jueves, 6 de julio de 2017

Aeroparque de Buenos Aires podría dejar de prestar servicios internacionales a partir de 2018

Por Ricardo J. Delpiano

Aerolíneas Argentinas B737-800 AEP 1 (Gastón Doval)
Foto: Gastón Doval
El Aeroparque Jorge Newbery (AEP) que atiende a la ciudad de Buenos Aires dejaría de prestar servicios internacionales a partir de 2018, poniendo fin a una apertura que en su momento marcó un punto de inflexión en la aviación argentina.  A diferencia del periodo anterior, la medida no guarda relación con favorecer a un operador en particular sino que se justificaría para dar espacio a los nuevos operadores domésticos en el país trasandino.

La decisión todavía no tiene un carácter oficial ya que según la prensa argentina faltarían las firmas de las autoridades de la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) y la publicación de la resolución correspondiente. Según la agencia oficial Telám, los operadores aéreos ya habrían sido notificados de la medida.

Actualmente, los vuelos internacionales del Aeroparque representan el 40% del total de la operación con rutas hacia Asunción, en Paraguay; Curitiba, Porto Alegre, Río de Janeiro (GIG), Sao Paulo (GRU), Salvador, en Brasil; Santa Cruz de la Sierra en Bolivia; Montevideo y Punta del Este en Uruguay; y Santiago, en Chile. Las líneas aéreas que prestan dichos servicios son Aerolíneas Argentinas / Austral, Amaszonas, LATAM (Argentina, Brasil, Chile) y GOL, siendo Aerolíneas Argentinas / Austral y LATAM las que concentran la mayor cantidad de operaciones internacionales.

En los vuelos hacia Chile, Aerolíneas Argentinas y LATAM prestan servicios en la ruta Santiago – Buenos Aires (AEP) con una frecuencia de cinco vuelos al día en ambos destinos. Por consiguiente, el Aeroparque constituye una puerta importante para el ingreso y salida de viajeros en la Capital Federal, ya sea para viajeros argentinos como chilenos o incluso de otras nacionalidades que a través de los hubs de Santiago o Sao Paulo (GRU) llegan a Argentina.

La Junta Aeronáutica Civil de Chile (JAC) al entregar los resultados de tráfico no distingue el aeropuerto de destino o salida en el caso de Buenos Aires. De acuerdo con la entidad gubernamental, 793.487 pasajeros viajaron entre enero y mayo hacia o desde la capital argentina, por lo que considerando la oferta actual de vuelos y la capacidad de los aviones, se infiere que más de la mitad de esos viajeros lo hicieron a través del Aeroparque Jorge Newbery.

La internacionalización del Aeroparque comenzó en marzo de 2010, mediante la resolución n° 265/2010 que autorizaba vuelos hacia Brasil, Chile y Paraguay, además de Uruguay, cuyas compañías históricamente han tenido acceso a esa estación aérea. La apertura de rutas respondió a un plan de Aerolíneas Argentinas para potenciar la conectividad interna del país con los países vecinos, hecho que no estuvo ajeno a la polémica por los favoritismos desde el Gobierno hacia la aerolínea estatal. Sólo presiones diplomáticas (principalmente desde Brasil), gremiales y mediáticas, obligaron a las autoridades de ese entonces a ampliar la medida para los operadores brasileros y chilenos, cuyas líneas aéreas pudieron volar en los meses siguientes después de la puesta en marcha de los servicios de Aerolíneas Argentinas. 

Sin embargo, las irregularidades continuaron en 2012 con el “Plan Aeroparque”, proyecto que la administración de Mariano Recalde y La Cámpora propuso para sacar a la competencia que representaba una amenaza al proyecto de aerolínea de bandera de cualquier opción de realizar operaciones desde/hacia el Aeroparque. Así en 2012, la disposición nº 994/2011 de ANAC decretó la prohibición para LAN Argentina de realizar vuelos internacionales, obligándola a trasladar sus servicios a Sao Paulo (GRU) y Santiago a Ezeiza. Sólo con el advenimiento de nuevo gobierno, LATAM Argentina pudo recuperar ese derecho, que se materializó el 12 de octubre de 2016, según consta en la resolución nº 932/2016.

El eventual fin de la internacionalización del Aeroparque se da en un contexto completamente distinto y en circunstancias políticas diferentes. Respecto a lo primero, la decisión se justificaría para dar espacio a la llegada de nuevos operadores domésticos como Avianca Argentina o Norwegian Argentina, entre otros (Flybondi propone operar desde El Palomar). Desde el ámbito político, considera una igualdad de condiciones, ya que todos los operadores que prestan servicios internacionales, sean nacionales o extranjeros, deberán trasladar sus vuelos a Ezeiza. La decisión se interpreta como un intento que está haciendo la administración de Mauricio Macri para devolver la institucionalidad al país y recuperar las confianzas perdidas durante el periodo anterior.

Según la prensa argentina, las autoridades descartan que la medida guarde relación con una posible saturación del terminal aéreo aunque reconocen que las obras en ejecución o aquellas proyectadas permitirán dar “algo oxígeno” a la operación actual. Esta opinión difiere en parte de comentarios de la industria y de los propios pasajeros, quienes consideran que desde el inicio de los vuelos internacionales el número de pasajeros ha aumentado haciendo colapsar algunas áreas del terminal. Sólo en su primer año, la internacionalización generó más de un millón y medio de pasajeros adicionales al Aeroparque metropolitano.

Desde el punto de vista operativo, algunos incidentes -como los roces de punta de ala entre los aviones- se atribuyen a la falta de un espacio adecuado en la plataforma para atender la nueva generación de material de vuelo (con mayor envergadura), a pesar de la reorganización de las posiciones de estacionamiento remotos y el incremento de los puntos de contacto. La saturación del Aeroparque ha una de las principales preocupaciones de la Junta Única de Representantes de Compañías Aéreas (JURCA). En 2010, la entidad gremial advirtió que el incremento de los vuelos podría provocar complicaciones en las operaciones del terminal aéreo.

El Aeroparque Jorge Newbery se encuentra ubicado en el noreste de la ciudad de Buenos Aires. Por su ubicación en el barrio de Palermo y apenas 2 kilómetros del centro, es altamente preferido por los viajeros por la comodidad que representa. En sus 138 hectáreas de superficie, su infraestructura consta de un terminal de pasajeros de 30.000 metros cuadrados, una plataforma de estacionamiento posee un total de 29 posiciones (contacto y remoto) y una pista de hormigón (RWY13/31) de 2.100 metros de largo y 40 de ancho. Actualmente, está sometido a una remodelación complementarias que incluyen una nueva torre de control y el levantamiento del sector norte o el traslado de la zona militar, las que permitirán habilitar nuevas posiciones de estacionamientos de aeronaves. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En el mundo uno de los mejores CityAirport por ubicación y accesos. Pero no se le puede pedir tanto más por cuestiones de espacio físico. Y a Ezeiza le falta transporte público masivo, solo Transfer/taxi. El tema de congestión y falta de inversión en Baires control no está siendo tratado, si palomar operara 10 b738 + transito Ezeiza + Aeroparque + el nuevo ils de San Fernando casi sobre el de Palomar, corredores y helicorredores vfr etcs.

Anónimo dijo...

Podría no. Ya está decidido. Se mudan todos a EZE

Pablo dijo...

Lamentable decisión para los pasajeros internacionales. Vuelos a Aeroparque son muy valorados por pasajeros de negocio y para los que conectan dentro de Argentina.


Por otro lado. Se aprecia la imparcialidad del gobierno por no hacer excepciones a ciertas aerolíneas.

Ojalá a largo plazo el beneficio neto sea mayor al tener múltiples aerolíneas sirviendo el mercado doméstico

Anónimo dijo...

Es que de hecho, el argumento para mudar todos los vuelos internacionales a Ezeiza es que se necesita capacidad para las supuestas "nuevas aerolineas que van a llegar". Y digo supuestas porque de todas con las que se especuló (Ryanair, Norweigan, Flyest,etc) e incluso de las que ya se les otorgaron rutas, solo FlyBondi y Avianca hicieron progresos concretos. Y encima FlyBondi va a operar desde Palomar, asi que no se cual es la capacidad que necesita Aeroparque, si el unico nuevo trafico significativo que puede llegar a haber es el de Avianca, que seran a lo sumo 10 ATR72, y para eso solo se necesitaría mas hangar, no mas slots o capacidad. De todas maneras, desde una perspectiva a largo plazo, no seria tan descabellado mudar los int a Ezeiza. AEP esta al tope de su capacidad y se esta quedando sin espacio para expandirse. Yo propondria, ademas de usar la sobre capacidad de EZE, reutilizar Palomar y La plata (como aeropuertos públicos y no propiedad de una sola aerolinea) para domésticos.

Anónimo dijo...

Una muy mala decisión para los viajeros de negocios del cono sur y de dentro del país. EZE es un aeropuerto lejano con accesos lejanos y con alto tráfico vehicular.