sábado, 21 de mayo de 2016

Delta Air Lines destaca las ventajas de su hub en Atlanta y la modernización de sus productos para reforzar su presencia en Chile

Por Ricardo J. Delpiano

Delta Air Lines B767-300ER app (RD)
Foto: Ricardo J. Delpiano
Con el fin de marcar la diferencia y atender la creciente competencia que existe en rutas entre Chile y los Estados Unidos, ya sea por capacidad, frecuencias y nuevas rutas, Delta Air Lines está resaltando las conveniencias que ofrece al cliente el aeropuerto Hartsfield de Atlanta, su base y principal centro de conexiones.

La iniciativa forma parte de una campaña que la línea aérea estadounidense está realizando y que está dirigida a todos los viajeros que vuelvan desde Chile hacia los Estados Unidos y más allá. “Descubre los Estados Unidos y más de 320 destinos a tu servicio” o “Descubre el mundo con la aerolínea más premiada de Estados Unidos” son algunos de los mensajes que Delta quiere trasmitir a sus pasajeros.

El aeropuerto Hartsfield de Atlanta es el más transitado del mundo, prácticamente por la cantidad de vuelos que Delta ofrece a todas las ciudades de Estados Unidos, Canadá, México, el Caribe, Europa, África, y Asia, además, de una creciente red sudamericana. En los días de mayor demanda, Delta opera más de 1.000 salidas por día desde las más de 117 puertas que posee en los distintos “Concourses” del aeropuerto, incluyendo a 67 destinos internacionales en las regiones mencionadas.

“Los clientes chilenos se benefician de una mejor experiencia en la terminal Internacional Maynard H. Jackson en el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta, el que cuenta con plena señalización en español en todo el aeropuerto, diseñado especialmente para los viajeros latinos”, destaca la compañía. La introducción de Atlanta como nuevos destino, ruta y nueva puerta de entrada a los Estados Unidos es una de las contribuciones que esta aerolínea ha realizado en el mercado chileno.

Delta opera en Chile con un vuelo diario que une Atlanta con Santiago, operado con aviones Boeing B767-300ER. Si bien la aerolínea ha mantenido este material desde que llegó al país, destaca que como parte de la una mejora continúa de la compañía, los aviones cuentan con 35 asientos-cama en el producto Delta One (Business), además de pantallas personales de gran tamaño para disfrutar del sistema de entretenimiento de audio y video a demanda en vuelo. “Los clientes de Delta volando en Delta One disfrutan de una selección de comidas de inspiración latina creadas por la chef Michelle Bernstein y combinadas con elegantes vinos elegidos por la máster sommelier Andrea Robinson”, agrega la aerolínea.

El B767-300ER con el que vuela a Santiago también se ofrece el producto 22 asientos Delta Comfort+ y 153 asientos en Main Cabin (Economy). En la primera, los pasajeros tienen más espacio entre asientos y un 50% más de reclinación que el asiento de Economy tradicional. Una de las últimas innovaciones es la introducción de nuevos kits y otros varios servicios mejorados para los pasajeros en Main Cabin en los vuelos hacia y desde Chile. 

Una de las novedades que la aerolínea también destaca es la incorporación del servicio internet wifi, como parte de las inversiones “centradas en los clientes”. Recientemente, Delta ha anunciado que ofrecerá a los clientes una conectividad de internet más rápida en vuelo mediante el aumento de su apuesta por 2Ku, la tecnología para wifi en vuelo de Gogo en al menos 350 aeronaves. Esto significa la inclusión de 2Ku en un total de más de 600 aviones de la flota principal, incluyendo la flota B767.

Siguiendo acciones emprendidas por otras aerolíneas en Estados Unidos, Delta también ha decidido eliminar los cargos por emisión de boletos a través de la central de reservas o venta personal en los aeropuertos y las oficinas. Esta acción se entiende como una forma de mantener la lealtad de sus actuales clientes e incentivar a otros nuevos a probar la oferta de productos que se ofrece. Anteriormente, lcobraba un cargo por venta directa de US$25 por boleto cuando se compran por teléfono a través dela central de reservas y de US$35 por boleto cuando se hacían en los aeropuertos y otras oficinas, cargos que variaban dependiendo del país. 

Con estas acciones, Delta busca hacer frente a la creciente competencia que existe en los Estados Unidos, tanto por los operadores más tradicionales como por los nuevos que han ingresado, además de un mejoramiento importante de los productos. Algunos ejemplos de esto, son la llegada de United Airlines a Santiago, que al igual que Delta, aporta una nueva ruta, destino y centro de conexiones, y el mejoramiento de la oferta por parte de American Airlines, con la introducción del B787-8 en la ruta a Dallas Ft.Worth y la utilización de los B777-200ER en los servicios a Miami, además de las líneas aéreas latinoamericanas que atienden los Estados Unidos desde Chile vía sus respectivos centros de conexiones.

1 comentario:

Joaquín Manríquez dijo...

A veces reclamamos que Delta aun mantiene el 767 como material de vuelo, y luego pienso que es mi avion favorito para vuelos de largo alcance. Buena distribucion a bordo, y lo mas importante la comodidad. Ya estamos llorando varios queriendo que Lan volara en 767 nuevamente donde ahora vuela el 787 (para la clase economy me refiero). Para mi lejos mi avión favorito.