domingo, 11 de junio de 2017

KLM programa el retiro de los aviones Fokker con un homenaje a su creador

Por Ricardo J. Delpiano

KLM Fokker 100 (KLM)
Foto: KLM
Rescatar la historia es importante, más todavía cuando se reconoce a un ciudadano del país y que deja huella en una de las compañías nacionales más emblemáticas como en la aeronáutica mundial. Se trata de Anthony Fokker, creador de los aviones que llevan su apellido y que desde 1912, han sido símbolos de los vuelos regionales y de corto alcance en diversas partes del mundo. Prácticamente, no hay región del planeta en la que no se haya registrado alguna operación de los distintos modelos del fabricante holandés desde el Spin o los Serie E hasta el Fokker 100. Incluso en Chile, sus aviones hicieron historia con las extintas Aeronor y LADECO.

Como toda evolución, más aún desde la quiebra del constructor en 1996, los aviones Fokker que por décadas surcaron los cielos del mundo hoy se encuentran en retirada. Cada vez son menos las compañías aéreas que aún los utilizan, siendo una de las más emblemáticas KLM.

Los Fokker forman parte de la esencia de KLM. No es posible concebir a esta aerolínea sin relacionarla con este avión. Fueron protagonistas de sus primeros vuelos en 1919 y lo siguieron siendo en los 97 años siguientes. Por lo mismo, la compañía considera que es justo dar un cierre adecuado a estos aparatos y para esto, ha colocado la imagen de su creador en el estabilizador vertical y las palabras “Thank you” (“Gracias”) en su fuselaje de uno de los aviones actualmente en servicio (registro PH-KZU).

“Es una librea de despedida, un símbolo de agradecimiento a todos los involucrados en la operación del Fokker, ya que todos han hecho una contribución con este aporte del patrimonio holandés”, dice KLM. “Con la ayuda de esta pintura, KLM Cityhopper celebra la asociación de 97 años entre KLM y Fokker: KLM es una firme compañía aérea holandesa y Fokker el fabricante holandés de la aeronave con la que KLM hizo su primer vuelo”.

A lo largo de su historia, KLM operó distintos modelos de aviones Fokker, incluyendo los más emblemáticos como el F27, el F28, los F50, además de los F70 y F100, populares desde la década de 1990 en los vuelos de corto alcance dentro de Europa. Asignados desde 1991 a la filial regional KLM Cityhopper, estos aparatos con capacidad para 70 y 100 pasajeros, respectivamente, realizaron vuelos hacia el Reino Unido, Alemania, Luxemburgo, entre otros países de Europa Occidental, alimentando el hub de Ámsterdam y el resto de los vuelos de la firma holandesa.

“Ahora hay nueve Fokker 70 en la flota de KLM Cityhopper. Cuando sea retirado, el último avión de fabricación holandesa desaparecerá de la tierra que lo vio nacer. Será un momento especial en la historia de la aviación que llega a su fin”, destaca la línea aérea.

KLM Cityhopper anunció el programa de renovación de su flota en 2008, el cual incluye el reemplazo de todos los aviones F70 y F100 por los más modernos y eficientes Embraer ERj170/190. “Con la adquisición de estos aviones, KLM y KLM Cityhopper pueden seguir aportando con operaciones más eficientes en cuanto a consumo de combustible y de esta manera, contribuir con un desarrollo sustentable del transporte”.

De acuerdo con el plan de flota de KLM, para antes de que termine el 2018, la flota regional quedará conformada por 17 ERj170 y 30 ERj190. De esta manera, KLM pasará a tener la flota más grande de aviones Embraer de Europa.

KLM ha programado el último vuelo del F70 para el 28 de octubre del presente año. Hasta ese entonces, la imagen de Anthony Fokker podrá verse en los 67 destinos que la filial Cityhopper posee permitiendo que los pasajeros también formen del homenaje a uno de los más grandes pioneros de la aviación mundial.

A pesar de que cada vez son menos, fuera de Holanda los aviones Fokker todavía realizan operaciones en algunas compañías como Air Panamá, Iran Air, Insel Air. También equipan a algunas Fuerzas Armadas para misiones estratégicas o de transporte.

No hay comentarios.: