domingo, 22 de julio de 2018

Air Nostrum y CityJet anuncian fusión para crear la mayor compañía regional en Europa

Por Ricardo J. Delpiano

Air Nostrum CRJ900 MAD (RD)
Foto: Ricardo J. Delpiano
Con una experiencia acumulada de 25 años de trayectoria aproximadamente, la española Air Nostrum y la irlandesa CityJet anuncian sus intenciones de fusionar sus compañías, que de resultar, crearán la línea aérea regional más grande en Europa. La operación está valorada en €700 millones y representa parte de la transformación de los mercados regionales como parte de la tendencia mundial de una competencia entre bloques.

Según lo anunciado por ambas empresas, la unión se realizaría por medio del establecimiento de una nueva compañía bajo la cual se administrarían las dos líneas aéreas. De esta manera, se desprende que cada parte mantendría su imagen corporativa y servicios, tal como ha ocurrido en otras fusiones de aerolíneas, además de los contratos que cada una posee con terceros. Cabe recordar que además de realizar vuelos propios (CityJet), las dos firmas poseen un sinnúmero de acuerdos con distintas líneas aéreas en operación de vuelos alimentadores de hubs como en arriendo de aviones en régimen de wet lease.

La española Air Nostrum es la más conocida para el mercado latinoamericano por la relación comercial y operacional que mantiene con Iberia, a la que le presta servicios para toda su red regional en España, Europa y el Norte de África. Son 60 destinos que se comercializan para la emblemática línea aérea española con una flota de 50 aviones conformada por equipos ATR 72-600, Bombardier CRJ200, CRJ900 y CRJ1000. Creada en la ciudad de Valencia, Air Nostrum emplea a 1.250 personas y también arrienda aviones a líneas aéreas como Binter Canarias, Croatia Airlines, Lufthansa o SAS, además de ser propietaria del 50% de Amaszonas Paraguay a la que facilita dos aviones.

Pese a su origen irlandés, CityJet se hizo famosa en la década de 1990 por los servicios prestados a Air France, especialmente en los puentes aéreos con Londres (LCY). Pese a que esa relación terminó hace un tiempo, hecho que se manifiesta con el término del uso de la imagen de la línea aérea francesa en sus aviones, CityJet ha continuado desempeñándose como línea aérea regional europea con una operación que incluye a nueve países, la compra de firmas regionales como Cimber Air -que arrienda y opera algunos aviones para SAS-, Blue1 y otros acuerdos comerciales como el firmado con KLM Cityhopper. La compañía irlandesa da empleo a 1.250 personas y posee una flota conformada por 11 AvroRJ85, 23 CRJ900 y 11 Sukhoi SSJ100 (de un total de 15 encargados).

Uno de los beneficios que pueden generarse de esta fusión son las sinergias y mayor flexibilidad que terceros pueden esperar al momento de contratar servicios con la nueva compañía resultante, mientras que cada parte verá oportunidades en lo que respecta a la sustentabilidad del negocio por medio de una estructura fortalecida que reduce la dependencia de cada línea aérea respecto a sus contratos. Por el momento, la viabilidad del proyecto está sujeto a las aprobaciones de las respectivas entidades regulatorias, para lo cual cada compañía ha iniciado los trabajos correspondientes.

Carlos Bertomeu, presidente de Air Nostrum, señala que “la unión de los recursos de ambas compañías, en términos de aviones, tripulaciones y servicios de apoyo, resultará sin duda en una acción de costes más efectivas para las aerolíneas líderes en Europa, que podrán encontrar en esta sociedad resultado el aliado especial para sus operaciones”.

Por su parte, el CEO de CityJet, Pat Byrne, indica que la firma de este Memorándum de Entendimiento (MoU) para la fusión “conducirá a una cooperación más estrecha entre las dos aerolíneas, mediante la creación de un nuevo holding, que será propietario de ambas compañías”.

El anuncio de fusión de Air Nostrum y CityJet tiene el objetivo de avanzar hacia la concepción de una línea aérea regional paneuropea capaz de atender su propio mercado como prestar servicios adecuados a compañías aéreas principales que requieren conectar sus centros de conexiones con distintas ciudades en el continente de una manera eficiente. En una transformación de los mercados regionales en Europa, dominada por el ingreso de las líneas aéreas de bajo costo y tarifas bajas (LCC, por sus siglas en inglés) y la búsqueda de operaciones más eficientes, la fusión permitirá una expansión de las dos compañías de una manera inteligente y sostenible.

Bertomeu expresa que “las líneas aéreas tradicionales buscan de forma creciente una estrategia de subcontratación de sus operaciones regionales”. Por su parte, Byrne agrega que la unión permite una posición para dar respuesta a necesidades específicas con operaciones seguras y fiables. “Nuestra experiencia probada, sumada a una gestión experta de activos en la adquisición de aeronaves para nuevos contratos de wet lease, es también un beneficio añadido significativo que podemos proporcionar a nuestros clientes”, dice el directivo irlandés.

Por su estructura, la fusión está dirigida más hacia las empresas que hacia los pasajeros, quienes no debieran esperar cambios una vez que se materialice la unión por lo que podrán continuar accediendo a sus respectivos vuelos, ya sea en aquellos propios (como los de CityJet) como a los que se operan para terceros tal como ocurre en el caso de Iberia. Los contratos a largo plazo que se mantienen brindan esa seguridad para los viajeros. Precisamente en el caso de Iberia, la firma valenciana indica que no habrán cambios bajo la nueva estructura empresarial. 

No hay comentarios.: