viernes, 14 de noviembre de 2014

LATAM Airlines define lineamientos estratégicos para el periodo 2015-2018

Por Ricardo J. Delpiano

LAN-TAM tails (S.Blaise)
Foto: S.Blaise
A dos años de haberse concretado la fusión, el Grupo LATAM Airlines es la aerolínea mejor posicionada en la región para enfrentar un escenario complejo, dominado por un deterioro de las economías con crecimientos del Producto Internos Bruto (PIB) más lentos y divisas más débiles en la mayoría de los países latinoamericanos.

Entre los factores que distinguen a LATAM Airlines por sobre sus competidores son: su fuerte presencia en siete mercados domésticos (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú); una red interconectada de operaciones regionales y de largo alcance; y su modelo flexible de negocios, con una probada trayectoria de actuar con rapidez para adaptarse a los distintos escenarios económicos.

Según indica la compañía, la posición de liderazgo de LATAM “es única en el mundo, en una región con un alto potencial de crecimiento”. Esto le permite asegurar la continuidad de su modelo de negocios en el futuro, que entre otras cosas, ha contribuido a dinamizar el tráfico aéreo en los países donde opera, sumando nuevos pasajeros a la red.

“Durante los dos últimos años, hemos avanzado de manera significativa en completar la integración entre LAN y TAM. Hemos sido capaces de consolidar al equipo directivo, sentando las bases para el futuro. Hemos reestructurado nuestro balance y hemos reducido significativamente la exposición de TAM a las fluctuaciones de real. Adicionalmente, hemos reestructurado nuestro plan de flota enfocado en aviones modernos con nueva tecnología, y hemos logrado el turn around de la operación doméstica en Brasil”.

El posicionamiento alcanzado es independiente de los resultados financieros registrados y sobre los cuales la compañía trabaja para revertirlos. En el tercer trimestre de 2014, LATAM Airlines registró una ganancia operacional de US$ 118,4 millones durante el tercer trimestre de 2014, una caída de 54% comparado con US$ 255.5 millones de ingreso operacional durante el mismo periodo del 2013. Además registró una pérdida neta de US$ 107,8 millones, comparada con una ganancia neta de US$ 52,1 millones en el mismo periodo de 2013

“Reconocemos que los resultados no han cumplido nuestras expectativas, principalmente porque estamos enfrentando un contexto de mayor competencia, un escenario macroeconómico de Sudamérica más débil, especialmente Venezuela y Argentina, y monedas depreciadas. Todo esto, ha puesto presión de manera significativa en tarifas a lo largo de la región para todas las aerolíneas de la industria”, dice la mayor aerolínea de la región.

Bajo este escenario, el Grupo LATAM ha desarrollado un plan estratégico para los próximos tres años (2015-2018) que se sustenta en tres lineamientos críticos de éxito:
  • Experiencia del cliente: LATAM Airlines se enfocará en conseguir la preferencia y elección de los clientes. Para esto, apuesta por brindar una diferencia en la experiencia en viaje utilizando el potencial de las tecnologías digitales móviles siguiendo las últimas tendencias de la industria. Adicionalmente, la compañía especifica que está trabajando en la marca única y una cultura, unificada, producto y proposición de valor para el pasajero. Como ejemplos de este proceso están la homologación de las cabinas de LAN y TAM, el servicio a bordo, los nuevos salones VIP, entre otros. 
  • Network (Red de Rutas): La compañía potenciará la red de vuelos y conexiones en Sudamérica de manera tal de crear la mayor conectividad dentro de la región. Para este propósito, concentra sus esfuerzos en un uso más eficiente de los hubs, fortalecidos por mejoras en la infraestructura (Sao Paulo Guarulhos, Bogotá, por ejemplo), lo que permite aumentar la conectividad dentro de la región. 
  • Eficiencia y reducción de costos: LATAM Airlines explica que para enfrentar los escenarios inmediatos más adversos debe redefinir la estructura de costos con el fin de mejorar la competitividad y simplificar la organización. El objetivo es mejorar la flexibilidad y la velocidad en los procesos de decisión, para alcanzar una reducción de los costos totales en aproximadamente US$ 650 millones equivalentes a cerca del 5% del total de costos en los próximos cuatro años. Estos ahorros son adicionales a las sinergias derivadas de la fusión entre LAN y TAM, así como también, de las mayores eficiencias de la nueva flota.
LATAM asiento Premium Business (LATAM Airlines)
Foto: LAN / Grupo LATAM Airlines
LATAM Airlines continúa avanzando en el plan de reestructuración de flota, retirando modelos menos eficientes y asignando las aeronaves más adecuadas para cada uno de los mercados en los que opera.

Para 2016, espera finalizar la reestructuración de la flota combinada lo que implicará la salida completa de los aviones turbohélices (Dash 8-200) en Colombia y el retiro de la flota Airbus A340-300, además de la salida de los A340-500 este año (estos últimos no prestan serviciodesde hace un par de años).

La flota futura de la compañía (post 2016) estará conformada por aviones de la familia A320 en los vuelos domésticos y regionales, y por Airbus A350-900 (a partir de principios del cuatro trimestre de 2015), Boeing 767-300ER, B777-300ER y B787-8/-9 para las operaciones de larga distancia. El próximo año, la aerolínea recibirá siete B787-9.

No hay comentarios.: