jueves, 5 de julio de 2018

Argentina anuncia fin de la banda tarifaria mínima y abre oportunidades de expansión al segmento LCC

Por Ricardo J. Delpiano

Aerolíneas Argentinas B737-800 interior (Gaston Doval)Manteniendo el compromiso de campaña del Presidente Macri de utilizar a la aviación como un instrumento de desarrollo, el Ministerio de Transportes de Argentina anuncia que a partir del 15 de agosto se eliminará la banda tarifaria mínima que rige para los pasajeros aéreos, con lo cual todas las compañías aéreas que operan en ese país podrán vender con mayor libertad de precios. La decisión forma parte de las acciones de la publicitada “revolución de los aviones” que busca el actual Gobierno trasandino con miras a duplicar el transporte de pasajeros.

La medida es interpretada como un avance significativo para el desarrollo de la aviación argentina, considerando que el país se ha caracterizado por un estricto control de los precios de los pasajes en avión. Por lo mismo, la industria aérea venía pidiendo una eliminación con la intención de poder funcionar con una total libertas de precios que beneficie a consumidores, al negocio en sí y en conjunto al desarrollo del país. Entre los años 2002 y 2014, las bandas tarifarias se incrementaron en 18 oportunidades, que según Aviacionline.com, proporcionan aumentos por ocho en los precios de referencia (mínimos) y en once veces la tarifa máxima.

El primer cambio significativo llega con la administración Macri, cuando en 2016 establece por decreto 294/2016 el fin de la banda tarifaria mínima.  Sin embargo, mantiene los precios mínimos los que se reafirman en agosto de 2017, a pesar del surgimiento modelo de líneas aéreas de bajo costo y tarifas bajas (LCC, por sus siglas en inglés). En esas condiciones serían las más afectadas por las limitaciones que esa restricción imponía para impulsar su modelo de negocios a través de la estimulación de la demanda por factor precio.

La mantención de la banda fue interpretada en su momento como un intento de aplacar las críticas de gremios aeronáuticos ante la llegada de las LCC y nuevos competidores, evitando cualquier conflicto adicional que pudiese amenazar la gestión de la presente administración. Pese a no compartir la decisión las aerolíneas de descuento acataron operar de acuerdo con la institucionalidad vigente.

Hasta ahora, las tarifas permiten una cierta flexibilidad de hasta el 20% por debajo de las mismas para algunos asientos. Según consigna Aviacionline.com, ese descuento se da sólo bajo ciertas condiciones como la compra al menos diez días antes, un mínimo de dos noches de pernocte y un máximo de 14 noches, o bien que forme parte de un paquete turístico.

La revisión de esta política es calificada por un triunfo de la industria aérea, misma que en el último Foro de Líderes de la Asociación Latinoamericana y el Caribe del Transporte Aéreo (ALTA) celebrado en Buenos Aires, había solicitado abiertamente su eliminación. Desde el Ministerio de Transportes de Argentina destacan que sin la banda tarifaria mínima se podrá fomentar la ocupación de los vuelos y las compras con anticipación.

“Esta medida produce reducción de precios para que más argentinos puedan volar en el país. Los pasajeros encontrarán más ofertas y mejores tarifas”, dice el ministro Guillermo Dietrich, al destacar que los usuarios podrán elegir “promociones muy agresivas” que las empresas podrán ofrecer.

La eliminación de la banda tarifaria mínima se da con ciertas condiciones como una realizar una compra de un vuelo y ida vuelta con un máximo de 30 días de anticipación, además de ser un tramo exclusivamente doméstico. Pese a estas restricciones pendientes, las líneas aéreas en Argentina celebran la medida, especialmente las del rubro de LCC al ver incrementadas sus oportunidades comerciales.

Flybondi, la primera en su tipo y hasta el momento la única que opera con ese modelo en ese país, destaca los beneficios que se pueden generar. “En los últimos años, el valor de las tarifas transformaron a este medio de transporte en una opción sólo para un grupo muy pequeño de la sociedad. Nosotros creamos esta compañía porque entendimos que en un país con las características que tiene Argentina había que lograr un mercado más inclusivo que sume a las millones de personas que hoy no pueden pagar las tarifas existentes”, declaran.

Si bien todavía no inician vuelos, Norwegian Air Argentina comenta que será un impulso para la aviación comercial de Argentina. “La experiencia en Europa indica que incluso las aerolíneas tradicionales se ven favorecidas y aumentan la venta de boletos por el ingreso de aerolíneas de bajas tarifas, puesto que ayudan a dinamizar el mercado. Estamos convencidos de que las autoridades han tomado una decisión que favorecerá el crecimiento del sector”, expone Ole Christian Melhus, CEO de la empresa.

Pero el anuncio va más allá, ya que crea condiciones más favorables para el aterrizaje de nuevos operadores del sector. Uno de estos sería Indigo Partners, que a través Alas del Sur abriría la puerta para entrada de JetSMART al mercado argentino como parte de su proyecto de ULCC sudamericano. Con una firma local, el fondo de inversiones estadounidense aspira ser un actor dinámico considerando la capacidad encargada (flota) y el potencial del mercado argentino por el tamaño de su población, economía y mayor descentralización.

Según consigna Clarín, Aerolíneas Argentinas valora también la medida afirmando que “todo lo que sea bueno para los pasajeros deberá ser bueno para la empresa”. Si bien advierten que es una decisión no solicitada por ellos, serán uno de los más favorecidos tomando en cuenta de los incrementos de capacidad que realizarán como consecuencia del retrofit de sus Boeing 737-800 con un máximo de hasta 189 pasajeros.

LATAM Airlines no ha emitido comentarios respecto a la decisión del Gobierno argentino, a pesar de ser consultada. La filial argentina es uno de los principales operadores en el país con un 16% según se indica en una presentación de la compañía para el mes de mayo.

Con la decisión de eliminar o reducir significativamente las bandas tarifarias, la aviación argentina vive un punto de inflexión gestionado a partir de una decisión política que concibe al transporte aéreo como una herramienta aliada para el desarrollo económico del país. Actualmente, Argentina posee un mercado conformado por 13 millones de pasajeros anuales cifra que se espera duplicar con medidas favorables para el desarrollo de nuevas rutas, incremento de la oferta y la llegada de nuevos operadores. 

Según el Ministerio de Transportes del país, entre enero y mayo de 2018 se ha incrementado en 36% la cantidad de pasajeros domésticos y la oferta de asientos en un 30%, ambos con respecto a 2015. A estos crecimientos se agregan 59 rutas domésticas de las cuales 33 no pasan por Buenos Aires lo que representa un aumento de 109%. 

Si bien todavía existen limitaciones -principalmente del tipo político- para el desarrollo del transporte aéreo, los avances que se están generando contribuyen a dar un impulso al mercado aéreo transandino que de continuar, la llevan a Argentina niveles superiores altamente atractivos. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente por JetSMART, le dio el palo al clavo con su compra!!!

Anónimo dijo...

Yo creo que Jetsmart ya sabía lo que se venía. Es mucha la coincidencia. Pero bien.

Andres dijo...

Es evidente que estas cosas se saben de antemano. Norwegian AR había firmado días atrás por su Hub en Córdoba y a la vez pasando a diario su vuelo Londres (LGW) - Buenos Aires (EZE) que alimentará toda su red doméstica. Slds!

Anónimo dijo...

Leyendo un portal argentino donde se mencionan las estadísticas de cantidad de pasajeros que vuelan por cada 100, Chile por lejos esta mejor parado que cualquier mercado, se estima que para el 2019 de cada 100 vuelen 67 chilenos, en cambio en Argentina de cada 100 se estima en 46. La eliminación del piso tarifario permitirá incrementar este nivel.

Anónimo dijo...

El mercado arg no esta explotado .ahora a esperar que pasará.si lo hacen bien va a tener en doble de vuelos que chile.