia en los mercados de pasajeros y carga, el Grupo LATAM Airlines asegura que su proceso de ajuste y la flexibilidad de su modelo de negocios está permitiendo fortalecer sus operaciones al mismo tiempo que continúa el proceso de desarrollar una aerolínea líder en la región.

“En un contexto en donde una mayor competencia y  un escenario macroeconómico más débil en Sudamérica han puesto una presión significativa en la industria, LATAM es la aerolínea mejor posicionada para sobrellevar estas deterioradas condiciones”, dijo Enrique Cueto, CEO de LATAM Airlines. “Nuestra compañía tiene una mayor flexibilidad y una gran experiencia en reaccionar con rapidez de manera de adaptar nuestro negocio a los desafíos económicos. Mantendremos nuestro compromiso con lograr una rentabilidad sostenible y retornos superiores, enfocándonos en disciplina de costos, reestructurando nuestra flota y desarrollando nuestra red.”

Durante el segundo trimestre de 2014, LAN y TAM continuaron racionalizando la capacidad, medida en asientos disponibles por kilómetro (ASK) en los distintos mercados donde opera. Como resultado, la compañía (LATAM) ha registrado un aumento en los ingresos unitarios (RASK), los cuales han sido compensados en parte por costos unitarios más altos. La compañía asegura que continúa adaptando su estructura de costos a una operación menor. Para tal efecto está evaluando diversas iniciativas de costos y eficiencia.

Una de las medidas más importantes es la reestructuración de la flota, proceso que implica el retiro de 32 aeronaves en un periodo de dos años. El retiro corresponde a los aviones más antiguos y que son menos eficientes.

Según la compañía, al 30 de junio de 2014, el plan de reestructuración asegura ir por buen camino. Se han devuelto siete Airbus A330-200, un A340-300, cinco Boeing 737-700, un B767-300F, dos Dash 8 Q-400. Específicamente durante el segundo trimestre de 2014, LATAM recibió cuatro A321, un A320 y un B787-8. La compañía devolvió también cuatro A320, tres B737-700, siete A330-200, dos Boeing 767-300ER y un Bombardier Dash 8.

En línea con el plan de reestructuración de flota, en el año 2014 se espera retirar gradualmente las demás aeronaves B737, Dash 8 Q400 y A340-500 (estas últimas no operan), además de devolver un A340-300 de los tres en servicio y siete A330.

Los nuevos aviones incorporados se caracterizan por ser modelos nuevos y más eficientes. Entre estos destacan los A321 y los B787-8 (a fecha de hoy, existen siete B787 operando en LAN). Desde LATAM Airlines, destacan que las aeronaves recibidas representan ahorros de más de 10% en costos unitarios comparado con los modelos actuales, siendo crucial tender hacia estas nuevas tecnologías.

Asimismo, a partir de agosto, cinco de las rutas actuales de LAN están comenzando a ser operadas gradualmente por los nuevos B787. El cambio en el producto está modernizando los servicios desde Santiago de Chile hacia Miami, Punta Cana (República Dominicana), Cancún, Ciudad de México y Sao Paulo Guarulhos (Brasil). Adicionalmente, LAN planea reinsertar el Dreamliner en los vuelos hacia y desde Los Ángeles.

Para diciembre de 2015, se espera la llegada del primer A350-900, avión con el cual se busca mejorar la experiencia a los pasajeros con un mejor producto en rutas internacionales. El A350-900 reemplazará a todos los A330-200 y B777-300ER de TAM. Mientras eso llega, se reconfigurarán las cabinas de todos los B777 para incluir una nueva Business Class con asientos de reclinación horizontal (180 grados) y otorgar a los clientes corporativos un producto más atractivo en las rutas a Estados Unidos. El proceso de retrofit comenzó este mes de agosto y se espera que las primeras aeronaves con nuevas cabinas retornen al servicio en noviembre 2014.
Plan de flota del Grupo LATAM Airlines phacia 2015. Fuente: Grupo LATAM Airlines.
Recientemente, la compañía revisó las proyecciones operacionales para 2014 y bajó las perspectivas de margen operacional a un aproximado entre 4% y 5% desde una perspectiva previa de 6% y 8%. La principal razón de esta revisión a la baja es el impacto negativo de la Copa Mundial de Fútbol, como también un escenario macroeconómico más débil en Latinoamérica, incluyendo tendencias de crecimiento del PIB más lentas a las esperadas y monedas más débiles en varios países.

El Grupo LATAM Airlines asegura que ha respondido a este difícil entorno reduciendo crecimiento de capacidad en la mayoría de los mercados, sobre todo en rutas nacionales en los países de habla hispana.

LATAM espera que el decrecimiento total de la capacidad de pasajeros medida en ASK sea entre 2% y 0% para el año 2014. Se espera una pequeña reducción de la capacidad internacional  de pasajeros de entre 3% y 1% el 2014. El ASK de TAM en vuelos domésticos espera un decrecimiento entre 2% y 0%. La capacidad de pasajeros en países de habla hispana registraría ahora un aumento entre 3% y 5% durante 2014.

Respecto a las operaciones de carga, LATAM Airlines espera una reducción de ATK entre 5% y 3% el 2014, debido a la racionalización de las operaciones de carga.

Todas estas variaciones asumen una tasa de cambio de aproximadamente R$ 2,34/US$ 1,00 y precio del barril de Jet Fuel de US$ 120 el 2014.

No hay comentarios.: