domingo, 25 de noviembre de 2018

LATAM registra positivo balance en el tercer trimestre 2018 por ahorros y eficiencias

Por Ricardo J. Delpiano

AC-732-HG
Foto: Airbus
A pesar de registrar menores ingresos que periodos anteriores y enfrentar un escenario más desafiante por el contexto macroeconómico internacional, el alza en el precio de combustible y una mayor presión competitiva, LATAM logra para el tercer trimestre 2018 (3Q2018) positivos números en sus estado financieros. De acuerdo con la compañía, el resultado operacional reportado es de US$175,0 millones, mientras la ganancia neta de US$52,9 millones, US$107,7 millones menos que en el mismo período del año anterior.

Los positivos resultados se atribuyen directamente a las disciplinarias políticas implementadas, así como a las iniciativas de ahorro, ambas enmarcadas dentro de los procesos de ajuste encaminados que se entienden como parte de la transición que la línea aérea ha definido para su negocio.

“El continuo desarrollo de iniciativas de ahorro de costos por parte de la compañía ha logrado ganancias de eficiencia durante el trimestre, que compensan el aumento de gastos por combustible de más de US$185 millones”, explican desde LATAM. “En el tercer trimestre de 2018, en comparación con el tercer trimestre de 2017, LATAM operó con 132 empleados por aeronave, siete menos que en el mismo período de 2017, y voló́ un 5,9% más de ASK de un año a otro. Si bien la devaluación de las monedas brasileña y argentina contribuyó en parte al ahorro de costos, la mayor parte de la disminución de 16,1% en nuestro costo por ASK (excluyendo combustible) para el tercer trimestre de 2018, se logró a través de nuestros planes de eficiencia e iniciativas de costos”.

Pese a las iniciativas impulsadas, el incremento de los costos y devaluaciones de monedas locales determinan menores desempeños del 3Q2018 como, por ejemplo, los US$69,1 millones menos en el resultado operacional y la reducción de 2,2 puntos porcentuales menos en el margen operativo que alcanza a 7,0%. El gasto en combustible sube US$185,0 millones y la devaluación del real brasileño es de 24,9% y de 84,6% para el peso argentino, afectando las operacionales internacionales de LATAM.

En el tercer periodo del año, los ingresos totales disminuyen 5,8% a US$2,492 millones, impulsado por una disminución de 6,3% en los ingresos por pasajero asiento-disponible por kilómetro (RASK). En este ítem, la devaluación de la moneda brasileña impacta en la caída de 9,5% del RASK doméstico y de 6,5% en rutas domésticas e internacionales desde Brasil, especialmente hacia los Estados Unidos.

Considerando el incremento del precio del combustible, los costos disminuyeron 3,5% para llegar a US$2.317,0 millones, lo que se interpreta como un reflejo directo de las políticas de ahorro de LATAM. Desde la línea aérea, indican que “excluyendo los gastos de combustible, los costos operacionales cayeron un 14.6% año-contra-año en el tercer trimestre. Los costos por ASK cayeron 5,2% año-contra-año, mientras que excluyendo combustible disminuyeron un 16,1%3 interanual, reflejando una estructura de costos más ágil y eficiente”.

Para adecuarse al escenario, LATAM está realizando ajustes en sus planes de flota privilegiando la flota actual y diferir en la medida de lo posible el ingreso de nuevas aeronaves para los próximos tres años. “Durante el trimestre, redujimos nuestros compromisos de flota para el periodo 2018-2021 en US$2,3 mil millones. En los últimos años, controlar las inversiones de la flota ha sido uno de los factores que nos ha ayudado a mejorar nuestro apalancamiento y mantener niveles saludables de liquidez”, puntualizan. Paralelamente, la compañía se ha embarcado en un proyecto de actualización de flota con retrofit de algunos aviones que, en la flota de fuselaje angosto, por ejemplo, se considera un aumento en la densificación con el fin de optimizar su uso.

En cuanto a servicios, la mayor utilización de los ingresos por servicios complementarios (ancillary revenues) reafirman el carácter híbrido de LATAM a niveles superiores. En 2017, se implementaron nuevos modelos de ventas en los seis mercados domésticos y desde octubre, se implementan en vuelos internacionales. Como las compañías de bajo costo y tarifas bajas (LCC, por sus siglas en inglés), LATAM busca una estimulación de la demanda a través de menores precios consiguiendo sumar nuevos pasajeros y aumentar la generación de ingresos. La acción anterior, está permitiendo reducir el impacto de la mayor presión competitiva en distintos mercados, producida principalmente, por los incrementos de capacidad realizadas por operadores ya establecidos como por la llegada de otros nuevos, además de crear fortalezas adicionales.

Con las transformaciones mayores ya realizadas, el desafío de LATAM está en generar valor a su nueva oferta de productos y servicios de manera de que las iniciativas de estimulación consiguen incrementar significativamente la cantidad de pasajeros y de ingresos, más allá de las compensaciones que se han venido realizado tal como se indican en las estadísticas operacionales que mensualmente reporta la compañía.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que la pésima imágen que hay de LATAM mejoraría bastante si la aerolinea de una buena vez se declara low cost y deja de vender el cuento de que es tradicional.

Anónimo dijo...

Los usuarios (y exusuarios) de Lan ya nos hemos dado cuenta de los ahorros de costos y la baja en la calidad de servicio.

Martin Romero dijo...

El problema de Latam es la mala imagen como compañia,consecuencia de:
1) mala atencion al cliente, con poca flexibilidad a la hora de resolver problemas.
2) sensacion de politicas punitivas al cliente en todos los niveles de la experiencia de volar, ejemplo: en la fila de embarque el personal sale a inspeccionar con una pesa el equipaje, control de documentacion en vuelos domesticos excesiva, etc,etc. Generan estrés en la experiencia de viaje.
3) atraso y cancelaciones de vuelos frecuentemente.
4) mezclas de politicas lowcost y legacy segun conveniencia de la compañía.
En fin,esto y mucho mas hace que en el momento de decidir la compra el clente se decida por la competencia, mas ahora con el efecto psicologico de incorporacion de flota nueva en los competidores.

Anónimo dijo...

Los reclamos vienen probablemente de quienes le gusta la aviación y posibles clientes mas exigentes que el promedio, pero te aseguro que la gran mayoría de pasajeros no le intersa si el avión es nuevo o si dan comida o si la azafata es simpática o no.Por esto mismo Latam sigue siendo la más grande en Chile,peru y Brasil.

Anónimo dijo...

Ya como que le falta poco para ser nivel Ryanair o Easyjet, de hecho me de dado cuenta que dentro de Oneworld, es practicamente la aerolinea lowcost de la alianza, American y British por ultimo tienen mejor servicio y su programa de viajero frecuente aun bueno aunque algunas tarifas sean al nivel de low cost y por otro lado Iberia para competir en bajo coste vuela con la marca vueling y level, Latampass ya murio y el servicio de volar con lan hace mucho que se extraña.

Javier dijo...

@Martin
Estoy de acuerdo contigo en todos los puntos que expones salvo por la parte del punto 2 en que mencionas que en la fila de embarque salen a pesar el equipaje de mano.

En este caso, el pesaje del equipaje de mano se hace por seguridad, y se hace especialmente relevante en un escenario en que el equipaje facturado se paga y el de mano no, ya que el pasajero trata de hacer el "por si pasa" y meter un equipaje de mano con un peso que en ciertas condiciones puede ser un riesgo tremendo para él mismo o algun otro pasajero del avion.
Como ejemplo, te cuento que algunos años atrás aterrizando en JFK con mal tiempo, el contacto con la pista fue bastante duro y se abrió un overhead y se cayó una maleta de mano que aterrizó directamente sobre un pasajero que iba debajo. Si esa maleta no hubiera pesado 6-7 kilos sino 15 la fuerza del impacto podría haber causado lesiones mucho más serias o incluso en un caso de extrema mala suerte, una muerte completamente evitable.

Lamentablemente, como te decía, esto pasa más cuando empiezas a cobrar por el equipaje facturado y en mi opinión está super bien que se controle. (de hecho en los vuelos domésticos que he hecho en el ultimo año y que me ha tocado ver este "pesaje" en la fila de embarque, los carry-on que se pasan groseramente del peso los han etiquetado y los han mandado en bodega sin cobrar en la mayoría de los casos... salvo por un tipo que no me preguntes como se las arregló para meter 23kg en un carry-on) Creo que no genera una sensación de "castigo" como dices

Anónimo dijo...

LATAM de hecho ya no es “la más grande” en Brasil. Hace unos años que GOL la superó como la aerolínea número 1 en el mercado doméstico.

Pablo Magallanes dijo...

Aerolíneas más grandes, han caido.

Pancho dijo...

LATAM debería despedir a todos sus ejecutivos y contratar a los comentaristas de este blog.