viernes, 13 de julio de 2018

Aeropuerto de Santiago estima un 9% de pasajeros más en vacaciones de invierno en comparación con 2017

Por Ricardo J. Delpiano

SCL embarque nacional 2017 (RD)
Foto: Ricardo J. Delpiano
En sintonía con los crecimientos que en los últimos meses ha experimentado el tráfico de pasajeros en Chile, Nuevo Pudahuel estima que durante la presente temporada alta de invierno se movilizarán más de 33.500 pasajeros en vuelos nacionales e internacionales por el aeropuerto de Santiago. Según el concesionario, la cifra representa un crecimiento de 9,0% en comparación con la misma temporada del año anterior y un 18,0% en comparación a una temporada baja. El tráfico de pasajeros estará distribuido en partes iguales (50%-50%) para viajeros domésticos e internacionales.

Las estimaciones entregadas se interpretan como consecuencia directa de las políticas de estimulación de la demanda y de la anticipación de la compra impulsada por las líneas aéreas, que en vuelos domésticos se manifiesta desde el establecimiento de una alta competencia dominada por los tres operadores principales del país funcionando con un modelo de bajo costo y tarifas bajas (LCC, por sus siglas en inglés) o similar. En vuelos internacionales, la mayor demanda de viajeros se potencia por el incremento de la oferta realizada a través de aumento de capacidad por tipo de aeronaves, frecuencias adicionales y nuevos operadores.

De las nuevas aerolíneas, destaca el aporte de JetSMART en rutas domésticas por encontrarse operando en forma plena con 11 rutas, una flota de cinco aviones funcionando a máxima capacidad y un mayor conocimiento de la línea aérea por parte de los usuarios, además de su acción comercial que genera en sus competidores respuestas que dinamizan el mercado. En rutas internacionales, sobresalen el incremento de frecuencias realizado por KLM a fines de 2017 permitiendo una mayor oferta hacia Buenos Aires (EZE) y Ámsterdam, la operación de tres frecuencias diarias por parte de Avianca Brasil y la llegada de Emirates. La acción de estos dos últimos operadores puede ser significativa en la llegada de turistas desde Brasil, así como en el traslado de chilenos hacia ese país. El caso de la línea aérea Dubái también resalta por la conexión con Asia y el Medio Oriente.

Con un recinto aeronáutico en obras y en plena transformación, la temporada alta representa un desafío para líneas aéreas, para los distintos proveedores de servicios (aeronáuticos y no aeronáuticos, comerciales y no comerciales) y para los organismos públicos responsables. En ese contexto, el concesionario que administra, amplía y construye el nuevo aeropuerto de Santiago destaca el trabajo que se está realizando con las instituciones públicas para reducir los cuellos de botellas en puntos como los filtros de seguridad, migraciones y revisiones de Aduana y del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

“Nuevo Pudahuel envía con tres meses de anticipo los flujos de pasajeros diarios y por cada hora, para que Policía de Investigaciones (PDI), SAG, Aduanas y DGAC (AVSEC) puedan organizar el número de sus recursos humanos para asegurar la fluidez en tiempos de espera en sus procesos”, comenta Branko Karlezi, subgerente de Comunicaciones del concesionario.

No obstante, a pesar de la buena disposición que los organismos públicos pueden mostrar o declarar respecto a la mejora en los flujos de tránsito al interior de los pasajeros, la falta de responsabilidad política (individual como común) y de una coordinación efectiva entre las instituciones, no brindan total garantías a los pasajeros a pesar de los esfuerzos desplegados.

Con el fin de intentar terminar con ese negativo historial para la principal puerta de entrada a Chile, gestiones gubernamentales que incluyen a seis ministerios que intervienen en el aeropuerto buscan soluciones a corto plazo, necesarias para enfrentar los problemas existentes durante los años previos a la inauguración de la nueva infraestructura prevista para 2020-2021. Tomando en cuenta ciertas iniciativas, la presente temporada alta puede ser considerada como una oportunidad para evaluar las coordinaciones que se puedan dar y determinar futuras medidas.

Si bien la mejora en la gestión y servicios que los organismos públicos brindan es fundamental para mejorar la experiencia en el aeropuerto de Santiago, los viajeros también poseen una cuota de responsabilidad importante. Como ejemplo, es importante que los pasajeros respeten los tiempos de presentación en el check-in (dos horas en vuelos nacionales y tres en los internacionales), realicen tránsitos inmediatos y rápidos por los filtros de seguridad y migración, organicen su equipaje, de manera tal de hacer más eficientes cada uno de los procesos. Nuevo Pudahuel menciona la importancia de usar los estacionamientos remotos como “Patagua” y “Pehuén” por el alto porcentaje de espacios disponibles. Considerando los traslados entre estacionamientos y terminal, se sugiere que los pasajeros agreguen un tiempo de 10 o 15 minutos a sus tiempos de presentación en aeropuerto.

Como usuarios y proveedores de servicios, las distintas líneas aéreas que operan en el aeropuerto de Santiago deben maximizar sus dotaciones de personal, de manera de reducir las filas en los mostradores. Algo que también se espera en las puertas de embarque, tomando en cuenta las largas filas de pasajeros que se forman tanto por iniciativa propia como por las políticas de abordaje que se utilizan.

Nuevo Pudahuel recalca que si toda la comunidad aérea trabaja en conjunto, las aerolíneas coordinan los horarios determinados por la DGAC para sus operaciones y los pasajeros se toman el tiempo suficiente para arribar sin apuros al terminal, esta época será una buena experiencia para todos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

3.15 horas de antelación, aeropuerto de clase mundial. Qué vergüenza.

Anónimo dijo...

Al anónimo de arriba :
Seguramente AGUNSA era mejor
De seguro Nuevo Pudahuel es el culpable de que el terminal se haya quedado chico.
Las construcciones y ampliaciones no se hacen en un día. Si no te has dado cuenta, están en plena construcción. Y si no se ha hecho antes, fue por el incesto Agunsa - Estado de Chile los cuales demoraron el proceso de ampliación y licitaciòn al máximo.

Usted reclamar por reclamar y peor aún, desde la IGNORANCIA.

Anónimo dijo...

Las entidades e instituciones aéreas deberían presionar aún más para lograr construir una estructura aeropuertaria de grandes proporciones es preferible que sobre a que falte aunque tampoco es necesario pasarse de la raya y gastar y gastar y sobre todo vigilar que las administraciones cuiden la plata

Anónimo dijo...

Espera a que el aeropuerto esté terminado mejor, antes de hablar tonterías.
Esto viene del anterior concesionario.