viernes, 22 de junio de 2018

Grupo Amaszonas se desprende de su filial paraguaya por reestructuración ante desfavorables resultados económicos

Por Ricardo J. Delpiano

Amaszonas Paraguay CRJ200 en ASU (Naoto Goto)
Foto: Naoto Goto
En un intento por revertir lo que pareciera ser una delicada situación financiera, el Grupo Amaszonas ha decidido desprenderse de su filial en Paraguay. La razón es simple: los bajos resultados económicos que esta compañía estaría obteniendo a pesar de que en los últimos es la línea aérea con mayor crecimiento por capacidad y rutas. La medida se orienta con otros ajustes que Amaszonas está realizando en sus operaciones, que incluyeron el cierre de las operaciones domésticas en Chile, ocurrido en los meses de marzo y abril.

A partir de ahora, la todavía Amaszonas Paraguay queda en manos de la aerolínea española Air Nostrum y AV Max (Canadá), ambas con una participación del 50,0% en la compañía. Como resultado, se espera que la que era la filial paraguaya del grupo boliviano ingrese a un proceso de reestructuración completo lo que podría derivarse en ajustes de capacidad o bien en la revisión de la red, sin descartar posibles “cirugías mayores”. Por ahora no se ha hablado de posible cese de operaciones.

La reestructuración no es menor tomando en cuenta que Amaszonas (Bolivia) era la encargada de proveer el soporte comercial, recursos humanos con algunos pilotos encargados y toda la imagen corporativa (comenzando por la denominación). En ese sentido, se desprende que uno de los primeros cambios sería un nuevo nombre de la línea aérea con una nueva identidad que marque una diferencia con la que hasta ahora era su socia y apoyo.

Considerando que Amaszonas Paraguay no estaría obteniendo resultados financieros y por consiguiente, también es posible prever ajustes en la red para orientarla a una mayor productividad, por ahora la capacidad operativa (flota) no se encuentra comprometida. Sus cuatro Bombardier CRJ200 que utiliza no estarían afectos al grupo boliviano dado que dos pertenecen a AV Max y otros dos a Air Nostrum. Algunos cambios comenzaron previo a la salida del grupo boliviano, como el reemplazo de los vuelos a Campinas por una operación en Sao Paulo (GRU) o la eliminación de Corrientes, en Argentina.

Actualmente, la compañía paraguaya opera 10 destinos internacionales en Sudamérica, dos de temporada (Florianópolis y Punta del Este) y uno doméstico (Ciudad del Este). Exceptuando la ruta a Lima, todos los destinos son atendidos con vuelos sin escalas desde Asunción, ciudad que funciona como base operaciones y una especie de hub. En una percepción general, la red cuenta con una cantidad de destinos interesantes que incluyen capitales como Buenos Aires (EZE), Montevideo y Lima, además de Sao Paulo (GRU) y Río de Janeiro (GIG). También incluyen rutas atractivas para los paraguayos como por ejemplo, el tramo Asunción – Iquique que provee acceso al Pacífico y a la Zona Franca chilena. Si bien la compañía tiene en su red a Santiago y mantiene vuelos desde/hacia la capital chilena, actualmente no es posible efectuar reservas pudiendo anticipar un próximo fin de la ruta.

La posición geográfica de Asunción brinda oportunidades para potenciar la actual red ofreciendo una conectividad interesante y tal vez alternativa dentro de Sudamérica. Sin embargo, sería necesario efectuar una serie de coordinaciones operacionales y comerciales que generen un atractivo al usuario a optar por la línea aérea y una escala en Asunción. Otra ventaja que posee la compañía paraguaya son sus alianzas comerciales con las cuales puede complementar su actual oferta al incluir a firmas como Air Europa, única línea aérea que atiende sin escalas a Asunción desde el Viejo Continente, Aerolíneas Argentinas, Copa Airlines y GOL.

Como ocurre en otras operaciones similares con aeronaves de reducida capacidad, el tema flota pareciera estar jugando en contra de la operación. El alto costo por asiento (CASK) del CRJ200 y la posible ausencia de un tráfico suficiente capaz de proveer rentabilidad a la operación pueden estar jugando en contra de las finanzas de la línea aérea. El desafío no es menor considerando que el escenario internacional en el cual se desenvuelve, con todos sus competidores operando equipos más eficientes que brindan mayores facilidades para generar un revenue adecuado. En ese contexto, Amaszonas Paraguay se enfrenta en la disyuntiva de vender a precios altos para poder rentabilizar sus vuelos, concentrándose en pasajeros de nicho o Premium que no siempre está presente en toda la red, o bien funciona a precios similares a sus competidores poniendo el riesgo la rentabilidad de la operación.

En 2017, había trascendido informalmente la posibilidad de que Amaszonas Paraguay pudiese comenzar a recibir CRJ900 de mayor capacidad, con los cuales podría ayudar a reducir ese desafío al agregar 40 asientos más a la comercialización. Sin embargo, no se conocen detalles al respecto ni menos la fecha de posibles entregas, ya que por ahora, esos aviones se encuentran operando en Air Nostrum. Hasta ahora, la compañía española ha colocado parte de la flota de la paraguaya en un intento por prolongar la operación de aquellos aviones que no utiliza (por reemplazo o ajuste de la oferta) en Europa.

Mientras se aguarda una reestructuración, se espera que la compañía paraguaya mantenga en la medida de lo posible el status quo privilegiando la operación de los vuelos y la atención al cliente, todo mientras organiza su planta directiva y comercial para desarrollar un posible proyecto aeronáutico.

Sin Chile, ni Paraguay, Grupo Amaszonas vuelve en parte a sus operaciones originales con una línea aérea boliviana y una filial en Uruguay, con operaciones muy específicas. En Bolivia, la compañía enfrenta una dura competencia con las firmas locales, que incluyen a la estatal BoA Boliviana de Aviación, pero además también posee el desafío operacional de rentabilizar su red con aviones de alto costo. 

5 comentarios:

Javier dijo...

No tan sorpresivo como parece a primera vista... A ver que pasa con las rutas. Si la reestructuración es profunda, probablemente la ruta a SCL efectivamente muera, aunque el ASU-IQQ se ve como un mejor candidato para sobrevivir.

Dicho eso, seguiré insistiendo que el CRJ200 no es el avión para operar por estos lares

Anónimo dijo...

Lo lamento solo por Iquique quien se estába convirtiéndo en una ciudad con mucho proyección.ojala que si se va Amaszonas, jetsmart o Sky le den la importancia que tiene Iquique y saquen vuelos internacionales de ahí.

Anónimo dijo...

Mi hermano trabaja en Andes y me cuenta que las veces que le ha tocado no vienen mas de 20 pasajeros.

Anónimo dijo...

Yo he volado muchas veces desde iquique a la paz y esa ruta se mantendra junto a santa cruz desde el lunes saludos

Anónimo dijo...

Paraguay tiene una ventajosa posición geográfica, pero su economía es pequeña, muy informal y su población tiene poca capacidad adquisitiva. Y Paraguay, si bien es muy barato como destino, tiene poca promoción turística y muy pobre en infraestructura. No le sorprende que no de buenos resultados. No es problema del avión, aunque claro, tampoco es el avión más rentable. Es que el destino es poco atractivo para generar trafico hacia y desde Iquique. Debiera tal vez ajustar un poco sus frecuencias y no cambiar de flota.