jueves, 18 de febrero de 2016

Lufthansa basa en Munich a sus primeros A350-900 y anuncia las primeras rutas

Por Ricardo J. Delpiano

Lufthansa A350-900 (Airbus)
Foto: Airbus
En el marco de avanzar hacia una operación altamente eficiente y sustentable, Lufthansa ha anunciado los planes para los primeros 10 Airbus A350-900 que la aerolínea incorporará a partir de enero de 2017.

Según los planes de la aerolínea alemana, estos aviones estarán basados en el hub de Munich y reemplazarán directamente a los A340-600 que operan desde/hacia ciudad. Las primeras rutas de estos aviones serán Munich – Delhi y Munich – Boston, para luego incluir otros destinos de la red de larga distancia en los próximos años. Mientras se concreta la incorporación de esta aeronave, Lufthansa continuará potenciando las rutas de larga distancia desde Munich basando siete A330-300 y 19 A340-600 en esa ciudad para el verano 2016.

Por el momento, Lufthansa mantiene en reserva las rutas que operarán de los restantes 15 equipos aunque mantendrán el mismo rol asignado, permitiéndole a la compañía optimizar gradualmente sus operaciones de larga distancia “Los A350-900 reemplazarán gradualmente a los A340-600”, dice la aerolínea en una razón de 1:1.

Lufthansa tiene pedidos 25 A350-900 con un precio de lista para cada uno de US$ 310 millones. Los aviones estarán configurados para 293 pasajeros en tres clases de servicio con 48 asientos en Business Class, 21 en Premium Economy y 224 en Economy Class. La estrategia de la aerolínea alemana para el A350-900 es poder estandarizar su flota de largo alcance entre 300-350 asientos, con un único modelo de avión que reemplace tanto a los A340-600 como a los Boeing 747-400. Este proceso considera también la eliminación del segmento de 250-300 asientos.

En cuanto a la operación del A350, Lufthansa lo califica como un avión muy amigable con el medio ambiente. Por ejemplo, el consumo de combustible es de 2,9 litros de jet fuel por pasajero por cada 100 kilómetros recorridos, lo que representa un ahorro de 25% en comparación con los actuales aviones en servicio. Otro de los beneficios será la significativa reducción de la huella de carbono de hasta 50% en comparación a aviones con capacidad similar. A estos se agrega las mejoras aerodinámicas de la aeronave, la amplitud interior y el menor ruido de la cabina, lo que favorece a una experiencia de viaje superior.

Con el A350 y la reciente puesta en servicio del A320neo, Lufthansa quiere avanzar y demostrar que es capaz de conseguir una operación altamente sustentable para los próximos años, reforzando los compromisos autoimpuestos como compañía como a nivel de industria.

2 comentarios:

HECTOR dijo...

Cuales serian las posibles Rutas?? Soñar que fuera SCL

Anónimo dijo...

Ninguna más, aceptenlo, lufthansa ya nos olvidó