lunes, 4 de abril de 2016

Alaska Airlines adquiere Virgin America para crear “una gran aerolínea de la costa oeste”: nueva consolidación en los Estados Unidos

Por Ricardo J. Delpiano

Alaska Airlines y Virgin America (Alaska Airlines)
Foto: Alaska Airlines
La junta directiva de Alaska Air Group, matriz controladora de Alaska Airlines, ha aprobado por una unanimidad el acuerdo de fusión con Virgin America mediante la compra de esta por un valor de US$ 57 por acción. De esta forma, y con una operación valorada en total en US$ 4 mil millones, Alaska Air Group se hace cargo de Virgin America, incluyendo su flota, los contratos de arriendos de estas, su deuda y todos sus activos.

La fusión mediante compra fortalece la posición de Alaska Airlines, consolidándola como la "gran aerolínea" de la costa oeste de los Estados Unidos, ahora con una base de clientes significativamente superior y una plataforma mejorada para el crecimiento, que permitirá competir de mejor manera con las grandes aerolíneas de ese país como American Airlines, Delta o United, además de enfrentar el crecimiento del segmento de bajo costo (LCC, por sus siglas en inglés). Alaska Airlines ha señalado que con este proceso “estará en en condiciones de ofrecer más opciones para los clientes, aumentar su competitividad y ofrecer rendimientos atractivos para los inversores”.

Virgin America aportará a Alaska Airlines su operación desde sus bases en los aeropuertos de San Francisco y Los Ángeles. Para sus clientes, la fusión expande las oportunidades y la conectividad en la costa oeste, especialmente en la región noroccidental del Pacífico, con mayores opciones de conectividad al tener a Seattle, uno de los hubs de Alaska Airlines, como un centro importante de conexiones internacionales.

Como resultado, la nueva empresa combinada se hará cargo de la flota, empleados y de la operación de las dos aerolíneas. Tendrá alrededor 1.200 salidas diarias desde los hubs de Seattle, Portland, Anchorage, San Francisco y Los Ángeles, además de una flota de 280 aviones –incluidos los de la división regional-. En términos financieros, espera sinergias por US$ 225 millones y US$ 7 mil millones de ingresos anuales. Alaska Airlines y Virgin America han señalado que esperan completar su integración en el cuarto trimestre de 2016.

“Nuestros empleados han trabajado duro para ganar la profunda lealtad de los clientes en el noroeste del Pacífico y Alaska, mientras que el equipo de Virgin America ha hecho lo mismo en California. Juntos continuaremos entregando lo que los clientes nos dicen que quieren: tarifas bajas, confiabilidad y un excelente servicio”, dice Brad Tilden, presidente y CEO de Alaska Air Group. "Con nuestra red ampliada y fuerte presencia en California, vamos a ofrecer opciones de vuelo para viajes sin escalas. Esperamos reunir a dos grupos de increíbles empleados para construir sobre logros alcanzados de empresas independientes un competidor más fuerte a nivel nacional”.

Para David Kush, CEO de Virgin America, la fusión entrega una continuidad para el trabajo que venía realizando su compañía ahora a través de una estructura fortalecida y mejor posicionada para competir.

Por ahora, ambas marcas se mantendrán por separado hasta conseguir el certificado único de operador aéreo. Tilden ha declarado que será Alaska Airlines la marca e imagen que permanecerá. Considerando el producto elaborado por Virgin America y la gran aceptación que este tiene entre los pasajeros, la compañía de Seattle indica que explorará el mecanismo para integrarlo en la nueva aerolínea y así cumplir con uno de los objetivos de la integración: crear una aerolínea que además de precios bajos pueda ser reconocida por su gran calidad de servicio a sus pasajeros y clientes.

Para Virgin America, la fusión viene a solucionar una de sus preocupaciones más inmediatas que era cómo hacer frente a una cada vez más fuerte competencia en el sector, no tanto por el número de líneas aéreas existentes sino por la estructura de estas con cuatro grandes grupos. En ese contexto, y al igual como sucede en otras regiones del mundo, la unión de compañías aéreas a través de alianzas, fusiones, joint ventures u otros mecanismos, pareciera ser el único camino viable para sortear los cada vez mayores desafíos del sector y las barras más altas que existen para los operadores más pequeños y/o que no poseen un rol definido en el mercado.

Después de las fusiones de las grandes, la unión mediante de compra de Alaska Airlines y Virgin America está demostrando que el proceso de consolidación de las líneas aéreas en los Estados Unidos no ha finalizado y que puede continuar considerando las pequeñas aerolíneas que aún existen.

Si bien la unión de Alaska Airlines y Virgin America estará concentrada principalmente en el mercado doméstico de los Estados Unidos, su impacto trasciende sus fronteras por las alianzas que ambas compañías poseen y por la expansión que en los últimos años ha tenido Alaska Airlines en el mercado internacional, especialmente en México y Centroamérica, regiones donde se ha convertido en un operador relevante en rutas desde/hacia la costa oeste Norteamérica.

5 comentarios:

Gio Salinas dijo...

No me gustó mucho esta adquisición, ambas aerolíneas son buenas, pero tienen una oferta de producto muy distinta, al igual que el target de clientes. La diferencia es tal, que Virgin es sólo Airbus, con una flota muy moderna, IFE, ambientación en la cabina, un Lounge en LAX increíble, asientos super cómodos y con una excelente decoración de interior, en cambio Alaska es sólo Boeing, con una mezcla de aviones antiguos y nuevos, sin mucha preocupación por la experiencia de vuelo al pasajero, pero aún así buena atención a bordo.
Hubiese sido mejor una compra por parte de Jetblue, que tiene mucho más en común con Virgin America que Alaska.

dc-9-32 dijo...

Pienso lo mismo

Anónimo dijo...

No, no va a comprar a SKY y tampoco va a crear una filial en Chile

Anónimo dijo...

Yo creo que virgin no tenia espacio para crecer en Usa, por lo que la decisión fue acertada.

Anónimo dijo...

Alaska?