sábado, 2 de mayo de 2015

Malaysia Airlines a cirugía mayor: reestructuración de flota, destinos y avanzar hacia una nueva organización. ¿Una vuelta a los orígenes?

Por Ricardo J. Delpiano

Malaysia Airlines A380 (Airbus)
Foto: Airbus
Luego de años de pérdidas, la desaparición de un avión –del que la industria aérea todavía no encuentra una explicación-, el derribo de otro de sus aviones y una imagen pública debilitada, Malaysia Airlines se prepara para ser sometida al pabellón. Una cirugía de alta complejidad que tiene por objeto ajustar la capacidad, reestructurar la empresa y terminar con malas prácticas al interior de esta, para resurgir como una nueva aerolínea acorde a los nuevos tiempos.

Uno de los cambios más importantes será la reducción significativa de su flota de largo alcance. Para tal propósito, Malaysia Airlines venderá o arrendará los seis Airbus A380 que posee, además de algunos Boeing 777-200ER. Paralelamente, la compañía planea desprenderse también de sus A330-200F y los tres B747-400F, eliminando su unidad de carga MAS Cargo.

No está claro todavía si la venta o arriendo de los B777-200ER corresponden a sólo una parte o a la totalidad de la flota. Respecto a los A380, dos aparatos tienen disponibilidad inmediata y los restantes cuatro a partir de 2016.

Pese a que la compañía quiere desprenderse de su flota de largo alcance “lo más pronto posible”, el escenario no es fácil. Los A380 representan aviones de gran capacidad y actualmente parte de ese mercado está cubierto por los actuales clientes del avión, muchos de los cuales han indicado que no adquirirán más aeronaves mientras que otros han retrasado la recepción de sus respectivos pedidos. Los B777-200ER corresponden a los primeros ejemplares de este avión, por ende, son menos eficientes que aeronaves más modernas, incluso de la misma familia.

Lo anterior sugiere que estas aeronaves podrían ser adquiridas a precios muy bajos por aerolíneas que necesiten un incremento de capacidad urgente o renovar parte de su flota. En caso contrario, es altamente probable que terminen estacionados o desguazados en el desierto.

La perspectiva para sus aviones de carga tampoco es favorable. Actualmente, las aeronaves cargueras no poseen atractivo para las compañías aéreas debido a que representan un incremento de capacidad para un escenario desafiante producto de un mercado de mercancías en lenta recuperación y por la capacidad disponible a través de bellies de los aviones de pasajeros.

Sin Airbus A380 ni B777, Malaysia se vería forzada a reducir sus vuelos internacionales de larga distancia con lo cual quedaría una compañía enfocada dentro del radio de alcance de los A330-300, es decir vuelos en Asia y Australia. En ese contexto, se infiere que los destinos más afectados serían los de Europa, eliminándose vuelos a Frankfurt, Ámsterdam, París (CDG) y Londres (LHR). Malaysia Airlines ya ha reducido su presencia en América, poniendo fin a los vuelos hacia los Estados Unidos (Los Ángeles).

Los cambios mencionados vienen de la mano de la reestructuración interna que quiere imponer el nuevo CEO de la empresa, Christoph Mueller, quien desde el 1° de mayo asumió sus funciones en reemplazo de Ahmad Jauhari Yahya.

Mueller estará a cargo de formar la nueva compañía – Malaysia Airlines Berhad (NewCo)- y realizar un completo turnaround en los próximos meses con el objetivo de crear una aerolínea nueva y completamente limpia de malas prácticas, capaz de enfrentar un nuevo tipo de competencia en vuelos de corta, media y larga distancia, especialmente aquella dada por las aerolíneas híbridas o de bajo costo.

Se espera que NewCo inicie la transición de operaciones de Malaysia Airlines (MAS) a partir de julio mientras que los empleados que participarán en esta empresa lo harán a partir de septiembre de 2015.

La llegada de Mueller es vista positivamente por la industria, por ser una figura capaz de transformar a compañías en crisis siendo uno de los casos más interesantes la salvación de Aer Lingus de su cierre.

Malaysia Airlines vive su fase más crítica en su historia. De no sufrir cambios significativos podría reducirla a su mínima expresión o bien condenarla a su desaparición.

La fuerte competencia desde dentro y fuera del país tampoco favorece a la compañía. Desde su propio territorio tiene a una creciente Air Asia –incluyendo su unidad de largo alcance Air Asia X- mientras que desde fuera, enfrenta a vecinos poderosos como Singapore Airlines, Thai y las aerolíneas del Medio Oriente, como Emirates, Etihad y Qatar Airways, que condicionan cualquier intento de crecimiento hacia esa región o hacia Europa.

En ese contexto, la posibilidad de dar un paso atrás para dejar a una aerolínea eficiente, con una estructura de costos bajos, y concentrada en su mercado de origen al menos en un mediano plazo, pareciera ser el camino más adecuado para la que alguna vez fue una de las compañías aéreas más prósperas y símbolo de uno de los “tigres asiáticos”.

2 comentarios:

Victor Hugo Orellana Jaque dijo...

Por lo que vi en Leeham News , la venta de los 777-200ER corresponde solo a una parte de la flota, a los ejemplares más nuevos. En el caso de los A380 , los 6 serán vendidos o arrendados.

Pienso que los A380 podrían caer en un nuevo operador en vez de caer en uno existente, pudiendo usar incluso la misma configuración de fábrica.


pd : Los 747-400F de MAS Cargo son solo 2.

http://leehamnews.com/2015/04/30/malaysia-air-fleet-restructuring/

Saludos

Anónimo dijo...

Me gustaria si volviera a sus origines.

MAS (Malasyan Airline System). MAS significa "Oro" en Malasyo.

Seria bonito ver MAS pasar sobre nuestros cielos aqui en Sydney nuevamente.

Patrick O