jueves, 21 de junio de 2018

KLM lanza un nuevo servicio de catering intercontinental más eficiente para clase Economy

Por Ricardo J. Delpiano

KLM Catering Economy 2018 (KLM)
Foto: KLM 
Los pasajeros pueden estar tranquilos porque podrán continuar disfrutando de sus comidas y del servicio tal como antes, es la promesa que KLM hace a todos los pasajeros que viajan en Economy Class, ya que durante el segundo semestre comenzará a implementar cambios en sus servicio de comidas y bebidas. Se trata de un nuevo servicio más eficiente y sustentable que se acomoda a los nuevos contratos colectivos de tripulantes de cabina pero también a atiende las necesidades de los pasajeros en cada viaje.

El nuevo servicio de catering de Economy Class de KLM se divide en servicios diurnos y nocturnos que están distribuidos en tres tipos de servicios: corto medio y largo alcance intercontinental dependiendo de la duración del vuelo. La compañía asegura que las diferencias de servicios están pensadas para adaptarse a los ritmos biológicos de los pasajeros.

Para comenzar, cada pasajero que viaje en KLM en los vuelos de larga duración recibirá en su asiento una botella de agua, una toalla refrescante con la cual podrá relajarse al momento de ubicarse en su asiento y auriculares gratuitos, con los cuales podrán a comenzar a disfrutar del entretenimiento a bordo. De esta forma, asegura la línea podrán estar listos para emprender su travesía. La toalla refrescante será entregada en forma sellada a cada persona manteniendo la higiene al reducir el contacto con el exterior y brindando al usuario la opción de utilizarla en el momento que estime más conveniente. 

Al servicio de bienvenida, se agrega otro posterior el despegue. La tripulación comenzará a ofrecer una amplia variedad de comidas y bebidas. En los vuelos diurnos saliendo desde Ámsterdam de corto alcance se ofrece un plato caliente, una ensalada completa y un postre. En los de medio y largo recorrido, el servicio anterior se amplía con helados, dulces y aperitivos salados, además de disponer de un auto-servicio en los galleys del avión permitiendo que todos los pasajeros accedan a productos a su gusto independiente de tradicional servicio durante el viaje. De igual manera, quedan disponibles una selección de bebidas alcohólicas y no alcohólicas.

KLM es enfática en señalar que la cantidad que se sirve no se reducirá. “El volumen de los componentes de cada comida es igual o mayor que antes y la calidad ha sido mejorada”, dice.

En sintonía con su política medioambiental, el nuevo catering incorpora en los vuelos saliendo desde Ámsterdam comidas elaboradas o tratadas de manera responsable con los animales y comercializado por canales formales debidamente certificados. Si bien en los vuelos desde el exterior hacia Holanda el catering es provisto por terceros, KLM asegura que en algunos casos es posible garantizar un igual tratamiento a la comida. En cuanto a la vajilla y cuchillería, se han incorporan utensilios más ligeros que reducen el peso a bordo y con esto, un menor consumo de combustible y de emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. Del mismo modo, se ha reducido el uso del papel.

Traspasando las eficiencias conseguidas en su negocio, KLM mantendrá todos su servicio de catering sin costo alguno para el pasajero independiente del tramo internacional que vuele. La mantención de este aspecto, así como la cantidad de comidas y bebidas a ofrecer, permite a la aerolínea marcar un punto de diferencia respecto de sus competidores y asegurar la fidelidad de sus clientes al demostrarles que es posible ser eficientes sin un castigo alguno al usuario o al servicio.

En una visión general, más que una novedad significativa al pasajero, el catering que se presenta se interpreta como un balance entre la intención de mantener un buen servicio al pasajero con eficiencias y sustentabilidad que se buscan en el negocio aéreo.

La justificación que la línea aérea holandesa entrega para realizar los cambios son los cambios en el contrato colectivo de los tripulantes de cabina que establece que habrá un miembro menos a bordo en los vuelos de larga distancia. Por consiguiente, la demanda de trabajo determina una mayor eficiencia de los auxiliares de vuelo en la cabina Economy, que ocupa la ¾ de la aeronave. Para no penalizar el servicio ni aumentar la carga de trabajo, las bandejas han sido optimizadas en su espacio de manera tal, que sea más sencillo organizar cada plato o elemento. De esta manera, la compañía confía que el servicio pueda ser entregado de manera más rápida a una amplia cantidad de personas.

KLM indica que comenzará a implementar el nuevo catering de manera gradual desde el 1º de julio de 2018. Las primeras rutas que recibirán los cambios será aquellas que conectan Ámsterdam con Aruba, Bonaire, Kigali, Entebbe, Fortaleza, Hong Kong, Houston (IAH), Osaka (KIX), Río de Janeiro (GIG), Seúl (ICN) y Vancouver. Para el 28 octubre, se espera que todos los servicios de Economy incorporen la nueva propuesta de tal forma de estandarizar el servicio hacia fin de año.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aprende LATAM! Esto si es servicio eficiente, ecológico y con buena atención, algo que perdieron hace mucho ustedes.

Anónimo dijo...

Interesante pero como dice la nota no hay mucho cambio al pasajero, algo que a estas alturas no es malo sino todo lo contrario.

Pablo Magallanes dijo...

Cuando todas las líneas aéreas grandes, evolucionan para entregar una mejor atención y más calidad en comidas en vuelos largos.. LATAM va marcha atrás y disfrazando un 50 por ciento más de arroz en el Plato.. .Trata de hacernos creer que eso justifica haber eliminado hasta el pan, un desastre esta compañía que fue grande alguna vez