lunes, 3 de abril de 2017

Auge de líneas aéreas LCC en Colombia, Chile y Perú impulsarán el mercado aéreo de la región en los próximos 20 años

Por Ricardo J. Delpiano

JetSmart A320 (JetSmart)
Foto: JetSmart (referencial)
El fenómeno de las aerolíneas de bajo costo y tarifas bajas (LCC, por sus siglas en inglés) continúa transformando la forma como nos comunicamos en el continente. Al igual como ocurrió en Brasil y en México, el auge de este tipo de líneas aéreas está contribuyendo positivamente al desarrollo de la aviación en la región, con un aumento significativo en el número de pasajeros, reducción de los precios promedios de los pasajes y mayor eficiencia en cada uno de los negocios.

Al entregar una nueva proyección para el mercado Latinoamericano, Rafael Alonso, presidente de Airbus para América Latina y el Caribe, considera que el auge de los operadores del tipo LCC en Colombia, Chile y Perú, tendrá un impacto en la dinámica del negocio durante los próximos veinte años, especialmente en lo que respecta a los vuelos domésticos e interregionales. Añade que este crecimiento será una buena oportunidad para que los operadores ya establecidos sean más agresivos en su actuar.

Alonso menciona esos países por ser los que poseen proyectos de aerolíneas LCC en crecimiento más concretos. En Colombia, está el positivo desarrollo de Viva Colombia y el ingreso de Wingo, la filial LCC de Copa Airlines. En Perú, se agrega el proyecto de Viva Air Perú como filial de su homónima colombiana, mientras que Chile experimenta un positivo auge de estas compañías en un mercado atípico que la propia industria a logrado transformar producto de sus propias eficiencias e innovaciones.

Chile vive actualmente una completa transformación del mercado aéreo. Al cambio del modelo de negocios de Sky, está la respuesta de LATAM como competidor y el auge de JetSmart, como nuevo operador del tipo ULCC (ultra low cost carrier) que a partir de junio podría estar en operación. Estas tres principales aerolíneas son las que están llamadas a atender en forma completa el mercado aéreo doméstico y regional chileno, con modelos LCC (Sky), híbrido (LATAM) y ULCC (JetSmart), cuyo impacto ya se siente en el descenso de los precios y el aumento de pasajeros mes a mes, independiente de la situación económica del país.

Si bien LATAM es y seguirá siendo el principal operador, Sky espera incorporar hasta 18 nuevos aviones en los próximos años de los cuales ya ha adquirido seis para sumarse a partir del primer trimestre de 2018. JetSmart espera recibir su primer avión en el mes de mayo y de ahí sumar otros dos más este año, más otros seis el siguiente para finalizar el año 2018 con nueve aparatos, con la posibilidad de más que duplicar este número en sólo un par de años.

Junto con el fenómeno de las aerolíneas LCC, Airbus considera un crecimiento del tráfico de pasajeros anual de 4,5% en línea con la media mundial de aquí al 2035, el cual estará impulsado por el auge de la clase media en los viajes aéreos con 500 millones de personas en los próximos veinte años, más del doble que en 2006.

La clase media es uno de los segmentos que está accediendo cada vez más al viaje en avión gracias a las facilidades que encuentra por parte de las líneas aéreas. Debido a las mayores eficiencias en sus operaciones y en la gestión de sus negocios, estas son capaces de generar reducciones significativas en el precio de los pasajes que son aprovechadas por la gente.

Asociado al crecimiento de las aerolíneas LCC en los países mencionados, Airbus dice que los tráficos domésticos e interregionales son los que tendrán un mayor impacto en el crecimiento de la media anual de pasajeros. Alrededor de 4,9% de aumento por año en estos segmentos en comparación de un 3,8% en vuelos entre América Latina y otros continentes. Todas las líneas aéreas LCC que actualmente existen o planean iniciar operaciones contemplan crecer en rutas de alta demanda de pasajeros en tramos nacionales y desarrollar una red interregional desde sus respectivos países o a través de bases en el extranjero.

Por modelos de aviones, la familia A320 seguirá siendo la líder en la región. Actualmente, es la familia de aeronaves preferidas por todos los modelos de líneas aéreas existentes desde las más “tradicionales” (legacy) hasta del tipo ULCC. Avianca, Azul, Interjet, LATAM, Volaris, Viva Aerobus, Viva Colombia, Viva Air Perú, Sky y JetSmart la han seleccionado para equipar sus respectivas flotas de corto-medio alcance.

“América Latina experimentará sin ningún género de duda un sólido crecimiento a largo plazo y, desde nuestro punto de vista, serán los aviones de pasillo único los que tiren de la demanda. Creemos que la familia A320neo, que vuela ya con los principales operadores latinoamericanos, sigue siendo un avión perfectamente indicado para responder a las futuras demandas de crecimiento y eficiencia en la región, dado su superior comportamiento y nivel de confort,” dice Alonso.

De 2016 a 2035, América Latina necesitará 2.570 nuevos aviones de pasajeros y carga, entre ellos 2.030 de pasillo único y 540 de cabina ancha, por valor de US$ 350.000 millones. En Brasil, donde la industria aeronáutica aporta más de US$ 32.000 millones al PIB del país, las aerolíneas necesitarán 1.400 aviones para atender la demanda de ese mercado. Pese a que el país todavía vive las consecuencias de una crisis política y económica, se proyecta un crecimiento por la propensión de brasileños a viajar, lo que duplicará el número de viajes per cápita, acelerará el crecimiento del tráfico a un ritmo de 4,8% superior a la media mundial.

Con más de 1.000 unidades vendidas y un backlog de casi 450, el número de aviones Airbus en operación en América Latina y el Caribe asciende a casi 650, lo que representa un 53% de la flota en servicio. Desde 1990, Airbus ha conseguido más del 60% de los pedidos netos de la región y en los últimos 10 años ha visto triplicada su flota en servicio.

No hay comentarios.: