jueves, 14 de junio de 2018

Airbus ingresa a la competencia en los aviones regionales tras la aprobación del acuerdo con Bombardier e Investment Quebec para el CSeries

Por Ricardo J. Delpiano

Airbus y Bombardier (Airbus)
Foto: Airbus 
Tras recibir todas las aprobaciones regulatorias requeridas, Airbus SE,  Bombardier Inc., e Investment Québec (IQ) comenzarán a implementar a partir del 1º de julio, su asociación CSeries Aircraft Limited Partnership (CSALP) con la cual impulsarán el programa CSeries que hasta ahora es desarrollado sólo por el constructor canadiense. Se trata de un movimiento de consolidación en la construcción de aviones que acompaña a otros procesos similares en otros sectores de la industria de la aviación y que como principales novedades, considera el ingreso de Airbus al segmento de aviación regional y su mayor participación en el mercado de los Estados Unidos.

Como se había anticipado en 2017, Airbus adquiere una participación mayoritaria en CSALP la que estará basada en Mirabel, en donde Bombardier y IQ desarrollan el CSeries. La nueva empresa continuará funcionando en el mismo lugar, incluyendo la cadena de montaje y funciones relacionadas, pero se beneficia del alcance mundial de Airbus, así como de su experiencia, respaldo post-venta, comercialización y producción.

Bombardier continuará implementando su plan de financiamiento en CSALP, reduciendo los déficit de efectivos durante la segunda mitad de 2018 hasta un máximo de US$225 millones, un máximo de US$350 millones para 2019 y una cantidad máxima similar a lo largo de los siguientes dos años.

“Esta asociación amplía nuestro compromiso a Quebec y a todo el entorno aeroespacial canadiense, y estamos encantados de dar la bienvenida a tantos colegas del CSeries a la familia ampliada de Airbus. Toda la capacidad de la organización Airbus estará al servicio del CSeries. Esta no solo permitirá que este extraordinario avión pueda desarrollar todo su potencial de mercado sino que estamos convencidos de que la incorporación de la C Series a nuestra oferta global de productos aeronáuticos supone para Airbus, sus clientes y accionistas un valor considerable”, dice Tom Enders, CEO de Airbus.

“El equipo de CSeries de Quebec se enorgullece de participar en esta oportunidad de impulsar el éxito de este increíble avión”, ha dicho Philippe Balducchi, CEO de la asociación para la CSeries. “Confiamos en nuestra capacidad de conseguir que esta beneficiosa asociación fructifique en un magnífico éxito comercial. La composición del equipo de liderazgo de la C Series refleja nuestros principios de fusionar lo mejor de ambas partes. Estamos en condiciones de abrir nuestros horizontes y ayudar a nuestros clientes a acceder al mejor avión de este segmento”.

Con la adquisición del 50,01% de CASLP, Airbus ingresa al mercado de aeronaves regionales sin afectar ni modificar su cartera de productos y lo hace con un bajo riesgo. El CSeries llega a Airbus como un complemento perfecto para sus modelos de la familia A320, que producto de las últimas eficiencias incorporadas, evoluciona a un segmento superior en el transporte de pasajeros. Hasta hace algunos años, la familia A320 se ubicaba entre los 100 y 180 asientos, hoy está entre los 150 a 240 asientos. La inclusión del CSeries refuerza la capacidad de los dos fabricante para atender una demanda importante de aviones en los próximos años considerando que el 70% de la flota mundial lo conforman aviones de un solo pasillo.

Hasta ahora, Airbus había incursionado indirectamente en la aviación regional con la utilización que algunas líneas aéreas han dado a equipos como el A318 (actualmente no está en producción) y el A319 para atender vuelos de corto alcance con mayor capacidad y la misma comunalidad que el resto de los equipos de la flota principal. Si bien el A319 continúa en producción con la versión neo, el bajo número de ventas y la llegada del CSeries, lo reduciría un segmento específico en rutas medias de baja demanda o en los aviones corporativos (ACJ).

Con el CSeries, el fabricante europeo se prepara para cubrir de manera completa toda la gama de aviones de pasillo único desde los 90 hasta 240 asientos. Uno de las novedades que se esperaban con la aprobación de la asociación era un posible cambio en la denominación en el avión canadiense con una similar al de la producción europea. Si bien hasta la fecha no ha ocurrido, no se descarta que en el futuro pueda darse dependiendo de las estrategias comerciales que utilice Airbus. Por ahora, la denominación CSeries es reconocida en la industria.

Después de un despegue lento asociado a problemas en su planta motriz, la producción del CSeries pareciera tomar vuelo con nuevos pedidos que si bien no guardan relación con el acuerdo con Airbus si anticipan un escenario más próspero por la confianza y respaldo que existe con el constructor europeo. Así, Egyptair se convierte en la primera en realizar pedidos con 24 unidades del modelo CS300 y recientemente, Air Baltic suma 30 de estos aviones (más 30 opciones) para entregar a partir de 2019. La compañía letona espera tener una flota de hasta 80 CS300 en los próximos tres años, siendo la mayor inversión de ese país.

Bombardier dice que en 2017 se entregaron 17 aviones y para este año apuesta en doblar las entregas. Airbus anticipa que en caso de que exista una mayor demanda, se ampliará la cadena montaje con la fábrica que posee en Mobile, Alabama, que atendería a los clientes de Estados Unidos, como Delta. Para los próximos 20 años, están estimados alrededor de 6.000 aviones en el segmento del CSeries.

En un plano más político-comercial, Europa y Airbus ganan terreno en el mercado de los Estados Unidos, al desafiar aún más Boeing, que no consiguió ver la luz de sus acciones judiciales en el conflicto que mantenía con Bombardier. En ese sentido, la asociación tiene un fin estratégico para sortear las barreras arancelarias en el país norteamericano. El fabricante estadounidense busca enfrentar esta alianza con un acuerdo de negocio conjunto (JBA) con Embraer para los aviones comerciales. Si bien esas negociaciones están avanzadas temas políticos en Brasil podrían retrasar la implementación del acuerdo hasta no antes de 2019.

Pero más allá de las reacciones en Estados Unidos, Airbus refuerza con Bombardier su posición en la industria como único constructor global. Actualmente, posee una presencia industrial en Europa (Alemania, Francia), Asia (China) y Norteamérica (Canadá y Estados Unidos). 

No hay comentarios.: