viernes, 25 de diciembre de 2015

United cumplió un año de operación en Chile: volará hasta marzo con B787-9 pero no espera mayores cambios para 2016

Por Ricardo J. Delpiano

United B767-300ER en SCL (R.Vildosola)
Foto: Rodrigo Vildósola
Con más de 100.000 pasajeros transportados (97.731 personas entre enero y noviembre 2015), según datos de la Junta Aeronáutica Civi (JAC), United Airlines ha completado su primer año de operaciones en Chile. Con un vuelo diario desde Houston (IAH), la firma norteamericana ha abierto una nueva puerta de entrada en los Estados Unidos para el pasajero, siendo hasta el momento su principal contribución.

En su primer año de operación en el país, United realiza un positivo a pesar de que por política, la aerolínea no comenta resultados individuales de cada una de sus rutas. Arlette Cifuentes, gerente general de United en Chile, indica que “estamos muy complacidos con los resultados de nuestro vuelo diario entre Santiago y Houston, que comenzó el 8 de diciembre de 2015, está funcionando muy bien y está cubriendo nuestras expectativas”.

Para 2016, la aerolínea no espera crecimientos significativos en comparación con lo que viene ofreciendo, a excepción de la gran novedad que representará la colocación por la temporada de verano del Boeing 787-9, el más moderno avión de la compañía.

El B787-9 está confirmado para operar entre el 6 de enero y el 27 de marzo de 2016, por lo que los viajeros que vuelen con United entre esas fechas podrán experimentar una experiencia de viaje superior gracias a las innovaciones que incorpora la aeronave.

Si bien se espera que el Dreamliner sea a futuro el avión que reemplace a la flota B767, todavía faltará un tiempo para verlo regularmente en la operación a Chile. “No hay planes todavía de continuar utilizando el Dreamliner en la ruta Santiago Houston más allá del verano”, afirman desde United. Mientras el cambio definitivo llegue, esta nueva aeronave constituirá un elemento de apoyo importante para continuar consolidando el producto en el mercado chileno.

Pese a que no existirán cambios significativos en la operación, United continuará introduciendo mejoras, especialmente en lo que respecta a aspectos operacionales, la modernización de las cabinas y la experiencia de viaje, elementos que impactan directamente en las personas.

“En cuanto a nuestros producto global, continuamos haciendo inversiones en confiabilidad y en los servicios que son importantes para nuestros clientes, como el Wi-Fi, entretenimiento a bordo y mejoras considerables en los aeropuertos. Si bien hemos hecho grandes adelantos en la oferta de una experiencia de viajar más confortable, todavía estamos trabajando con empeño para mejorar”, puntualiza Cifuentes.

La recuperación de los vuelos a Santiago fue para United la culminación de un proceso y un compromiso por volver a atender el mercado latinoamericano de una manera integral y eficiente a través de una estructura fortalecida capaz de ofrecer al pasajero un producto superior en todo ámbito.

No hay comentarios.: