jueves, 5 de abril de 2018

Líneas aéreas critican el alza de costos en el aeropuerto de Santiago: “El servicio está sufriendo, los costos suben y no hay suficiente transparencia para entender por qué”

Por Ricardo J. Delpiano

SCL Pasajeros hall público departure Dic2017 (RD)
Foto: Ricardo J. Delpiano
Con preocupación llega a Santiago de Chile, Alexandre De Juniac, director general y CEO de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA). La razón es simple pero a la vez compleja para la industria propia industria y para el país: un deterioro significativo de la calidad del servicio al usuario acompañado de un alza de los costos. La situación no es menor ni un capricho de un grupo de aerolíneas. Para la Asociación es un tema país que se extiende por la región. A modo de ejemplo, cita que la situación descrita provoque que en los dos últimos años, Chile caiga del puesto 3 al 40 en el ranking de competitividad, según el Foro Económico Mundial.

“Tenemos inquietudes para Chile, porque por mucho tiempo ha sido un faro en lo que respecta a avance progresivo para la aviación en la región. La historia de éxito de la aviación está en riesgo”, sentencia De Juniac, al referirse al aeropuerto de Santiago. “La capacidad está siendo construida pero los niveles de servicios están sufriendo, los costos suben y no hay suficiente transparencia para entender por qué. IATA apoya la acción de incrementar la capacidad del aeropuerto hasta los 30 millones y al hacer eso, esperamos eficiencias de economía de escalas para bajar los costos, ¡pero no aumentarlos!”.

A juicio de la asociación que representa y lidera a las líneas aéreas del mundo, al modelo de concesiones le falta transparencia. “La calidad de los servicios se está viendo minada y los costos para los usuarios están aumentando. Una situación que amenaza la relación de larga duración entre el Gobierno, las aerolíneas y otros socios, que han contribuido a crear uno de los hubs más modernos de la región y una industria turística próspera”.

Pese a que desde menos de un mes desempeña el cargo de ministra de Transporte, Gloria Hutt, hace un mea culpa a nombre del Estado de Chile por la preocupación que tiene la industria aérea. En Wings of Change, reconoce la situación por la que atraviesa el aeropuerto, valora el mensaje de la industria y asume el reto a futuro. “Tenemos desafíos que comparto y es el problema de la infraestructura física”, dice. Desde su perspectiva, la realidad obliga a que rol del Estado en el tema debe cobrar importancia, porque en un sistema moderno “no todo lo solucionan los privados como no todo lo puede hacer el ente público”. Su visión es que los modelos de concesión actuales deben cambiarse para adaptarse a una nueva realidad.

Los comentarios de la titular de Transportes son bien recibidos en la industria y generan un cierto optimismo respecto a las mejoras que puedan venir en el futuro, especialmente por la revisión de la actual institucionalidad para revisar, mejorar los roles que existen en el sistema aeroportuario y en torno al modelo de concesiones.

Para Enrique Cueto, CEO de LATAM Airlines, la concesión del aeropuerto de Santiago sólo le ha generado incremento de los costos a las líneas aéreas. Su hermano, Ignacio, destaca la voluntad de la autoridad para trabajar los temas de infraestructura, el transporte al aeropuerto, los costos y esperamos también, tener la opción de el tema de las tasas. “Hay un bastante alineamiento en avanzar hacia eso”. Sin embargo, no comparte la sensación de IATA respecto a la falta de transparencia. “Podemos tener críticas al modelo de concesiones, sus incentivos pero no vemos una opinión de que haya algo poco transparente”. Insiste sí, en la necesidad de flexibilidad de los modelos de concesiones por todos los cambios que se vienen en la aviación como el uso de la tecnología que convertirá a los aeropuertos en simples lugares de paso.

Holger Paulmann, CEO de SKY, comparte también las percepciones respecto a que el actual modelo de concesión está atrasado y representa un desafío importante que debe ser atendido. “En Chile, nos hemos equivocado en las proyecciones de crecimiento cuando hacemos una concesión. Por eso, tenemos que trabajar en conjunto con la autoridad”.

Para los usuarios, el diagnóstico que hace IATA no representa novedad cuando día a día sufren demoras por la falta de estacionamientos de vehículos, las esperas a bordo porque los aviones no tienen donde parar, deficiencias en el sistema de equipajes o las filas interminables para pasar migración o los filtros de seguridad.

Al revisar la situación que afecta a Santiago, Hutt reconoce que hay un crecimiento asimétrico que se produce al momento de la planificación y porque las obras en los aeropuertos no se pueden hacer al mismo ritmo de las líneas aéreas. “Los aeropuertos crecen en escalones y eso puede provocar deficiencias en el servicio. En Santiago estamos comenzando para volver a crecer”.

Consultado al respecto, Nuevo Pudahuel, sociedad concesionaria del aeropuerto de la capital chilena, señala que “ha arribado para solucionar un problema histórico en el aeropuerto de Santiago, que es la capacidad”. Agregan que en apenas cuatro años, el aeropuerto pasará de 100.000 a 300.000 metros cuadrados y de 18 a 67 puentes de embarque. “Todo ese trabajo se hace sobre un aeropuerto que está en operación constante, lo que hace aún más desafiante esta gran tarea”, comenta Branko Karlezi, subgerente de Comunicaciones de la concesionaria. Agrega que en este proceso, las aerolíneas tienen el deber de apoyar al cumplir los horarios aeronáuticos y ser lo más eficientes posible. “Esta tarea no es única del aeropuerto. Nos gustaría oír como la comunidad aeroportuaria podría mejorar en su conjunto, en pos de nuestra principal preocupación: el pasajero”.

IATA insta a los Gobiernos de la región a cooperar con la industria aérea para desarrollar una estrategia a largo plazo que garantice una capacidad suficiente, costos asequibles y servicios y experiencia técnica acordes a las necesidad de los usuarios. Las ciudades de Buenos Aires, Bogotá, Lima, Ciudad de México, La Habana y Santiago, son actualmente los principales desafíos de la región en cuanto a capacidad se refiere. “A menos que se aborden estos problemas, las economías de Latinoamérica se verán muy afectadas. Si los aviones no pueden aterrizar, los beneficios económicos volarán a otros lugares”, puntualiza De Juniac, al insistir los casos de la capital mexicana y la chilena como graves.

“Necesitamos una infraestructura efectiva, capaz de responder a las exigencias de la creciente demanda; costes razonables e impuestos que no la frenen; y un marco regulatorio moderno que la respalde”, finaliza el director general de IATA en su paso por Chile.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Y SCL colapsará en un par de años luego de inaugurado. Ya es hora de pensar en un tercer terminal (para LLC) y segundo aeropuerto ¿Peldehue?

Anónimo dijo...

Mmm en dos años Chile ha caído del puesto 3 al puesto 40...no es por meter el tema político pero acá tenemos otro legado de Bachelet y sus secuaces.

En todo caso como bien dice la nota no hay que ser una autoridad para darse cuenta del colapso del aeropuerto. Ahora me preguntó que dice la DGAC o el MOP. Están calladitos porque saben que el aeropuerto da dinero fácil para repartirse entre ellos o pagar en el caso de la FACH la vida lujosa de muchos generales que están retirados siguen "prestando" servicios en asesorías que nadie entiende.

Al ritmo que vamos creo que será necesario más terminales y que la DGAC mejore el uso de las pistas especialmente con la eternas separaciones de aviones.

Anónimo dijo...

Peldehue? Con suerte están haciendo un aeródromo más pequeño que Cerrillos con miras a sacar Tobalaba (al menos cuando estaba Orrego) y quieren pensar en otro aeropuerto. En Chile estamos a años luz de eso, si las autoridades siguen pensando que es mas importante hacerle caso a un par de viejas que reclaman por los aviones a un mejoramiento de la infraestructura a largo plazo.

Anónimo dijo...

Le acaban de poner lápida al discurso de Nuevo Pudahuel de mejorar la competencia en Chile.

Anónimo dijo...

Por eso digo, usar ese lugar para transformarlo en un segundo aeropuerto para Santiago, no se me ocurren muchos lugares más donde construirlo.

Anónimo dijo...

Y de Lagos, recuerden la lápida que le puso a Cerrillos para hacer su supuesta ciudad Bicentenario. Hoy podría estar recibiendo operaciones, tal como lo hacen Galeao y London City.

Anónimo dijo...

Yo creo que seria bueno tener otro aeropuerto internacional en la Región de Valparaíso para descongestionar SCL

Anónimo dijo...

Cerrillos cómo Congonhas sería una perfecta alternativa. Pero si ocuparon de papel higiénico el fallo de la justicia respecto al uso de esos terrenos donados para la aviación... Menos pensar en que proyecten un aeropuerto con olgura para unos 10 años de crecimiento.

Anónimo dijo...

Sigo pensando que Rancagua podría albergar otro aeropuerto ya sea lcc o no

Anónimo dijo...

Santiago ya esta colapsado que esperan para poner en marcha el aeródromo de con con en la quinta región daría un impulso significativo a la región den una señal potente de la tan hablada regionalización.

Anónimo dijo...

Curioso que las quejas de los operadores son bastante incogruentes. Por un lado reclaman por el costo de las tasas de embarque y por otro reclaman por la falta de infraestructura, servicios y el perjucio de los pasajeros.

Anónimo dijo...

Es en serio esto?

Anónimo dijo...

@Anonimo 16:20
No tiene nada de incongruente... con la cantidad de plata que se recauda por concepto de tasas, debiera estar mas que financiada una infraestructura de primer nivel para el pais, sobretodo considerando que las mas grandes obras (por ejemplo, el nuevo SCL) se financian por medio de concesiones e ingresos auxiliares y no tiene nada que ver con las tasas de embarque que son a beneficio fiscal

Anónimo dijo...

Cuánto se recauda?

Anónimo dijo...

Otro aeropuerto? debe ser una broma. Santiago tiene poco más de 21 millones de pasajeros por año y eso no es mucho. Con las inversiones adecuadas al aeropuerto de Santiago, este da para 40 o 50 millones sin problemas.