lunes, 29 de mayo de 2017

Nuevo Pudahuel solicita al Estado agilizar la conectividad aeropuerto-ciudad con la construcción de un metro o tren ligero

Por Ricardo J. Delpiano

SCL Metro de Santiago (Gaston Doval)
Foto: Gastón Doval
La conectividad entre el aeropuerto y la ciudad ha sido por años un tema pendiente en el desarrollo de la infraestructura aeroportuaria y de los medios de transporte en Chile. El crecimiento significativo del tráfico aéreo, impulsado por los nuevos modelos de negocios de las líneas aéreas, está haciendo que más personas utilicen el avión a precios más económicos pero son estos viajeros los que ven encarecidos sus viajes al momento de trasladarse entre la ciudad de Santiago y el aeropuerto Arturo Merino Benítez. Un servicio de transfer o taxi por ejemplo, puede incluso costar más caro que el pasaje en avión.

Considerando que esta realidad se mantendrá e intensificará en el tiempo, la concesionaria Nuevo Pudahuel considera fundamental incluir a otros medios de transporte en la conectividad aeropuerto-ciudad, poniendo énfasis en una extensión de la red de metro o la construcción de un tren ligero.

“El crecimiento del aeropuerto se puede dividir en tres áreas: tráfico aéreo, proceso de gestión de pasajeros y el transporte terrestre hacia el aeropuerto. Tiene que haber un crecimiento transversal y en ese sentido, la llegada de una línea de metro o un tren ligero va a ayudar a que más personas accedan al aeropuerto”, expresan desde Nuevo Pudahuel.

El objetivo del concesionario es que el Estado incluya medidas adicionales que acompañen al crecimiento explosivo del tráfico aéreo generando más y mejores alternativas de traslado desde o hacia el terminal aéreo, permitiendo de esta forma reducir la dependencia de los actuales servicios y ayuden a descongestionar los estacionamientos de vehículos particulares, que pese al incremento de 3.730 a 5.800 para 2020 (cuando se inauguren los dos edificios de tres pisos en el nuevo terminal), podrían no ser suficientes.

“Si bien estamos construyendo más estacionamientos, es fundamental que tengamos otros sistemas de transporte para un aeropuerto que va ser referente en Latinoamérica y que está siendo número uno en cuanto a tráfico”, agregan en la concesionaria. Cabe recordar que el número de estacionamientos como todo servicio al usuario está determinado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) en las respectivas Bases de Licitación (BALI) sobre la cual la empresa concesionaria administra el aeropuerto.

La construcción de un metro o tren ligero no es responsabilidad del aeropuerto, por lo mismo Nuevo Pudahuel hace un llamado a las autoridades del Estado a comenzar los estudios para atender la deficiencia actual en la conectividad aeropuerto-ciudad con la inclusión de la opción de metro o tren ligero. La intención es que el Estado pueda al menos adquirir los terrenos disponibles para desarrollar este tipo de infraestructura en los próximos años, antes de que los terrenos disponibles desaparezcan por el crecimiento natural de la ciudad.

Construir una línea o una extensión de metro o un tren ligero entre Santiago y el aeropuerto no es nueva. Cada cierto tiempo aparecen estudios y buenas intenciones al respecto, pero que han recibido una poca o nula respuesta de parte del Estado. En 2008 por ejemplo, un proyecto de Cencosud incluía el desarrollo de un centro comercial y una disposición a financiar un tren al aeropuerto.

Cuando se comenzaron a preparar las BALI para la actual concesión del aeropuerto de Santiago durante la administración de Sebastián Piñera, se indicó que el aeropuerto no tendría un metro al menos hasta el año 2045 y recién a partir de 2030 se podrían comenzar a realizar estudios para su factibilidad. “No está considerado ni para la primera etapa (2015) ni para la segunda (2030), sino que para la última (2045)”, indicó la entonces directora de Aeropuertos del MOP, María Isabel Castillo al diario La Tercera (27/10/2012). Las actuales BALI tampoco consideran inversiones en la materia.

Las opiniones de parte del Estado poco han cambiado con el gobierno actual de Michelle Bachelet. En el diario El Mercurio (27/05/2017), el coordinador de Concesiones del MOP, Eduardo Abedrapo, señala que “se está analizando” una solución con EFE o con otros actores privados pero enfatiza que “no se define aún”. Según el subsecretario de Transportes, Carlos Melo, los estudios para extender la red de metro o trenes ligeros indican que "no son rentables socialmente".

Como alternativa, el Gobierno actual defiende el servicio de Transantiago, aunque aclara que será una opción más para los trabajadores del aeropuerto que un servicio dedicado a los viajeros. Inicialmente, el servicio de buses urbano iba a llegar al aeropuerto en septiembre de 2015 pero hasta ahora el servicio no se materializa.

Las deficiencias persistentes de Transantiago hacen que sus servicios no sean una opción adecuada y menos confiable para trasladarse entre el aeropuerto y la ciudad. La falta en la regularidad de los servicios, buses no preparados para el traslado de equipajes y una escasa infraestructura vial en la ciudad que agilice a circulación de los buses, sumado a temas de seguridad o mantención, entre otros puntos, no brindan muy buenas referencias para los usuarios. De materializarse, su impacto debiera ser parcial ni no entregaría una solución al problema actual.

Los servicios de transporte entre el aeropuerto Arturo Merino Benítez y la ciudad de Santiago poco han variado en los últimos 40 años. El usuario sigue dependiendo de buses ofrecidos por dos empresas (Turbus y Centropuerto), los taxis concesionados y desde la década de 1990, de los llamados “transfers” (TransVip y Delfos). Recientemente, también están los nuevos servicios de transporte a través de aplicaciones telefónicas pero son considerados como informales.

Punto aparte es la proliferación de los llamados “taxis piratas” que pese a los esfuerzos del concesionario por mitigarlos, siguen actuando en el aeropuerto degradando la oferta y afectando la percepción de seguridad y la calidad de servicio al usuario en el terminal aéreo. En ese contexto, urge una mayor voluntad política en la materia así como un ejercicio adecuado y firma de la autoridad.

Considerando los tiempos electorales, el llamado de Nuevo Pudahuel debiera ser recogido por los equipos de trabajo de los actuales candidatos presidenciales con el fin de elaborar propuestas efectivas que acompañen la necesidad de mayor inversión en las infraestructuras de aeropuertos y aeródromos del país. A pesar ser saliente, el actual gobierno tiene la oportunidad de dejar encaminada una solución en los próximos meses y que esta sea recogida por la nueva administración. La concesión a 20 años del aeropuerto brinda a los futuros gobiernos la instancia para generar soluciones de largo plazo en coordinación con el proyecto que Nuevo Pudahuel ejecuta.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

EFE siempre diciendo que el tren no es rentable socialmente, con suerte tenemos los metrotrenes (atrasados) y el terrasur Chillán, Corto Victoria y Biotrén que andan apenas.
Con el transVip, casi 16.000 taxis registrados y los buses huelo yo mucho lobbying de su parte nomás. No hay que pensar más allá, un metrotrén desde Quinta Normal o Cal y Canto hasta el aeropuerto sería sí o sí factible. EFE no es famoso en predecir demanda, los metrotrenes nuevos de apenas dos carros ya se quedaron chicos. Espero yo que esto es pura estrategia para tener voz y que el Señor Claude entienda que EFE vende puro humo.

kathy jara dijo...

Llegar o salir del aeropuerto en horas punta es horrible/no importa cuánto se pague hay taco igual!..contar con metro es el estandar mínimo de una capital!!. Además permitiría conexion expedita con terminales hacia regiones!... a veces mi tiempo a pajaritos :1 hora !!

kathy jara dijo...

Es vital poder tener una salida más expedita y directa a stgo y a regiones(estacion pajaritos/usach). Ya los tacos en hora punta son nefastos x cualquier ruta!!

Anónimo dijo...

"Estamos trabajando"
"Estamos estudiando"
"Vamos a considerar"
"Lo estamos viendo"

Las palabras clásicas de las autoridades de este país pero que no dicen nada. Como dice la nota resulta sorprendente como casi no ha variado la oferta. Prácticamente el Estado fomenta los monopolios con tarifas altas que solo perjudican a los usuarios.

Además es necesario mencionar que los transfers han caído mucho en calidad, especialmente si uno sale del aeropuerto. Los choferes fumando a descaro, escuchando música o el partido de fútbol a todo volumen, hablando a garabato limpio dan vergüenza como cara de presentación de Chile y es una falta de respeto ante cualquier usuario.

No entiendo porque Carabineros no actúa considerando que tiene una comisaría en el aeropuerto.

Anónimo dijo...

El gobierno defiende los buses porque son los mismos políticos que tienen la plata en el Transantiago y solo les importa que la platita llegue.

Mauricio.

Anónimo dijo...

Todo cierto el primer comentario. EFE no se caracteriza por anticiparse a la demanda. Trenes con sólo dos carros que van repletos, mientras en países como Argentina, Estados Unidos, Francia, los trenes suburbanos tienen al menos 10.

Ni EFE ni el Transantiago solucionan el problema y este gobierno seguramente le pasara la pelota al otro y el otro lo volverá a estudiar o a considerar y si toma una decisión quedará para el subsiguiente. La historia se repite.

Anónimo dijo...

Me da vergüenza leer tantos comentarios estúpidos, agradezco no tener los trenes de Argentina, se nota que no has viajado en ellos. Efe Esta haciendo las cosas lentas pero seguras, el tren a nos un verdadero lujo para la zona sur de Santiago, se agradece.

Anónimo dijo...

soy de la quinta región y por aquí efe no quiere extender el metro merval hasta la ciudad de calera son 23 kilómetros en tiempo de elecciones prometen trenes de acercamiento en todas las ciudades de chile lo único que ocurre es plata para estudios millones y nada concreto por no considerarlo rentable falta voluntad política para concretar las cosas y para los que piensan en un futuro en un tren desde la quinta región a Santiago con parada en el aeropuerto sigan soñando y a los de Santiago seguro le extenderán el metro al aeropuerto. por aca seguimos esperando un aeropuerto en la capital del turismo de chile saludos desde la quinta ricardo

Anónimo dijo...

argentina esta implementando renovacion integral de trenes ,subterraneos(metro) y sistema ferroviario de carga ademas del de pasajeros.
el servicio el subsidiado por el estado nacional y accesible a la mayor parte de la poblacion.
creo que su comentario es desinformado

Anónimo dijo...

en chile la mentalidad politica es reflejo del voto de su poblacion igual que en la mayoria del mundo se vota siempre a los mismos partidos y los resultados siempre son los mismos.
hay una inversion privada interesante en chile pero en las licitaciones no son capaces de exigir autopistas con mas de 2 carriles en tramos interurbanos,nisiquiera un simple tranvia de 10 kilometros para conectar el aeropuerto con el metro o incluso algo mas simple.

Anónimo dijo...

Cuanta plata se ha echado al bolsillo la DGA con la tasa de embarque que es la más cara se Sud América. Y a donde va esa $$

Anónimo dijo...

Ese comentario es estúpido y demuestra ignorancia. La DGAC (no DGA) administra el transporte aéreo, no el terrestre, y su presupuesto se destina a esa área.

Anónimo dijo...

Chile esta teniendo un problema grave con sus autoridades y la falta de planificación que hay en todas las áreas no solo de infraestructura. Da una lastima para quienes vivimos en otras épocas donde independiente del color político había un plan de desarrollo.

Anónimo dijo...

¿Por qué los comentaristas están hablando sobre Argentina?

Les encanta hacer comparaciones inoportunas. Una extensión de la línea de metro sería genial a partir de la estación San Pablo.

Es verdad que parecen haber muchos intereses detrás de esto.

Anónimo dijo...

Originalmente la Línea 1 no terminaba en San Pablo, ya que se extendía por Neptuno hacia San Francisco (o sea, al norte, doblando al oeste por avda. San Francisco), llegando finalmente al terminal aéreo de Pudahuel en esos años.

PS: menos mal que no se extendió el Metro hasta "Torquemada" aunque con ello no habría necesidad ahora de tener aeródromo ahí, ya que con el Metro bastaría.