jueves, 28 de enero de 2016

American Airlines confirma al Boeing 787 como su nuevo avión para la ruta Dallas y renueva salón VIP en el aeropuerto de Santiago

Por Ricardo J. Delpiano

American Airlines B787-8 final app SCL (RD)
Foto: Ricardo J. Delpiano
El Boeing 787-8 es el nuevo y más moderno avión de la flota de American Airlines. Con lo último en tecnología, nuevas cabinas, sistemas y una significativa eficiencia operacional, constituye uno de los símbolos del nuevo espíritu que se siente en la compañía estadounidense, en la Nueva American.

El viernes 18 de diciembre este moderno aparato comenzó a volar regularmente en la ruta Dallas Ft. Worth – Santiago permitiendo al pasajero chileno conocer y disfrutar la nueva apuesta que American está realizando a nivel global. A partir de ahora, el B787-8 estará asignada permanentemente a esta ruta lo que representa una mejora significativa del producto ofrecido.

American Airlines tiene configurados sus B787-8 para 226 pasajeros distribuidos en tres clases de servicios: 28 asientos en Business Class, 48 en Main Cabin Extra y 150 plazas en Economy Class. Su capacidad media permite a la compañía una configuración adecuada para rutas de larga distancia, lo que sumado a las innovaciones del avión en cuanto a ambiente de cabina permitirá ofrecer un producto ampliamente superior y renovado al pasajero chileno.

“Es lo último en innovación” dice la compañía y es eso lo que precisamente quiere mostrar con sus nuevos asientos y tecnología al servicio del usuario, mientras que para los pilotos y tripulantes un mejor ambiente de trabajo, algo que ellos mismos destacan.

American Airlines B787-8 Business Class (RD)
Foto: Ricardo J. Delpiano
En la nueva Business Class del B787, American ofrece asientos – camas dispuestos en cubículos para ofrecer al pasajero más exigente una mini suite. Cada persona tiene un espacio privado amplio con acceso directo al pasillo independiente si va sentado en el centro del avión o en la ventana. Los asientos están distribuidos en disposición 1-2-1 con algunas suite mirando hacia el frente de la aeronave y otras hacia atrás, configuración que permite optimizar los espacios al interior aeronave sin perjudicar la comodidad del pasajero.

En cuanto a entretenimiento, internet wifi en vuelos internacionales más toma corriente alterna y puertos USB para equipos personales son parte de las opciones para relajarse o trabajar. Una pantalla táctil de 16 pulgadas por la que se proyectan a gusto del viajero (sistema AVOD) hasta 260 películas, 240 programas de televisión, 13 canales de radio, 375 álbumes de música y 20 videojuegos, complementan la oferta.

Los pasajeros de Business Class disponen de un mini bar en el galley con una barra libre de licores y bebidas, además de snacks para relajarse y estirar las piernas durante el vuelo y socializar con el resto de los pasajeros o bien tratar en un grato ambiente, temas de trabajo antes de llegar a destino.

La Main Cabin Extra está ubicada en la sección del medio de la aeronave, inmediatamente después de la Business Class. Visualmente no se distingue mucho de la Economy tradicional, a excepción de los 13 centímetros adicionales que existen entre separación entre asientos ofreciendo por un pago adicional, un espacio superior que el viajero valora en rutas de largo recorrido como en las más de nueve horas que separan Dallas de Santiago.

Martha Patín, directora de Comunicaciones Corporativas de American Airlines para América Latina y el Caribe, adelanta que próximamente se incorporará la recién anunciada Premium Economy Class como producto intermedio adicional a la oferta existente.

En Economy Class, los asientos cuentan con un espacio suficiente para garantizar una comodidad aceptable en los vuelos de larga distancia. Cada asiento posee puertos USB, conexión internet de wifi, tomas de corriente alterna y un entretenimiento individual superior con pantallas táctiles por las que se trasmite la misma oferta disponible en Business Class.

American Airlines B787-8 Economy Class (RD)
Foto: Ricardo J. Delpiano
Además de la comodidad y el producto que se ofrece en cada asiento, los pasajeros que vuelen en el B787-8 pueden disfrutar de las ventajas del avión como una cabina más amplia, sistema mood lighting, mejor circulación del aire y un menor ruido interior, sistemas que con la penetración de estos nuevos aviones en distintas rutas hacen que cada viaje sea más agradable. 

En la base de American en Chile destacan que es todo un orgullo contar con este avión de manera permanente en la ruta Dallas Ft. Worth – Santiago y lo aprecian como símbolo del compromiso de que tiene la compañía con el mercado chileno, el mismo que se mantiene ininterrumpido desde hace 25 años.

American Airlines está invirtiendo más de US$ 2 mil millones en la instalación de nuevos asientos cama en aviones de largo alcance con servicio internacional, retrofit en los Airbus A319, B757-200, B767-300ER y B777-200ER, y mejoras en los aeropuertos, todo para ofrecer un producto superior y homogéneo a un cliente cada vez más exigente. En Santiago, esta inversión comienza a manifestarse con fuerza con las nuevas oficinas de atención al público y principalmente con la renovación del Admirals Club en el aeropuerto Arturo Merino Benítez.

Precisamente el personal de American comenta con orgullo las renovaciones realizadas y que finalizaron hace poco días. En el aeropuerto de la capital chilena, los pasajeros de American Airlines de First, Business Class, así como los estatus elite de las aerolíneas oneworld, disponen de un espacio agradable y cómodo para esperar el vuelo donde acceden a conexión a internet wifi, un business center, snacks, comidas y bebidas de cortesía, duchas, áreas de juegos para los niños totalmente cerrada e independiente del resto de la sala evitando ruidos para el resto de los viajeros y una atención personalizada.

Las mejoras realizadas son de carácter temporal ya que American Airlines tiene previsto inaugurar un nuevo Admirals Club cuando en los próximos se inaugure el nuevo terminal de pasajeros en el aeropuerto de Santiago (futuro terminal 2).

American Airlines Admirals Club SCL (RD)
Foto: Ricardo J. Delpiano
Con el fin de brindar un servicio superior para todos, American ofrece también acceso a sus Admirals Club a los pasajeros de Economy, quienes pagando US$ 50 pueden obtener un pase por 24 horas en cualquier aeropuerto o si viaja seguido en un mes puede adquirir un pase por 30 días por un valor US$ 99.

Actualmente, American Airlines opera un vuelo diario en la ruta Dallas Ft. Worth – Santiago en aviones B787-8 y otro vuelo diario en la ruta Miami – Santiago con B777-200ER con el servicio de First Class siendo la única aerolínea norteamericana que ofrece ese producto hacia/desde Chile. Además, hasta el mes de abril la compañía dispone de un vuelo adicional a Miami que opera cinco veces a la semana con aviones B767-300ER.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Increíble como American esta cambiando de ser una de las peores con calidad de servicio y aviones viejos ahora se vuela con 787 y 777

Anónimo dijo...

Hola... para el comentario anterior, estoy totalmente de acuerdo. Siempre, nos gusta dar a conocer las cosas malas, pero de que American esta cambiando para mejor se nota. Obviamente, aun falta y siempre faltara, pero se reconoce que están haciendo mejor las cosas. Es muy comodo volar en sus 777 o dentro de USA en los nuevos 320.

Anónimo dijo...

Eso sí que es innovar en servicio y calidad, me está gustando la nueva American