viernes, 7 de abril de 2017

Carriel Sur tendrá ILS CAT III-B recién en septiembre tras un nuevo retraso en su implementación

Por Ricardo J. Delpiano

CCP aérea (DGAC)
Foto: DGAC
El aeródromo de Carriel Sur de Concepción es el principal de la VIII Región y uno de los más importantes de Chile. Por sus cercanías con la capital es un terminal aéreo utilizado por todo tipo de viajeros, especialmente del segmento corporativo que suelen utilizar las facilidades del viaje en avión por el día. El aeródromo es también alternativa para el aeropuerto de Santiago.

Pese al rol estratégico que desempeña en la red aeroportuaria nacional, Carriel Sur carece todavía de un sistema de aproximación por instrumentos (ILS) adecuado que permita operar normalmente en condiciones de visibilidad adversa -como ocurre frecuentemente- al igual como ocurre en los principales aeropuertos y aeródromos del país, especialmente en la zona centro-sur. El ILS que dispone es de CAT I que permite aterrizar con una visibilidad de 550 metros y prácticamente, se encuentra obsoleto para las condiciones meteorológicas y las necesidades de un transporte aéreo moderno y eficiente.

Con el fin de dar solución a esta situación, en junio de 2016, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) indicó que en el mes de noviembre pasado se iban a realizar las obras en la pista principal que incluirían la instalación de un sistema, las que tendrían una duración de siete meses. A poco tiempo de cumplirse ese plazo la Autoridad Aérea de Chile ha informado que las obras no estarán listas esta el mes de junio y que el ILS CAT III-B anunciado recién estaría en implementación para el mes de septiembre, entregando una temporada invernal poco esperanzadora para operadores y pasajeros.

Carriel Sur ya había experimentado retrasos en la implementación de un ILS CAT III-B. Primero, una licitación declarada desierta en 2014 determinó que de resultar exitoso un nuevo proceso, el aeródromo recién iba a disponer de un sistema de estas características hacia el tercer trimestre de 2016, situación que a la luz de los hechos no fue conseguido. En junio de 2016, cuando DGAC informó del inicio de obras se mencionó que la ayuda a la aproximación en cuestión estaría disponible en mayo del presente año, asegurando a los usuarios (operadores y pasajeros) una operación normal para la temporada invernal.

De acuerdo al nuevo calendario entregado por el director del Departamento Logística de DGAC, Juan Squella, el ILS CAT III-B estaría disponible recién para fines de septiembre del presente año de no existir nuevas complicaciones. Para el mes de junio, en el cual se estaría habilitando la pista principal –actualmente en obras-, se implementaría temporalmente el ILS antiguo (CAT I).

El ILS (Instrumental Landing System) es un sistema de precisión que ayuda a la aproximación y al aterrizaje, permitiendo una operación más robusta y segura. Consta de dos elementos: un localizador (LOC) y una senda de planeo (GS – Glide Slope), generado por antenas ubicadas en la pista que guían a la aeronave desde una determinada altura hasta tierra. Además, está complementado con un sistema de luces, sensores meteorológicos y procedimientos aeroportuarios especiales. El ILS tiene en cuatro categorías (I, II, IIIA y IIIB) establecidas según las condiciones mínimas de visibilidad: CAT I permite aterrizar con 550 metros, CAT II con hasta 350 metros, CAT III A con hasta 250 metros, y CAT IIIB con menos de 100 metros.

Para una completa utilización del sistema ILS, es necesario que el aeropuerto (la pista) como ambos pilotos de un vuelo se encuentren habilitados en cada categoría. Las principales líneas aéreas que operan en el país cuentan con sus pilotos habilitados para aproximaciones ILS y poseen aeronaves de última generación para aterrizar con instrumentos en condiciones de meteorología adversa.

Pese al desarrollo aeroportuario que Chile ha experimentado en los últimos años, todavía existen falencias y desafíos que superar. Dotar de ILS CAT III-B a los principales aeropuertos y aeródromos del país es una prioridad más que urgente, considerando la meteorología que poseen muchos recintos aeronáuticos. Las malas condiciones de visibilidad a tempranas horas de la mañana demandan que los aeropuertos dispongan de este sistema para permitir vuelos en las horas que los pasajeros demandan.

LAN A320 aterrizando desde atrás (A.Ruiz)
Foto: Alejandro Ruiz
Actualmente, sólo dos aeropuertos y aeródromos cuentan ILS CAT III-B: el aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago, sólo en la pista 17L y el aeródromo de La Araucanía de Temuco, en su pista 01. Concepción sería recién la tercera estación aérea del país en contar con este sistema. Otros aeródromos, como El Tepual en Puerto Montt, por ejemplo, demandan con urgencia una mayor inversión.

Esta falencia, más retrasos en las entregas y las habilitaciones correspondientes de este tipo de obras constituyen un nuevo retraso en el mejoramiento de la infraestructura aeroportuaria nacional y se inserta como parte de las respuestas tardías de los organismos públicos en la materia. La situación no es nueva y es algo que la industria aérea ve con preocupación, especialmente por la “pérdida de velocidad” y el “crecimiento asimétrico” que Chile pareciera estar mostrando en el último tiempo en comparación a periodos anteriores, principalmente en lo que respecta al crecimiento y/o mejoramiento de la infraestructura aeroportuaria versus el desarrollo de las líneas aéreas que con nuevos modelos de negocios están inyectando más pasajeros al sistema.

Todos pierden

El problema de la falta de ILS adecuado en Concepción, como ejemplo de las oportunidades de mejora que existen, debe ser considerado como algo fundamental para el progreso del país. Cada retraso que se produce por un aterrizaje no realizado y un desvío al aeropuerto alternativa representan miles de dólares en pérdida por vuelo para cada operador además del costo que implica para cada pasajero, quien ve frustrado su inversión en el viaje, la ralentización de su negocio o la posibilidad de que un producto no llegue a destino en el tiempo que debe llegar.

Para los concesionarios de los aeropuertos y los servicios subconcesionados que allí funcionan, la falta de infraestructura y las demoras por causadas por esta situación, también impactan negativamente. Menos vuelos representan menos ingresos a iguales costos, más allá de los beneficios inmediatos que puedan existir. Si existen menos vuelos, son menos pasajeros circulando por las instalaciones y haciendo uso de los servicios. Dicha situación también puede extenderse a servicios turísticos y otras industrias que dependen de la aviación.

Para el Estado, la situación poco o nada afecta, si se considera una visión cortoplacista. Los cobros se siguen generando por el uso de la infraestructura y del espacio aéreo, así como los usuarios continúan pagando las altas tasas de embarque que todavía están presentes en el país, pese a la significativa baja de los precios de los billetes aéreos. En el largo plazo, la falta o realización tardía de las inversiones influye negativamente desarrollo en la aviación afectando con esto las perspectivas de crecimiento de su economía y sociedad.

En el transporte aéreo intervienen distintos actores de carácter público y privado, además de una serie factores naturales y no naturales, todos presentes en cada operación que se realiza. Cualquier imprevisto, falla, retraso de cualquier característica genera una cadena de complicaciones que no siempre son atribuibles a una compañía aérea. Chile no escapa a esta excepción y por lo mismo, la industria aérea ha reiterado el llamado a un trabajo en unidad y coordinación intersectorial permanente con una sola orientación: satisfacer las necesidades de conectividad de un país que busca el desarrollo. 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Una vergüenza que un aeropuerto importante como Concepción no tenga a esta fecha ILS adecuado y más encima pasen años en implementarse.

Apuesto que harán pasar este anuncio como la gran obra y las millonarias inversiones de este Gobierno.

Anonimo dijo...

Hasta esa fecha estarán despegando y aterrizando por la calle de rodaje?

Anónimo dijo...

Que lento veo el desarrollo aeroporturio de Chile. Son una de las necesidades de un pais en crecimiento. Punta Arenas, Mataveri por ejemplo, son aeropuertos estratégicos, y como los tienen. No creo que tengan avanzadas inversiones.

Anónimo dijo...

Así en muchos vuelos dejan de tener alterno a Mendoza.

Anónimo dijo...

Así es.

Anónimo dijo...

Es lamentable como Chile se ha ido quedando atrás en todo. Me asusta la falta de compromiso de las autoridades que parecen estar más preocupados de asegurar sus bolsillos que de trabajar por el país.

Excelente artículo!
Saludos
Daniel