martes, 26 de julio de 2016

JetBlue podrá expandir sus horizontes con nuevo pedido por A321 que incluye opciones por la versión de largo alcance

Por Ricardo J. Delpiano

JetBlue A321 (Airbus)
Foto: Airbus
La neoyorquina JetBlue ha modificado su orden de compra con Airbus para incrementar la flota de mayor capacidad en los próximos siete años. El pedido incluye la adquisición de otros 15 A321ceo y 15 A321neo con la posibilidad de convertir estos últimos a la versión A321LR (denominación para A321neoLR) a partir del año 2019.

JetBlue señala que con este pedido esperan continuar expandiendo su negocio en el mercado transcontinental (vuelos costa-costa) dentro de los Estados Unidos, aumentando la oferta de asientos y profundizando su modelo de negocios de carácter híbrido en vuelos dentro del segmento medio (hasta 8 horas de duración). El énfasis está puesto particularmente en la introducción del servicio Mint, una Business Class adaptada al concepto de servicio que ofrece JetBlue y que a juicio de la línea aérea, “ha permitido acercar los viajes de lujo sean más asequibles”.

Airbus entregará a JetBlue 15 A321ceo a partir de 2017, mientras que los A321neo comenzarán a llegar a partir del 2020. Estos nuevos aviones sumarán 14 equipos a la flota, totalizando 31 aparatos con el producto Mint que está disponible en 13 destinos. En el corto-mediano plazo, la flota adicional permitirá a la compañía aumentar el 12% del mercado que hoy ostenta en vuelos transcontinentales y sumar más presencia en el mercado de a costa oeste de los Estados Unidos.

“Airbus ha estado asociada a nosotros desde el principio y estamos muy orgullosos de que esa asociación continúe hoy en día,” comenta Robin Hayes, presidente y CEO de JetBlue. “El A321 es un avión increíble que está dando buenos resultados a nuestra compañía. Tenemos la intención de destinar muchos de estos aviones a la ampliación de nuestra exitosa experiencia Mint y nuestra presencia en la costa oeste.”

Airbus indica que un gran número de A321 se construirán en las nuevas instalaciones en Mobile, Alabama, tal como lo hizo el primer avión de este modelo y que precisamente, fue un ejemplar de JetBlue (bautizado como “BluesMobile”). “Cuando decidimos construir una cadena de montaje en Estados Unidos lo hicimos para ayudar a satisfacer la creciente demanda de nuestros clientes estadounidenses,” dice John Leahy, COO de Clientes de Airbus. “La familia A320 es líder en todo el mundo y goza de un éxito especialmente importante en Estados Unidos gracias a su economía, eficiencia y confort. Esperamos poder entregar cada vez más aviones a nuestros clientes americanos desde nuestras instalaciones estadounidenses.”

La principal novedad del pedido llega con la posibilidad de que JetBlue se convierta en un cliente del nuevo A321LR, opción que abre a la aerolínea nuevas oportunidades de expansión más allá de las rutas que actualmente opera.

El A321LR es un A321neo con un peso máximo de despegue (MTOW) de 97 toneladas y con un alcance para volar rutas sin escalas de hasta 4.000 millas náuticas. Puede llevar a 206 pasajeros en dos clases o 220 en clase única en rutas de hasta 8 horas de duración, lo que equivale una capacidad similar ofrecida por un Boeing 767-300ER en configuración biclase.

Según Airbus, esta nueva variante ofrece un CASK de hasta un 15% menos en comparación a un avión de fuselaje ancho volando en rutas de similar duración o de hasta 5% menos si se lo compara con un A320neo, todo manteniendo la “comunalidad” que característica y una versatilidad que permite utilizarlo también en rutas de corto alcance de alta densidad.

Por sus prestaciones y capacidad, JetBlue era considerado un cliente potencial para este avión, realidad que se confirma con las alternativas que ofrece este pedido y que es altamente probable que la línea aérea la considere ejercer en el futuro, especialmente si se toma en cuenta su estrategia de expansión y su modelo híbrido de negocios.

De ejercer las opciones, JetBlue podrá volar con el A321LR a nuevos destinos en América Latina, más al sur de Lima o poder explorar vuelos trasatlánticos desde la costa este de los Estados Unidos, tal como proyecta Norwegian desde Europa. Con la flota actualmente disponible, ambos mercados son imposibles de atender sin precisar escalas intermedias. Este camino representará una evolución en los modelos híbridos de negocios en los segmentos medios y pueden ser la puerta de entrada para que otras aerolíneas que utilizan este tipo de negocios también puedan incursionar de esta forma en rutas similares.

A fecha de hoy, JetBlue opera 160 aviones de la familia A320. Son 130 A320 y 30 A321, todos de la versión ceo. Con esta orden, el backlog de aviones de la aerolínea al fabricante europeo asciende a 116 aviones: 25 A320neo, 31 A321ceo y 60 A321neo. El plan de flota de JetBlue considera para este año un total de 37 A321, incluyendo 17 configurados con el producto Mint, número que crecerá hasta las 52 unidades en 2017. Para fines del año 2018, la compañía espera tener 63 A321 en servicio, seis correspondientes a los A321neo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece que Azul vas a comprar Jetblue

Javier dijo...

Está medio perdido, estimado Anónimo...
Es cosa de mirar los números de una aerolínea y de otra. Si llegara a pasar que una compra a la otra, sería JetBlue la que compre a Azul y no al revés.

Incluso ese hipotético escenario lo veo poco posible. Si bien tienen el mismo fundador (David Neeleman, brasileño de nacimiento) la cosa llega hasta ahí nomas.