lunes, 9 de marzo de 2015

Seguridad en la aviación en 2014: menos accidentes pero con mayor mortalidad e impacto

Por Ricardo J. Delpiano

_IMG_3153 (S.Blaise)
Foto: S.Blaise
En 2014, la tasa global de accidentes, medida en pérdida de equipamiento por millón de vuelos se redujo a 0,23, la más baja en la historia del transporte aéreo equivalente a un accidente cada 4,4 millones de vuelos, según dio a conocer la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA). La cifra representa una mejora respecto al 0,41 registrado en 2013 (un accidente cada 2,4 millones de vuelos) y a un 0,58 en el periodo 2009-2013.

Según datos de IATA, hubo 12 accidentes con pérdida de aeronave (de cualquier tipo) y 641 víctimas mortales, frente a los 19 registrados entre 2009 y 2013 con un total de 517 personas fallecidas. Las aerolíneas miembros de la asociación registraron una tasa de 0,12 es decir un accidente por cada 8,3 millones, mejora que representa un 48% frente al promedio mundial respecto a los últimos cinco años.

“Un solo accidente es demasiado. Por eso la seguridad operacional es siempre la prioridad principal de la aviación”, destaca Tony Tyler, consejero delegado y CEO de IATA.

El 2014, será recordado por la desaparición del vuelo MH370 y el derribo del MH17 en espacio aéreo ucraniano, ambos pertenecientes a Malaysia Airlines. La desaparición del MH370 es una investigación que todavía está en curso. Por los escasos éxitos en localizar la aeronave, la extensión en el tiempo en la búsqueda de causas y resultados, el caso constituye uno de los misterios de la aviación en los últimos años.

El derribo del MH17 no forma parte de la tasa de accidentes, ya que sus causas están referidas a una acción de guerra que no forma parte de los criterios globales de clasificación de accidentes.

Tanto el MH370 como el MH17 representaron un gran impacto mediático para la industria aérea y generaron nuevos desafíos que abordar, primero en lo que respecta a la vigilancia de espacios aéreos, seguimiento de aeronaves, en segundo término a la búsqueda de soluciones mediante la cooperación intersectorial entre los gobiernos y la industria aérea para reducir los riesgos de volar en zonas de conflictos.

Pese a lo anterior, Tyler destaca que “aunque la seguridad de la aviación ha sido protagonista de los titulares en 2014, las cifras demuestran que volar es cada vez más seguro”. Respecto al vuelo MH17, el consejero delegado de IATA dice que “para las personas que vuelan un siniestro aéreo no deja de ser una tragedia aérea, independiente de cómo se lo catalogue”.

Siguiendo con los casos provocados por los vuelos de Malaysia Airlines, IATA señala que aplaude la propuesta de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para la adopción de un nuevo estándar mundial en el seguimiento de aeronaves comerciales, iniciativa que cuenta con el asesoramiento de instituciones de todo el mundo para evaluar el impacto e implementación. Asimismo, para el caso de los vuelos en zonas de riesgo, la asociación hace un llamado a compartir información sobre los riesgos potenciales para la aviación civil e insta a los gobiernos a encontrar un mecanismo internacional para regular el diseño, fabricación y distribución de las armas con capacidad antiaérea.

“El mayor homenaje que podemos rendir a aquellos que perdieron sus vidas en tragedias relacionadas con la aviación es seguir dedicando nuestros esfuerzos para conseguir una aviación cada vez más segura. Y eso es exactamente lo que estamos haciendo”, puntualiza Tyler.
IATA seguridad 2014 (IATA)
Fuente: IATA
Todas las regiones registraron una mejora en la seguridad operacional con menor tasa de accidentes en 2014 frente a 2013. África registró una mejora significativa pasando de una tasa de 6,83 a 0,00; la Comunidad de Estados Independientes (CEI) de 2,74 a 0,83; Medio Oriente y Norte de África (MENA) de 1,82 a 0,63; Asia-Pacífico de 0,63 a 0,44; América Latina y el Caribe de 0,87 a 0,41; Europa de 0,24 a 0,15; Norteamérica de 0,20 a 0,11; y Norte de Asia de 0,06 a 0,00.

IATA destaca la labor que cumplen las auditorías IOSA (IATA Operational Safety Audit) en la mitigación de riesgos que afecten la seguridad operacional. La tasa de accidentes de aerolíneas inscritas en el registro IOSA fue de tres veces inferior que las compañías que no cuentan con este registro. En 2014, las aerolíneas con IOSA sufrieron tres accidentes con pérdida de caso y una vinculada a aviones de turbohélices.

Al 4 de marzo de 2015, IATA expone que 396 aerolíneas cuentan con certificación IOSA, incluyendo para las 251 que son miembros de la asociación –ya que es un requisito indispensable tenerla y mantenerla- como para las otras 145 compañías aéreas. IATA hace una valoración positiva de su programa calificándolo como un referente para toda la industria aérea.

En Chile, desde 2014 las dos principales líneas aéreas del país (LAN y Sky Airline) están acreditadas en el registro IOSA. Por primera vez en la historia de la aviación del país, las dos compañías más importantes en el traslado de pasajeros figuran en un registro de estas características demostrando a la comunidad el altísimo compromiso que ambas poseen por garantizar una operación aérea segura, confiable y acorde a los estándares mundiales. Lo anterior, representa también un progreso para la aviación chilena. Hasta antes de 2014, sólo LAN figuraba en los registros IOSA. El desafío para la aviación comercial chilena es poder incluir también al resto de las compañías en este tipo de registros.

1 comentario:

Javier dijo...

Una lástima tener que decir que MH se lleva la mitad (y más!) de las fatalidades de todo el año...