domingo, 15 de enero de 2017

LATAM reporta estadísticas operacionales diciembre y año 2016: comportamiento estable

Por Ricardo J. Delpiano

EVE-1188-01
Foto: Airbus
Pese a conseguir crecimientos en nuevas rutas, las operaciones de LATAM durante el año 2016 estuvieron marcadas por la estabilidad prácticamente en todos sus indicadores que dan cuenta de un año desafiante para la compañía. La crisis de Brasil y el menor dinamismo de las economías de los países de la región, además de una mayor competencia, emergen como algunos factores que influyeron en los resultados y obligando a la empresa intensificar las acciones comerciales para compensar las caídas y ajustes.

En los resultados del mes de diciembre, el tráfico de pasajeros rentados por kilómetro (RPK) aumentó en un 1,9% con 9.895 mil personas, mientras que la capacidad, medida en asientos disponibles por kilómetro (ASK), creció en 0,6% con un total de 11.829 mil plazas ofrecidas. Como resultado, el factor de ocupación para el mes aumentó en 1,1 puntos porcentuales a 83,6%.

Por segmentos del negocio, los crecimientos estuvieron en los vuelos internacionales y dentro de países de habla hispana cuyos indicadores RPK registraron aumentos en 6,0% y 5,6%, respectivamente (5.508 mil y 1.697 mil, en pasajeros pagos), mientras que en Brasil se produjo una caída de 7,5% (2.690 mil pasajeros pagos. El ASK tuvo un comportamiento similar impulsado por los aviones de mayor capacidad, nuevas rutas y más frecuencias en vuelos internacionales y domésticos países de habla hispana con aumentos de 4,1% (6.495 mil plazas) y 7,8% (2.120 mil plazas), respectivamente. Estos resultados se contraponen al descenso de 9,5% (3.213 mil plazas) del mercado brasilero.

Como resultado, los vuelos internacionales tuvieron un crecimiento de 1,5 puntos porcentuales (84,8%), los domésticos en países de habla hispana un descenso de 1,6 puntos (80,0%) y aumentos dentro de Brasil en 1,8 puntos (83,7%).

En términos anuales, el RPK de LATAM registró un crecimiento de 1,9% con 113.627 mil pasajeros pagos y un ASK 0,6% más alto con 134.968 mil asientos ofrecidos. El factor de ocupación aumentó en 1,1% para cerrar en un promedio de 84,2%.

Segmentado por unidades de negocio de pasajeros, los resultados de RPK arrojaron crecimientos de 7,4% para vuelos internacionales (63.393 mil pasajeros pagos), 8,0% para rutas domésticas en países de habla hispana (19.124 mil pasajeros pagos) y una baja de 10,7% para Brasil (30.941 mil pasajeros pagos). En ASK, los vuelos internacionales y países de habla hispana registraron aumentos de 5,6% y 8,0%, respectivamente (73.542 mil y 23,847 mil asientos en números), mientras que debido a los ajustes los vuelos dentro de Brasil bajaron en 11,5% (37.579 mil). El factor de ocupación aumentó en vuelos internacionales y dentro del mercado brasilero en 1,4 y 0,8 puntos porcentuales y no tuvo variación en vuelos domésticos en países de habla hispana. De esta manera la ocupación del año cerró en 86,2% para rutas internacionales, 80,9% para rutas domésticas en países de habla hispana y 82,3% para dentro de Brasil.

Consecuencia del escenario imperante, LATAM movilizó durante 2016 a 66.690 mil pasajeros lo que representa un descenso de 1,3% en comparación con 2015. Pese los aumentos de 6,7% y 6,0% en tramos internacionales y domésticos en países de habla hispana, el resultado estuvo influido por la caída de 9,7% de los vuelos al interior de Brasil.

Para generar mayores eficiencias a la red y aprovechar las oportunidades de mercado, LATAM inauguró durante el año pasado nuevas rutas que aportaron una mayor y mejor conectividad a los países de la región. Por ejemplo, se abrieron vuelos Lima – Washington DC (IAD), Santiago – La Paz, Sao Paulo (GRU) – Johannesburgo, Santiago – Castro, Santiago – Los Ángeles, Santiago – Puerto Natales, Lima – Barcelona, además de aumentarse las frecuencias en aquellos mercados que lo requieran.

En términos de aviones, la compañía se vio beneficiada por la operación de equipos más eficientes como los Airbus A321 en vuelos domésticos de Brasil y Chile, los que también han sido colocados en algunas rutas internacionales dentro de Sudamérica (especialmente en el cono sur) y los A350-900 y Boeing 787-9 en vuelos internacionales. La mayor eficiencia se manifiesta en la mayor capacidad de asientos y de carga reduciendo los costos (CASK), así como en el consumo de combustible. Estos factores junto a otras medidas adoptadas por la compañía y acciones comerciales, favorecieron a una reducción de los precios de los pasajes que ayudaron a los viajes de más personas. Con un escenario más favorable en términos económicos, estas eficiencias podrían haber generado un impacto significativamente superior.

Las operaciones de carga registraron un año altamente complejo por la situación económica regional, principalmente en Brasil, y el panorama global. A nivel de sistema, el transporte de carga paga (RTK) de LATAM cayó 8,7%, mientras que la capacidad medida en toneladas disponibles por kilómetro (ATK) se contrajo en 5,3% arrojando un factor de ocupación de 51,7% con un descenso de 1,9 puntos porcentuales. Para adecuarse al escenario, LATAM ha reducido la operación de sus aeronaves cargueras además de la flota que está fuera de la compañía (en subarriendo a terceros) y ha privilegiado el transporte de carga a través de bellies. En diciembre, el RTK cayó 2,1%, el ASK bajó en 5,4% y el factor de ocupación subió 1,9 puntos probablemente producto de la temporada y los ajustes en flota.

Para el año 2017, LATAM prevé un escenario muy similar al 2016. La revisión de las proyecciones operacionales establecen crecimientos de ASK de entre 0,0% y 2,0% en vuelos internacionales, 4,0% y 6,0% en vuelos domésticos de países de habla hispana y entre -2,0% y 0,0% en Brasil. La operación carguera se verá significativamente afectada con una reducción de capacidad importante que irá de -12,0% y -10,0% de lo que se desprende que podría registrarse alguna salida de aeronaves cargueras.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo LAN gano con la fusion

Javier dijo...

Al contrario. LAN ha perdido mucho con la fusión. El gran ganador con la fusión fue TAM, que vendió caro y le endosó todos los problemas al holding.