lunes, 3 de noviembre de 2014

American Airlines recibirá sus primeros B787-8 antes de fin de año pero sólo a partir del 2do trimestre 2015 tendrá una mayor utilización

Por Ricardo J. Delpiano

VAA 787-9
B787-8 de American. Foto: American Airlines
Con el roll out de su primera aeronave –N800AN- el pasado 30 de octubre, American Airlines comienza la cuenta regresiva para la introducción del Boeing 787 a su flota, recibiendo a partir de las próximas semanas. La compañía con base en Dallas Ft. Worth será la segunda de los Estados Unidos en operar el Dreamliner, varios meses después que su competidora United.

American mantiene en reserva las rutas asignadas para su nueva flota, aunque ya trasciende que los primeros destinos de esta nueva aeronave serán vuelos internos entre los principales hubs de la compañía como Dallas Ft. Worth, Chicago O’Hare o Los Ángeles. Estas rutas son ideales para probar la nueva aeronave, entrenar la tripulación y al mismo tiempo comenzar a probar el producto entre sus pasajeros.

A diferencia de otras compañías que han introducido rápidamente el B787 en sus operaciones, el proceso en American Airlines será muy gradual, al menos hasta bien entrado el 2015. La razón es disponer una mayor cantidad de unidades para realizar los vuelos sin escalas para los cuales el avión fue diseñado. Por ejemplo, cualquier ruta de más de 8 horas de vuelo necesita de al menos de dos equipos para garantizar el servicio.

Se espera que vuelos transpacíficos sean algunas de las primeras rutas del avión, aprovechando la reciente incursión de la compañía en el mercado asiático en rutas como Beijing, Hong Kong, Shanghái Pudong o Seúl. Para American, la utilización de este avión en esas rutas puede generar oportunidades para optimizar la operación en ese nuevo mercado y ganar una mayor fidelización en los pasajeros, apostando por una campaña de marketing que apela “a la novedad”, estrategia similar a la utilizada por United. 

No obstante, no se descarta que otros destinos con una masa crítica potencial para la aeronave, es decir aquellos con mayor demanda para un B767 pero inferior al B777, puedan comenzar a hacer atendidos desde los respectivos hubs de la compañía.

Otros de los aspectos que la compañía mantiene en reserva es la configuración de sus clases Business y Economy, aunque en esta última ya trasciende que tendrá una distribución de nueve asientos (3-3-3) similar a la utilizada por los principales operadores del B787.

American tiene pedidos por 16 B787-8 y 26 B787-9, además de opciones por otros 58 aparatos más. El próximo año espera recibir alrededor de 11 aviones del Dreamliner, todos de la versión -8, por lo que para fines de 2015, contará con al menos 13 equipos para realizar vuelos de larga distancia.

Al igual que para otras compañías, el B787 Dreamliner es para American Airlines el avión destinado a reemplazar en los próximos años al B767-300ER y a algunos B777-200ER.

No hay comentarios.: